Caminar, sentarse: ¿Qué es mejor para ayudar a que el bebé deje de llorar?

MIÉRCOLES, 14 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio ofrece a los padres lo que parece ser un don milagroso: una técnica sencilla y gratuita que solo tarda 13 minutos en dejar dormido a un bebé llorón.

Unos investigadores de Japón encontraron que caminar con el bebé en brazos durante cinco minutos calmaba a los recién nacidos, y sentarse ocho minutos más tranquilamente con el bebé hizo que la transferencia a la cuna fuera fácil.

Caminar, sentarse: ¿Qué es mejor para ayudar a que el bebé deje de llorar?

El equipo estudió el proceso de consuelo usando una máquina de ECG para bebés y cámaras de video, para comparar los cambios en la frecuencia cardiaca y la conducta de 21 bebés mientras las madres realizaban algunas actividades que son comunes para tranquilizar a los bebés. Estas incluyeron cargar al bebé, pasearlos en el carrito, y tenerlos en brazos mientras estaban sentadas.

Los investigadores pudieron registrar unos datos detallados de los bebés mientras lloraban, estaban despiertos y tranquilos, o dormían. La idea era monitorizar los cambios tanto en la conducta como en la fisiología con una gran precisión.

El equipo encontró que "caminar durante cinco minutos promovía el sueño, pero solo en los bebés que lloraban. Fue sorprendente que este efecto no se encontrara cuando los bebés ya estaban calmados desde antes", señaló la autora del estudio, la Dra. Kumi Koroda, del Centro RIKEN de Ciencias del Cerebro en Saitama, Japón.

De cualquier forma, todos los bebés del estudio habían dejado de llorar al final del paseo de cinco minutos, y sus frecuencias cardiacas se habían reducido. Más o menos la mitad estaban dormidos.

El estudio encontró que los bebés eran extremadamente sensibles a todos los movimientos de sus madres, y que sus frecuencias cardiacas cambiaban cuando sus madres dejaban de caminar o tan solo daban la vuelta. El evento más significativo que perturbó a los bebés dormidos ocurrió justo después de separarse de sus madres, lo que apunta al problema de que un bebé dormido se despierte justo cuando lo ponen en la cuna.

"Aunque no lo predijimos, el parámetro exitoso para poner a un bebé dormido en la cuna fue la latencia desde el inicio del sueño", comentó Kuroda en un comunicado de prensa del RIKEN.

En específico, los bebés con frecuencia se despertaban cuando los ponían en la cuna antes de haber dormido durante unos ocho minutos.

Para solucionar el problema, Kuroda sugirió que las madres deben tener al bebé en brazos de forma constante durante unos cinco minutos con pocos movimientos abruptos, seguidos por unos ocho minutos de estar sentados antes de ponerlos en la cuna para dormir.

El estudio no indaga por qué algunos bebés lloran en exceso y no pueden dormir, pero sí ofrece una solución que puede ayudar a los padres.

Además "estamos desarrollando un dispositivo portátil de 'tecnología para bebés' con el que los padres pueden observar los estados fisiológicos de sus bebés en sus teléfonos inteligentes en tiempo real", aseguró Kuroda. "Como el entrenamiento físico basado en la ciencia, podemos implementar una crianza basada en la ciencia con estos avances, y con algo de suerte ayudar a los bebés a dormir y reducir el estrés de los padres provocados por el llanto infantil excesivo".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 13 de septiembre de la revista Current Biology.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre cómo calmar a un bebé que está llorando.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: RIKEN Center for Brain Science, news release, Sept. 13, 2022



Comparte tu opinión