Cada día, 329 estadounidenses resultan heridos por armas de fuego, según un estudio

VIERNES, 11 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Las lesiones por armas de fuego son una importante crisis de salud en Estados Unidos, y una investigación reciente arroja más luz sobre cuántos de los heridos sobreviven y sobre las circunstancias de los tiroteos.

En este estudio, los investigadores de la Universidad de Pensilvania (UPenn) y de la Universidad de Columbia analizaron los datos nacionales de certificados de defunción y de visitas a la sala de emergencias.

Cada día, 329 estadounidenses resultan heridos por armas de fuego, según un estudio

Entre 2009 y 2017, Estados Unidos registró un promedio de casi 85,700 visitas a emergencias al año por lesiones no letales con armas de fuego y un promedio anual de más de 34,500 muertes.

En total, esto equivalía a un promedio anual de poco más de 120,200 lesiones por arma de fuego, o 329 cada día.

Los investigadores clasificaron las lesiones y las muertes en cinco categorías: las involuntarias, las autolesiones, las agresiones, las intervenciones legales o las de intención no determinada.

La intención tuvo un efecto dramático en las probabilidades de supervivencia, encontraron los investigadores.

Alrededor de 9 de cada 10 heridas por autolesiones resultaron en la muerte, más de 21,100 cada año. Aproximadamente el 25 por ciento de los heridos en las agresiones o en las intervenciones legales, como las relacionadas con los tiroteos con la policía, murieron. Aproximadamente el 1 por ciento de los heridos en accidentes murieron, reveló el estudio.

En total, las agresiones representaron alrededor del 39 por ciento de todas las lesiones por armas de fuego. Las lesiones involuntarias representaron el 37 por ciento.

El Dr. Kit Delgado, autor del estudio y profesor asistente de medicina de emergencias y epidemiología de la Universidad de Pensilvania, afirmó que los hallazgos llenan algunos vacíos importantes en el conocimiento sobre las lesiones por armas de fuego en EE. UU.

"Al combinar los datos sobre las lesiones mortales y las no mortales, podemos identificar diferencias importantes en las tasas de lesiones según el mecanismo, el grupo de edad y la geografía", dijo en un comunicado de prensa de la UPenn. "Por ejemplo, las agresiones entre personas de entre 15 y 34 años representan las tasas más altas de lesiones en las zonas urbanas, mientras que las lesiones involuntarias en este grupo de edad representan las tasas más altas de lesiones en las zonas rurales".

Una mejor comprensión de los matices puede conducir a mejores estrategias de prevención y tratamiento de la violencia con las armas de fuego, plantearon los investigadores.

Estrategias como las leyes de prevención de acceso de los niños y la distribución de candados para las armas de fuego tienen el potencial de prevenir muchas de estas lesiones, señalaron, pero su verdadero impacto seguirá siendo desconocido si solo se cuentan las muertes.

"La investigación ha mostrado que el suicidio es la forma más habitual de muerte por arma de fuego, y la prevención del suicidio tiene una importancia prominente. Pero observar estas cifras de lesiones no mortales puede plantear preocupaciones en otras áreas que necesitan sus propias formas de prevención", dijo la Dra. Elinore Kaufman, profesora asociada de cirugía en la Universidad de Pensilvania. "Después de dos décadas de progreso, las cifras de lesiones por armas de fuego están aumentando, y se necesitan de forma urgente estrategias efectivas de prevención".

Los investigadores dijeron que se planea realizar más estudios que incluyan la evaluación de la implementación de programas que fomenten que los padres guarden las armas de forma segura, y una comparación de las estrategias de prevención en los condados de EE. UU. en los que las tasas de muertes por armas de fuego han aumentado.

Los hallazgos aparecen en la edición del 7 de diciembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Más información

El Consejo Nacional de Seguridad ofrece más información sobre las lesiones por armas de fuego.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: University of Pennsylvania Medicine, news release, Dec. 7, 2020

Comparte tu opinión