Cómo evitar la adicción a los opiáceos después de una cirugía

Cómo evitar la adicción a los opiáceos después de una cirugía

MARTES, 30 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Después de una cirugía, muchos pacientes se van a casa con recetas de 30 o más analgésicos opiáceos, lo suficiente para desencadenar una adicción, advierte un importante grupo de anestesiólogos.

La Sociedad Americana de Anestesiólogos (American Society of Anesthesiologists) recomienda que se usen los analgésicos recetados con moderación, si es que son necesarios, después de una cirugía.

"Nadie necesita una receta de 30 o 50 opiáceos, e incluso los que sufren un dolor importante y podrían beneficiarse de ellos solamente deberían tomarlos durante un día o dos", dijo el Dr. James Grant, presidente de la sociedad.

"Hay alternativas efectivas y muchas personas no necesitan opiáceos en lo absoluto, o al menos debería reducirse drásticamente la cantidad que toman", planteó Grant en un comunicado de prensa de la sociedad.

Los analgésicos opiáceos, como OxyContin (oxicodona) y Vicodin (hidrocodona/acetaminofén), son altamente adictivos. Y la adicción puede desarrollarse después de tomar solo unos pocos, advirtió la sociedad.

Grant dijo que las prácticas de recetan postquirúrgicas han jugado un papel en la epidemia de opiáceos en EE. UU.

A pesar del riesgo de dependencia, muchos pacientes de cirugías reciben recetas para un suministro de un mes o más de pastillas de opiáceos. Y aproximadamente el 6 por ciento siguen usándolos 3 meses o más después de la cirugía, según un estudio publicado el año pasado en la revista JAMA Surgery.

"La crisis de opiáceos es muy grande y afecta a todos, ricos y pobres, hombres y mujeres, personas que viven en áreas urbanas y en las rurales. Tiene que parar, y reducir el uso de opiáceos durante la recuperación después de la cirugía es una gran parte de la solución", dijo Grant.

Más de 2 millones de estadounidenses abusan de los opiáceos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Desde el año 2000, las muertes por sobredosis de opiáceos en Estados Unidos han aumentado un 200 por ciento.

Para reducir la dependencia en los analgésicos, el grupo de anestesiólogos ofrece consejos para afrontar el malestar durante la recuperación de una cirugía:

  • Tome opiáceos solo cuando sufra un dolor extremo. Los medicamentos como el ibuprofeno (Motrin), naproxeno (Aleve) y acetaminofén (Tylenol) pueden manejar el dolor fuerte y el leve. Estos medicamentos no son adictivos y son mucho menos riesgosos que los opiáceos.
  • Comprenda que estar adolorido y sentir malestar después de la cirugía es normal y mejorará en un día o dos. Esas sensaciones son distintas que el dolor, que normalmente es agudo o intenso.
  • Mientras esté en recuperación después de una cirugía, intente ser claro cuando le pregunten si siente dolor. Especifique si está adolorido, siente malestar o si tiene un dolor fuerte.
  • Si sufre un dolor significativo, pida que la receta de opiáceos se limite a una pequeña cantidad, como por ejemplo 5 pastillas. Si usted toma opiáceos, hágalo solo durante un día o dos después de la cirugía, o tres días como máximo. Su dolor mejorará significativamente a los pocos días tanto si toma opiáceos como si no.

Limitar la cantidad de pastillas de opiáceos le ayuda a evitar que los analgésicos que no se usen acaben en las manos equivocadas, dijeron los anestesiólogos.

"Los que sigan teniendo un dolor severo después de la cirugía deberían preguntar a un anestesiólogo o a otro especialista en el dolor sobre otras estrategias para manejar el dolor, incluyendo el ejercicio, los bloqueos nerviosos y los medicamentos no opiáceos", señaló Grant.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los opiáceos recetados.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión