Biden y las principales autoridades de salud advierten del riesgo de otro aumento en los casos de COVID

MARTES, 30 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Los nuevos casos de coronavirus comienzan a aumentar de nuevo por todo EE. UU., y el Presidente Joe Biden pidió el lunes a los gobernadores que vuelvan a instituir las órdenes de obligatoriedad de las máscaras.

Unas horas antes, la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., hizo un emotivo llamamiento a los estadounidenses para que continúen cumpliendo las medidas de distanciamiento social para frenar la propagación de la COVID-19.

Biden y las principales autoridades de salud advierten del riesgo de otro aumento en los casos de COVID

La exprofesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y especialista en enfermedades infecciosas describió "la sensación de náuseas" que experimentaba el año pasado cuando atendía a pacientes en el Hospital General de Massachusetts, y vio los cadáveres apilados de las víctimas de la COVID-19, que desbordaban a la morgue. Recuerda haber sido la última persona en la habitación de un hospital, "con bata, guantes, máscara y protector" antes de que un paciente falleciera solo.

"Les pido que aguanten un poco más, que se vacunen cuando puedan, de forma que todas estas personas que amamos sigan aquí cuando esta pandemia acabe", enfatizó Walensky durante una conferencia de prensa. El país tiene "muchos motivos de esperanza", añadió.

"Pero, ahora mismo, tengo miedo", dijo.

Walensky pareció contener las lágrimas cuando admitió un sentimiento de "inminente fatalidad" sobre un posible cuarto aumento en las infecciones.

Ambos reclamos reflejan una creciente inquietud entre los principales funcionarios de la Casa Blanca y los científicos del gobierno. Las infecciones y hospitalizaciones por el coronavirus están en aumento, lo que incluye un incremento preocupante en el Noroeste, reportó el The New York Times.

"Por favor, esto no es política... restablezcan las órdenes de obligatoriedad", planteó Biden el lunes. "No tomarnos este virus en serio fue precisamente lo que nos metió en este lío en primer lugar".

El domingo, el promedio a siete días de nuevos casos del virus era de unos 63,000, según el Times. Se trata de un aumento respecto a 54,000 al día dos semanas antes, un incremento de más de un 16 por ciento.

Aunque casi 1 de cada 3 adultos estadounidenses ha recibido al menos una dosis de la vacuna y casi una quinta parte han recibido su segunda dosis, el país todavía dista mucho de alcanzar la inmunidad grupal, señaló el Times. Este punto de inflexión sucede cuando la propagación de un virus se ralentiza debido a que una alta cantidad de personas, que se estima que es de entre un 70 y un 90 por ciento de la población, son inmunes a él.

Pero los estados están ampliando con rapidez el acceso a las vacunas contra el coronavirus, según el Times. El lunes, al menos seis estados (Texas, Kansas, Luisiana, Dakota del Norte, Ohio y Oklahoma) ampliaron la elegibilidad de la vacuna a todos los adultos. Nueva York dijo que todos los adultos serán elegibles para las vacunas a partir del 6 de abril.

Aun así, los casos de COVID-19 han aumentado en más de un 40 por ciento en nueve estados en las dos últimas semanas, informó el Times. Michigan ha sido el más afectado, con un aumento del 133 por ciento, y el Noroeste también ha experimentado un aumento en los casos. Connecticut reportó un aumento del 62 por ciento en las dos últimas semanas, mientras que Nueva York y Pensilvania han reportado aumentos de más de un 40 por ciento, según el periódico.

Otros focos fueron Dakota del Norte, donde los casos aumentaron en casi un 60 por ciento, y Minnesota, donde los casos han aumentado en un 47 por ciento, según el Times.

La administración de Biden trabaja en una iniciativa de un 'pasaporte de vacunación'

La administración de Biden y unas compañías privadas están trabajando para desarrollar un estándar para un "pasaporte de vacunación", que podría ser utilizado a medida que el país intenta reabrir en los próximos meses.

El esfuerzo ha ganado impulso tras la promesa del Presidente Biden de que el país comenzará a volver a la normalidad este verano, y con el creciente número de compañías que afirman que requerirán una prueba de vacunación antes de reabrir sus puertas, reportó el Washington Post.

La iniciativa de la administración ha sido gestionada por ramas del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., que incluyen a una oficina dedicada a la tecnología de la información, aseguraron cinco funcionarios al Post de forma anónima. Este mes, la Casa Blanca asumió un rol más importante en la coordinación de las agencias gubernamentales implicadas en el trabajo, con la meta de anunciar actualizaciones en los próximos días, dijo al periódico un funcionario.

Se prevé que los pasaportes sean gratuitos, y que estén disponibles a través de aplicaciones para los teléfonos inteligentes, que podrían mostrar un código que se pueda escanear, parecido a la tarjeta de embarque de una línea aérea, según el Post. Los estadounidenses sin acceso a un teléfono inteligente deberían poder imprimir los pasaportes, afirmaron los desarrolladores.

Las autoridades de EE. UU. se enfrentan a una serie de dificultades, entre ellas la privacidad de los datos y la equidad en la atención de la salud. Desean garantizar que todo estadounidense pueda obtener las credenciales que prueben que se ha vacunado, pero también desean implantar sistemas que no sean fácilmente penetrables, y diseñar pasaportes que no se puedan falsificar, según el Post.

Uno de los equipos que trabaja en los pasaportes de vacunación es la Iniciativa de Credenciales de Vacunación (Vaccination Credential Initiative), una coalición que intenta estandarizar la forma en que se rastrean los datos de los registros de vacunación.

"El ayudante de camarero, el conserje, el camarero que trabaja en un restaurante, desean estar rodeados de empleados que vuelvan a trabajar de forma segura, y desean tener, idealmente, clientes que también sean seguros", declaró al Post Brian Anderson, un médico de Mitre, una organización sin fines de lucro que administra centros de investigación con financiación federal, que está ayudando a dirigir la iniciativa.

El equipo de Anderson busca publicar sus estándares de software en abril, con la esperanza de que los desarrolladores los utilicen para ayudar a construir unos registros digitales de vacunación que permitan a las personas mostrar que han sido inoculadas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. también están preparándose para tener un rol en la determinación de cuáles organizaciones acreditarán y emitirán los certificados, además de informar al público, muestran documentos de los CDC que revisó el Post.

Aun así, los expertos en salud pública dijeron que la administración de Biden debe proceder con precaución respecto a los pasaportes de vacunación.

"Si se convirtiera en un decreto del gobierno, podría desvirtuarse con mucha rapidez", advirtió Brian Castrucci, director de la Beaumont Foundation, un grupo de salud pública que financia la investigación sobre la renuencia a vacunarse. "Se convierte en una credencial. Se convierte en un documento que se necesita. Esto podría ser peligroso, y podría resultar repugnante para las personas".

"Todo el mundo debe poder obtenerla, y que sea su decisión, por así decirlo", dijo Ezekiel Enmanuel, un experto en bioética de la Universidad de Pensilvania que asesoró al equipo de transición de Biden sobre el coronavirus. "Lo único que me preocupa es que algunas personas no puedan vacunarse por una variedad de motivos".

Un azote global

El martes, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 30.3 millones, mientras que el número de muertes superó las 549,500, según un conteo del Times. El martes, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con más de 3.6 millones de casos; Texas, con casi 2.8 millones de casos; Florida, con más de 2 millones de casos; Nueva York, con más de 1.8 millones de casos; e Illinois, con más de 1.2 millones de casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En Brasil, el número de casos de coronavirus era de más de 12.5 millones el martes, con casi 314,000 muertes, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. El martes, India tenía más de 12.1 millones de casos y más de 162,000 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas había superado los 127.7 millones el martes, con casi 2.8 millones de muertes registradas, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Washington Post; The New York Times

Comparte tu opinión