Biden anunciará que 'la vacuna o una prueba' serán obligatorias para los empleados federales

JUEVES, 29 de julio de 2021 (HealthDay News) -- El Presidente Joe Biden planifica anunciar el jueves que todos los empleados federales civiles tendrán que vacunarse o someterse a pruebas regulares, usar máscaras y tener restricciones en los viajes.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que la administración todavía está finalizando los detalles de la nueva política, que Biden describirá en un discurso que dará desde la Casa Blanca. El martes, Biden dijo en una declaración que en su discurso revelará "los próximos pasos en nuestro esfuerzo por lograr que más estadounidenses se vacunen".

Biden anunciará que 'la vacuna o una prueba' serán obligatorias para los empleados federales

Se prevé que la medida se haga eco de un anuncio del miércoles del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que dijo que decenas de miles de empleados estatales tendrán que mostrar una prueba de vacunación o someterse a pruebas semanales, informó el The New York Times. Cuomo también dijo que los trabajadores de atención de la salud que "atienden a pacientes" en los hospitales estatales deben vacunarse para conservar sus trabajos. Dos días antes, la ciudad de Nueva York anunció que todos los 300,000 empleados municipales deben vacunarse o someterse a pruebas semanales.

El plan de Biden solo obligará a los empleados a vacunarse o perder su trabajo si trabajan con pacientes en los hospitales administrados por el departamento de Asuntos de Veteranos. Pero las autoridades de salud pública esperan que la idea de un sufrimiento adicional entre las personas no vacunadas ayude a convencer a más personas de inmunizarse, reportó el Times.

Según el Times, no está claro si Biden planificaba hacer lo mismo con los militares, aunque cuenta con la autoridad para hacerlo. El secretario de defensa, Lloyd Austin III, dijo que no se sentiría cómodo con una orden de obligatoriedad de las vacunas hasta que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. apruebe por completo las vacunas contra la COVID-19.

La falta de una aprobación completa no ha evitado que los alcaldes, los directores ejecutivos, los administradores de los hospitales y los presidentes de las universidades de todo el país requieran la vacunación. En California, el gobernador Gavin Newsom declaró el lunes que los 256,000 empleados del estado tendrían que estar vacunados el 2 de agosto, o hacerse la prueba al menos una vez por semana.

La variante Delta, que es altamente contagiosa, amenaza con provocar un repunte de los casos en otoño, y Biden debe negociar un terreno resbaladizo al fijar las políticas nacionales sobre las vacunas.

"Hay que tener cuidado", declaró al Times el Dr. Marcus Plescia, director médico de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales (Association of State and Territorial Health Officials). "No debemos dar ímpetu al movimiento antivacunas".

El Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre las Vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia, dijo al Times que Biden debe hacer que las vacunas sean obligatorias hasta donde pueda, entre los empleados federales y los militares.

"Por supuesto que provocará una reacción negativa, pero no importa", enfatizó Offit. "No se trata de una elección personal. Es una elección por los demás. Los estadounidenses no tienen el derecho de potencialmente contraer y propagar una infección letal".

En los últimos seis meses, casi la mitad del país (163.3 millones de personas) se han vacunado, lo que incluye a un 80 por ciento de los que tienen a partir de 65 años, muestran datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.. Pero docenas de millones de personas siguen sin protección contra lo que la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, ha descrito como una de las enfermedades respiratorias más contagiosas que los científicos conocen.

Esta semana, los CDC anunciaron que las personas vacunadas del todo deben volver a ponerse las máscaras en interiores en las áreas del país donde los conteos de casos de COVID sean altos.

Los expertos afirman que negarse a vacunarse pone a otros en riesgo, sobre todo a los que no pueden vacunarse por motivos médicos, o aquellos cuyos sistemas inmunitarios son demasiado débiles como para responder a la vacuna.

"La transmisión continua del virus de hecho se debe sobre todo a las personas sin vacunar", dijo al Times el Dr. Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Políticas de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

Fauci impulsa un ambicioso plan para evitar pandemias futuras

En un esfuerzo por evitar otra pandemia en los próximos años, el Dr. Anthony Fauci desea lanzar un ambicioso plan para producir prototipos de vacunas que podrían proteger contra los patógenos de 20 familias de virus que amenazan a las vidas humanas.

No será barato, y el costo total será de "unos miles de millones de dólares" al año, advirtió Fauci, y la primera ronda de resultados no saldrá hasta dentro de cinco años, al menos. Además, se necesitaría un inmenso número de científicos para realizar los estudios necesarios.

"Requeriría grandes cantidades de dinero", señaló Fauci al Times. "Pero después de lo que hemos pasado, no es imposible".

Usando las herramientas de investigación que han funcionado con la COVID-19, los científicos estudiarían la estructura molecular de cada virus, para buscar los puntos donde los anticuerpos deben atacarlos, y para averiguar cómo hacer que el organismo produzca esos anticuerpos.

"Si recibimos la financiación, y creo que la recibiremos, es probable que comience en 2022", comentó Fauci, y añadió que ha estado impulsando la idea "en conversaciones con la Casa Blanca y otros".

El Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., dijo que pensaba que se asignarán los fondos necesarios, y añadió que el proyecto es "convincente".

"Mientras comenzamos a contemplar un final exitoso de la pandemia de COVID-19, no debemos volver a caer en la complacencia", comentó Collins al Times.

Gran parte del respaldo financiero provendría de la agencia que Fauci dirige, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), pero el Congreso tendría que asignar fondos adicionales, informó el Times. El presupuesto de este año del instituto es de poco más de 6 mil millones de dólares.

Si se detectara que un nuevo virus está pasando de los animales a las personas, los científicos podrían inmunizar a las personas del brote al fabricar con rapidez el prototipo de vacuna necesario.

"La idea sería intentar restringir esa propagación a unos brotes", declaró al Times el Dr. Dennis Burton, investigador de vacunas y presidente del departamento de inmunología y microbiología del Instituto de Investigación Scripps.

El proyecto de los prototipos de vacunas es idea del Dr. Barney Graham, subdirector del Centro de Investigación en Vacunas del NIAID. Presentó la idea en febrero de 2017 en una reunión privada de directores de institutos, reportó el Times.

Año tras año, los virus han amenazado con convertirse en pandemias, anotó Graham: la gripe porcina H1N1 en 2019, la chikungunya en 2012, el SROM en 2013, el ébola en 2014, el Zika en 2016. Cada vez, los científicos se apresuraron para intentar producir una vacuna. El único éxito fue parcial, una vacuna contra el ébola que ayudó a controlar la epidemia, pero que no funcionaría contra otras cepas del ébola, señaló. Las otras epidemias menguaron antes de que se pudieran producir o evaluar vacunas.

Pero ahora los investigadores tienen las nuevas herramientas desarrolladas en la última década, que permitieron a los científicos observar las estructuras moleculares de los virus, aislar a los anticuerpos que bloquean a los virus, y entonces averiguar a qué lugares se vinculan. El resultado fue una capacidad de dirigirse a cada patógeno emergente de forma más precisa.

Ahora, el instituto ha creado una planilla de cada una de las 20 familias de virus, que muestra lo que se sabe sobre la anatomía y las vulnerabilidades de cada patógeno, declaró al Times el Dr. John Mascola, director del Centro de Investigación en Vacunas del instituto.

"Estamos en un estado distinto de conocimiento y desarrollo de vacunas para cada familia de virus", aclaró Mascola. Por ejemplo, las vacunas contra la fiebre de Lassa y el virus Nipah están en las etapas iniciales. Las vacunas contra la chikungunya y el Zika están más adelantadas, informó el Times.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: The New York Times

Comparte tu opinión