Biden anuncia los detalles de un plan nacional de respuesta a la pandemia

Biden anuncia los detalles de un plan nacional de respuesta a la pandemia

JUEVES, 21 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Un día tras la toma de posesión, el Presidente Joe Biden planifica revelar un nuevo plan de respuesta a la pandemia de gran alcance. También emitirá decretos que buscan acelerar la producción y la distribución de las pruebas y las vacunas contra la COVID-19, hacer que las escuelas y los viajes sean más seguros, y ayudar a los estados a luchar contra la propagación del coronavirus.

"Avanzaremos con rapidez y urgencia, porque tenemos mucho por hacer este invierno de peligro y significativas posibilidades", dijo Biden el miércoles. "Mucho que reparar. Mucho que recuperar. Mucho que sanar. Muchos que construir, y mucho que ganar".

El segundo día en el cargo, dijeron los ayudantes, Biden firmará al menos 10 decretos, además de memorandos presidenciales, para ayudar a EE. UU. a afrontar la crisis de salud pública que ha asolado al país durante casi un año, reportó el Washington Post.

Éstos incluyen la creación de una Junta de Evaluación de la Pandemia, que pueda coordinar un aumento en el número y la disponibilidad de las pruebas para el coronavirus. Otros decretos fomentarán la investigación sobre nuevos tratamientos para la COVID-19, fortalecerán la recolección y el análisis de los datos para orientar la estrategia del gobierno para la pandemia, y ordenarán a la agencia federal de seguridad ocupacional a publicar y hacer cumplir unas directrices para proteger a los trabajadores de la infección, según el Post.

El nuevo plan también destina más dinero a los estados, que se han quejado de que necesitan más fondos para hacer pruebas y vacunar a los residentes. Y la Casa Blanca intentará convencer al Congreso de cubrir todo el costo para que los estados vacunen a los residentes con unos ingresos bajos que tienen Medicaid, señaló el Post.

El equipo de Biden dijo que ha identificado 12 "déficits hospitalarios inmediatos" que han sido críticos para la respuesta a la pandemia, lo que incluye a las máscaras quirúrgicas N95 y a las batas de aislamiento, además de los hisopos, los reactivos y las pipetas utilizadas en las pruebas, apuntó el The New York Times. La secretaria de prensa de la Casa Blanda, Jen Psaki, dijo a los reporteros el miércoles por la tarde que Biden "sigue sin duda comprometido" con invocar la Ley de Producción de Defensa (Defense Production Act), una ley de la época de la guerra con Corea, para fomentar los suministros.

Pero el Presidente, que propuso un paquete de ayuda al coronavirus de 1.9 billones de dólares, necesitará la cooperación del Congreso para llevar a cabo gran parte de su ambicioso plan, que también incluye una importante ampliación de las pruebas en las personas asintomáticas para reabrir las escuelas y los negocios, según el Times. También tiene la intención de pedir a los Departamentos de Educación y de Salud y Servicios Humanos que publiquen nuevas directrices sobre cómo reabrir las escuelas de forma segura.

Para "resolver el impacto desproporcionado y grave de la COVID-19 en las comunidades de color y otras poblaciones que reciben pocos servicios", Biden creará el Grupo de Trabajo de Igualdad en Salud de la COVID-19, reportó el Times.

Sus consejeros no especificaron el momento ni la forma en que se usaría la ley.

"Donde podamos producir más, lo haremos, y si necesitamos usar la Ley de Producción de Defensa para ayudar a que se produzca más, también lo haremos", declaró Tim Manning, jefe de la cadena de suministros de Biden.

Biden ha se ha comprometido muchas veces a haber administrado 100 millones de vacunas contra la COVID-19 a los estadounidenses el día 100 de su mandato. Ya ha ordenado a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias que comience a construir centros comunitarios de vacunación, con apoyo federal, con la meta de tener 100 centros activos en el próximo mes.

El miércoles, Biden firmó tres decretos relacionados con la pandemia del coronavirus, poco después de la toma de posesión, publicó el Times. Requieren el uso de máscaras y el distanciamiento social en las propiedades federales y bajo otras circunstancias limitadas, detener la salida de la administración de Trump de la Organización Mundial de la Salud, y recrear una unidad de la Casa Blanca sobre la seguridad de la salud global y la biodefensa que se disolvió hace unos años, dijo el periódico.

En cuanto a los viajes, el Presidente planifica firmar un decreto que requiera el uso de máscaras en los aeropuertos, y que los viajeros internacionales muestren evidencias de una prueba negativa del coronavirus antes de abordar aviones con destino a Estados Unidos, según el Times.

Las variantes de la COVID podrían reducir el poder de la vacuna

El miércoles, los científicos también reportaron que algunas variantes de la COVID-19 podrían en algún momento amenazar a la eficacia de las vacunas contra el coronavirus.

La más problemática es una variante que surgió inicialmente en Sudáfrica, pero que todavía no se ha detectado en Estados Unidos. Un nuevo estudio de laboratorio sugiere que una persona podría infectarse con la variante sudafricana incluso si ya ha tenido COVID-19 o si se ha vacunado.

"Creo que deberíamos alarmarnos", declaró a CNN la autora sénior del estudio, Penny Moore, profesora asociada del Instituto Nacional de Enfermedades Contagiosas de Sudáfrica. Los resultados de su equipo se publicaron en el servidor previo a la impresión BioRxiv, y todavía no han sido revisados por profesionales.

"Según los datos de Penny, es probable que la vacuna sea algo menos efectiva, pero no sabemos cuánto se reducirá la efectividad", dijo a CNN David Montefiori, virólogo del Centro Médico de la Universidad de Duke. "Esta es la primera vez que me preocupa que una variante evada de forma parcial a la respuesta inmunitaria, y que evada de forma parcial a la vacuna".

Ambos expertos enfatizaron que las personas deben vacunarse de cualquier forma. Es extremadamente efectiva contra otras formas del virus, y creen que es probable que siga proveyendo algún nivel de protección contra la nueva variante.

En el estudio, Moore y sus colaboradores tomaron muestras de sangre de 44 personas que ya habían tenido COVID-19. Se confirmó que casi todos sus casos ocurrieron antes de septiembre, antes de la detección de la variante en Sudáfrica.

Entonces, los investigadores observaron si sus anticuerpos luchaban contra la nueva variante.

En alrededor de la mitad de las 44 personas, los anticuerpos fueron impotentes contra la nueva variante.

"Vimos un nocaut", lamentó Moore. "Fue un resultado aterrador".

En la otra mitad, la respuesta de anticuerpos estaba debilitada, pero no se noqueó del todo.

El análisis mostró que la respuesta de antivirus más potente fue entre los que habían sufrido unos casos más graves de COVID-19. Las culpables fueron unas mutaciones en dos partes distintas de los picos de la parte superior del coronavirus. Las vacunas funcionan dirigiéndose a esos picos.

"Fue un doble escape del sistema inmunitario", dijo Moore a CNN.

Ahora, su equipo está reuniendo sangre de personas que se han vacunado, para ver si sus anticuerpos pueden luchar contra la nueva variante y vencerla.

"Creo que los datos sobre las personas con infecciones anteriores plantea todo tipo de señales de alarma sobre las vacunas", advirtió. "Debemos evaluarlo para averiguarlo".

Pero quizá no sea el momento de entrar en pánico. Montefiori cree que la vacuna se verá afectada, pero probablemente no demasiado.

"Debemos recordar que las vacunas de Pfizer y Moderna tienen una eficacia del 95 por ciento, un nivel extraordinario de eficacia", enfatizó Montefiori. "Si esto se reduce a un 90, 80 o 70 por ciento, sigue siendo excelente, y es probable que tenga un efecto importante en la pandemia".

Hasta el jueves, casi 16.5 millones de estadounidenses se habían vacunado, mientras que se habían distribuido casi 36 millones de dosis, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Poco más de 2 millones de personas han recibido su segunda dosis.

Un azote global

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 24.4 millones, mientras que el número de muertes superó a las 406,000, según los cálculos del Times. El jueves, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con casi 3.1 millones de casos; Texas, con casi 2.2 millones de casos; Florida, con más de 1.6 millones de casos; Nueva York, con cerca de 1.3 millones de casos; e Illinois, con casi 1.1 millones de casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En India, el número de casos de coronavirus superó los 10.6 millones el jueves, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. El jueves Brasil superó los 8.6 millones de casos y tenía casi 213,000 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas superó los 96.9 millones el jueves, con casi 2.1 millón de muertes registradas, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Washington Post; CNN; The New York Times

Comparte tu opinión