SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Beber peróxido como una cura 'natural' conduce a unos coágulos sanguíneos peligrosos

La supuesta 'súper agua' conlleva riesgos importantes, advierten los médicos

La supuesta 'súper agua' conlleva riesgos importantes, advierten los médicos

JUEVES, 9 de febrero de 2017 (HealthDay News) -- Ingerir peróxido de hidrógeno de concentración alta como "cura natural" o agente de limpieza podría llevarle a la sala de emergencias, advierten unos expertos en salud.

Las "terapias" de bebida alternativa que fomentan activamente los beneficios de salud del potente peróxido son particularmente preocupantes. Las supuestas curas con "súper agua" no son exactamente curativas, señalaron los investigadores, dado que la ingesta lleva al ataque cardiaco, al accidente cerebrovascular (ACV) y, en algunos casos, a la muerte.

"Las prácticas de medicina alternativa no siempre son seguras", dijo el autor líder del estudio, el Dr. Benjamin Hatten, quien actualmente es profesor asistente en el departamento de medicina de emergencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado.

"Además de la falta de evidencias científicas de que exista un beneficio, la ingesta de peróxido de concentración alta puede ser letal. Este producto es mucho más peligroso que el peróxido de hidrógeno para uso en casa empacado en una botella marrón que el público usa para limpiar heridas", aseguró Hatten, que realizó la investigación mientras estaba en la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón.

La investigación actual observó el consumo tanto accidental como intencional de peróxido de concentración industrial en fórmulas de un 10 por ciento o más. Eso es distinto del líquido de peróxido de hidrógeno de bajas concentraciones (de un 3 a un 5 por ciento) que las personas encuentran en las tiendas para tratar de forma segura las heridas externas y para fines cosméticos.

El estudio incluyó 10 años de información, de 2001 a 2011. La información provino del Sistema Nacional de Datos sobre las Intoxicaciones de EE. UU. y de la Asociación Americana de Centros de Control de Intoxicaciones (American Association of Poison Control Centers, AAPCC).

En ese periodo, se identificaron casi 300 casos de intoxicación con peróxido de alta concentración.

Poco menos del 14 por ciento de los pacientes experimentaron un bloqueo parcial o total del flujo sanguíneo al corazón (una embolia). Casi un 7 por ciento murieron tras la ingesta de peróxido, o sufrieron una discapacidad a largo plazo. Según Hatten, ambas cifras "fueron mucho más altas de lo que se anticipaba".

Además, las lesiones significativas (desde convulsiones, distrés respiratorio, ACV, ataques cardiacos y estados mentales alterados) no siempre fueron aparentes de inmediato. Los problemas ocurrieron incluso 25 horas tras la ingesta de peróxido, mostró el estudio.

Y aparte de la medicina falsa, Hatten enfatizó los peligros del riesgo accidental.

"Muchos de esos casos ocurren cuando los pacientes guardan peróxido de alta concentración sin diluir o mínimamente diluido en recipientes sin etiqueta o llenan una botella normal vieja", explicó. Eso aumenta el riesgo de que alguien confunda el peróxido con agua.

"Si un consumidor insiste en usar peróxido de alta concentración por sus supuestos beneficios de salud, por favor manténgalo bajo llave en una botella claramente identificada para prevenir lesiones accidentales o muertes", planteó Hatten.

Y añadió que si alguien se siente mal tras posiblemente haber bebido peróxido de alta concentración, debe comunicarse con los servicios de emergencias (EMS), encontrar un proveedor de atención de la salud, o llamar al centro local de control de intoxicaciones al 1-800-222-1222.

El Dr. Eric Lavonas, vocero del Colegio Americano de Médicos de Emergencia (American College of Emergency Physicians), dijo que "trágicamente, los casos de personas que sufren ACV y otras lesiones graves por beber peróxido de hidrógeno de alta concentración no son raros".

¿Por qué?

"Cuando se toma en cuenta que beber una cucharada de peróxido de hidrógeno de 'grado alimenticio' [industrial] de un 35 por ciento libera de repente más de 1.5 cuartos de galón (1.4 litros) de gas en el estómago, no es sorprendente que haya lesiones graves", señaló Lavonas.

La liberación repentina de una gran cantidad de gas hace que el estómago se estire. En última instancia, el estómago no puede estirarse más y la persona que tomó el peróxido no puede eructar lo suficientemente rápido, pero el gas tiene que ir a algún lugar. A veces, el estómago se rompe. Es más común que el gas entre en arterias y venas, dijo.

"Las burbujas de gas suben en un líquido, y cuando llegan a un vaso sanguíneo pequeño, lo bloquean. Debido a la gravedad, eso significa que el lugar más común donde se observa daño es el cerebro. Las burbujas en sí no duran mucho, pero el ACV puede ser permanente", explicó Lavonas.

La moraleja de Lavonas es que "no estoy seguro de que haya algún beneficio de salud comprobado por consumir peróxido de hidrógeno".

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Annals of Emergency Medicine.

Más información

Para más información sobre la intoxicación con peróxido de hidrógenos, visite el Centro Nacional de Intoxicaciones de la Capital.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad