Ayuda a tu hijo a gestionar los nervios de volver a la escuela

Ayuda a tu hijo a gestionar los nervios de volver a la escuela

La temporada de vuelta a la escuela puede ser un momento de estrés para muchos niños... incluso en los mejores tiempos.

Pero el miedo a la pandemia empeora la ansiedad que muchos niños experimentarán al inicio del año académico 2020-2021, según David FitzGerald, psicólogo infantil y adolescente de UConn Health en Farmington, Connecticut.

"La presencia continuada de la COVID-19 en la temporada de vuelta a la escuela de este año conllevará más dificultades que nunca", apuntó en un comunicado de prensa de la universidad. "Necesitamos modelar la calma para los niños en todo momento, y proveer toda la estructura posible, sobre todo en esta época impredecible".

FitzGerald dijo que los padres deben prestar mucha atención a la salud y el bienestar emocional de sus hijos, y proveerles el respaldo que necesitan para una transición fluida de vuelta al aula.

A continuación, algunos consejos para ayudar a reducir la ansiedad, el estrés y los problemas conductuales relacionados con la vuelta a la escuela y la pandemia:

  • Mantenga la calma: Los padres deben dar el ejemplo. Tómelo con calma y dé a su familia un tiempo adicional en la mañana, de forma que no esté ansioso ni tenga prisa. Enseñe a sus hijos a hacer respiraciones profundas para calmarse.
  • Inicie una rutina saludable: Es importante tener una dieta nutritiva, hacer ejercicio y dormir bien. Los niños necesitan una rutina y un horario sereno y estructurado.
  • Manténgase informado: Los padres deben saber qué sucede con el virus de la COVID-19. Consulte a organizaciones de la salud fiables y a su distrito escolar local. No dependa solo de los medios sociales.
  • Sea sensible y mantenga a sus hijos informados: Hable con su hijo y manténgase sintonizado con sus pensamientos, preocupaciones y sentimientos. Responda a sus preguntas. Los niños deben saber lo que usted sepa, de forma que no haya sorpresas que puedan provocar frustración.
  • Manténgase flexible: Evite la rigidez. Sea consciente de las expectativas de su hijo.
  • Hable con el maestro: Comunicarse con el maestro de su hijo es importante en esta época inusual y difícil. Evite presionar demasiado a su hijo, dado que esto podría empeorar el estrés.
  • Esté atento a las señales de advertencia: Si el estado de ánimo o el humor de su hijo cambian, o su horario para comer o de sueño se altera, hable con su hijo al respecto. Si es necesario, busque ayuda profesional.

Comparte tu opinión