Aumentar los antihipertensivos de las personas mayores después de una hospitalización puede a veces conllevar un peligro

Aumentar los antihipertensivos de las personas mayores después de una hospitalización puede a veces conllevar un peligro

LUNES, 19 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- En los adultos mayores que han sido hospitalizados por afecciones no cardiacas, cualquier aumento en los antihipertensivos cuando salen del hospital puede resultar peligroso, advierte una investigación reciente.

Esto se debe a que el cambio en la receta quizá no ayude, y podría resultar nocivo, poniéndolos en un mayor riesgo de caídas y otros problemas de la salud, señalaron los investigadores.

"Durante las hospitalizaciones, la presión arterial de los pacientes se puede elevar temporalmente en respuesta a la enfermedad y el estrés", explicó el autor principal, el Dr. Timothy Anderson.

Pero "nuestros hallazgos sugieren que hacer cambios en los medicamentos durante ese periodo no es beneficioso", comentó Anderson, miembro de investigación en atención primaria de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF).

"En su lugar, posponer los ajustes en los medicamentos [hasta después de que] los pacientes se recuperen de su enfermedad aguda podría ser una opción más segura", dijo en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, los investigadores observaron a más de 4,000 pacientes de a partir de 65 años con hipertensión que fueron hospitalizados por afecciones no cardiacas, que típicamente no ameritan un aumento en los antihipertensivos.

Se aumentaron los antihipertensivos de la mitad de los pacientes cuando salieron del hospital, pero los de la otra mitad no.

Un año tras el alta, los que recibieron un aumento en los antihipertensivos no tenían un mejor control de la presión arterial ni un riesgo más bajo de problemas del corazón, en comparación con aquellos cuyos antihipertensivos no se aumentaron, mostraron los hallazgos.

Pero en un plazo de 30 días tras el alta, los pacientes que recibieron un aumento en los antihipertensivos eran más propensos a haber sido readmitidos al hospital (un 21.4 frente a un 17.7 por ciento), y a haber tenido problemas graves relacionados con los medicamentos, como caídas, desmayos o lesión renal (un 4.5 frente a un 3.1 por ciento).

Anderson enfatizó que los nuevos hallazgos no aplican a los pacientes hospitalizados por afecciones cardiacas, y que quizá no apliquen a los pacientes más jóvenes o sanos.

El momento es la clave cuando se trata de ajustar los antihipertensivos, añadió el autor sénior del estudio, el Dr. Michael Steinman, profesor de geriatría en la UCSF.

"La meta de iniciar los antihipertensivos nuevos en los pacientes es reducir su riesgo a largo plazo de ataques cardiacos, insuficiencia cardiaca y accidentes cerebrovasculares, pero nuestros hallazgos sugieren que el momento oportuno para iniciar esos fármacos no es cuando los pacientes están hospitalizados por otras afecciones", apuntó en el comunicado de prensa.

Dos expertos en atención cardiovascular que no participaron en el estudio se mostraron de acuerdo con los nuevos hallazgos.

"La clave de este estudio fue el enfoque en los pacientes admitidos al hospital por afecciones no cardiacas", señaló el Dr. Satjit Bhusri, cardiólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "En esos casos, una respuesta de presión arterial elevada es común, dado que es una respuesta fisiológica al estrés, al traumatismo o a la inflamación".

Añadir tratamientos antihipertensivos en medio de estos aumentos "agudos" pero temporales en la presión arterial "no tiene ningún beneficio", considera, y "de hecho, podría resultar nocivo".

El Dr. Guy Mintz es director de salud cardiovascular en el Hospital Sandra Atlas Bass de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Dijo que, para los pacientes mayores hospitalizados con afecciones no cardiacas, "el mensaje del estudio está claro, y parece verdad, que a menos que la presión arterial esté peligrosamente alta, no se debe considerar ningún ajuste [en los antihipertensivos]".

En su lugar, los médicos "pueden dar de alta a estos pacientes de forma segura con su terapia estándar, y organizar el seguimiento de los pacientes ambulatorios con sus médicos usuales", señaló añadió Mintz.

El estudio aparece en la edición en línea del 19 de agosto de la revista JAMA Internal Medicine.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ofrece más información sobre los antihipertensivos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión