Aumentan los mortinatos y otras complicaciones del embarazo durante la pandemia

JUEVES, 1 de abril de 2021 (HealthDay News) -- La reacción en cadena del azote de la COVID-19 ha conducido a más complicaciones entre las mujeres embarazadas en todo el mundo, lo que incluye un aumento en los mortinatos, señala un estudio reciente.

La revisión de la investigación también encontró unas tasas más altas de muertes y depresión maternas en el primer año de la pandemia.

Aumentan los mortinatos y otras complicaciones del embarazo durante la pandemia

"La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto profundo en los sistemas de atención de la salud de todo el mundo. La alteración de los servicios, los cierres nacionales, y el miedo a acudir a los centros de atención de la salud significan que se prevé que los efectos adversos de la COVID-19 conlleven consecuencias de salud que se extiendan más allá de las muertes y enfermedades provocadas por el virus en sí", señaló la autora principal del estudio, la Dra. Asma Khalil, profesora de la Universidad de St. George, en Londres.

El equipo de Khalil revisó 40 estudios que incluyeron datos sobre 6 millones de embarazos en 17 países. Los estudios, que evaluaron el impacto colateral de la pandemia, fueron publicados entre el 1 de enero de 2020 y el 8 de enero de 2021.

En general, hubo un aumento del 28 por ciento en las probabilidades de dar a luz a un mortinato, que es la pérdida del feto después de las 20 semanas, y el riesgo de las madres de morir durante el embarazo o el parto aumentó en un tercio.

Además, hubo un aumento de casi seis veces en la cirugía por embarazos ectópicos (cuando el óvulo fertilizado se desarrolla fuera del útero) durante la pandemia. Si se descubren pronto, los embarazos ectópicos en general se tratan con fármacos. El aumento en la cirugía por el embarazo ectópico sugiere que más mujeres retrasaron la atención, según los investigadores.

También encontraron aumentos en la depresión y la ansiedad postparto de las madres.

Los resultados del embarazo fueron peores en los países con unos ingresos bajos y medios que en los países con unos ingresos altos, según el estudio. Los resultados se publicaron el 31 de marzo en la revista The Lancet Global Health.

Los hallazgos muestran la necesidad de acción inmediata para mantener una atención segura del embarazo en todo el mundo, sobre todo durante la pandemia, plantearon los investigadores.

"Está claro a partir de nuestro estudio y otros que la alteración provocada por la pandemia ha conducido a muertes evitables, tanto de madres como de bebés, sobre todo en los países con unos ingresos bajos y medios", apuntó Khalil en un comunicado de prensa de la revista. "Instamos a los legisladores y a los líderes de la atención de la salud que prioricen una atención de maternidad segura, accesible y equitativa dentro de la respuesta estratégica a la pandemia y sus secuelas, para reducir los resultados adversos del embarazo en todo el mundo".

Los investigadores también encontraron una reducción de un 10 por ciento en los partos prematuros en los países ricos, pero ningún cambio en los países con unos ingresos bajos y medios.

La reducción en los países ricos parece deberse a una disminución en los partos prematuros espontáneos, en lugar de los que requerían una inducción del parto o una cesárea tempranas por indicaciones médicas, según los investigadores.

Apuntaron que esto significa que es probable que los cambios en la administración de la atención de la salud y las conductas de la población sean factores contribuyentes.

El coautor del estudio, el Dr. Erkan Kalafat, de la Universidad de Koc, en Turquía, dijo que estos cambios relacionados con la pandemia ofrecen una información importante.

"Tenemos una oportunidad sin precedentes de aprender de las experiencias de la pandemia de COVID-19 para planificar un futuro de atención de maternidad inclusiva y equitativa en todo el mundo", señaló Kalafat en el comunicado.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el embarazo y la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The Lancet Global Health, news release, March 31, 2021

Comparte tu opinión