Una vacuna contra la tuberculosis podría proteger de la COVID-19

Una vacuna contra la tuberculosis podría proteger de la COVID-19

Una vacuna contra la tuberculosis (TB) podría ayudar a reducir el riesgo de muerte por la COVID-19, sugieren unos investigadores.

Los países en desarrollo tienen unas tasas de mortalidad inferiores a lo previsto por la COVID-19, y una vacuna de la TB administrada en los países con unas tasas altas de tuberculosis podría tener un rol significativo en la reducción de las tasas de mortalidad por la COVID-19, según los autores de un nuevo estudio.

La vacuna, que se administra de forma rutinaria a los niños en los países donde la infección con la TB es común, se conoce como Bacillus de Calmette y Guérin, o mediante las siglas BCG. Su uso no es amplio en Estados Unidos.

"En nuestra investigación inicial, encontramos que los países con unas tasas altas de vacunaciones con la BCG tenían unas tasas más bajas de mortalidad", comentó Luis Escobar, profesor asistente del Colegio de Recursos Naturales y Ambiente de la Virginia Tech.

"Pero cada país es distinto. Guatemala tiene una población más joven que, por ejemplo, Italia, así que tuvimos que ajustar los datos para tomar en cuenta esas diferencias", señaló en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, Escobar y sus colaboradores de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. recolectaron datos sobre la mortalidad por la COVID-19 en todo el mundo.

Ajustaron según variables como los ingresos, el acceso a la educación y los servicios de salud, la población y la distribución de la edad. En todas las variables, hubo un vínculo persistente entre unas tasas más altas de vacunación con la BCG y un pico más bajo de tasas de mortalidad por la COVID-19.

"El objetivo de usar la vacuna BCG para proteger contra una COVID-19 grave sería estimular una respuesta inmunitaria amplia, innata y rápida", aseguró Escobar.

Se ha mostrado que las vacunas BCG proveen una protección amplia contra varias enfermedades respiratorias virales, además de la tuberculosis, anotó.

Los hallazgos son preliminares, y no probaron causalidad. Se necesita más investigación, enfatizó Escobar.

"No queremos orientar las políticas con este trabajo", aclaró Escobar. "Es más bien un llamado para que se realicen más investigaciones. Debemos ver si podemos replicar esto en experimentos y, potencialmente, en ensayos clínicos. También debemos volver a los datos a medida que obtengamos más información, para poder reevaluar nuestra comprensión sobre la pandemia del coronavirus".

La Organización Mundial de la Salud dijo que no hay evidencias actuales de que la vacuna BCG pueda proteger contra la COVID-19, y que no se recomienda con ese propósito.

Se están realizando ensayos clínicos para determinar si la vacuna BCG en los adultos ofrece protección contra una COVID-19 grave.

El estudio aparece en la edición del 9 de julio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Comparte tu opinión