Asocian el aumento de la presión arterial <i>antes</i> del embarazo con el aborto espontáneo

Asocian el aumento de la presión arterial <i>antes</i> del embarazo con el aborto espontáneo

LUNES, 2 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Las mujeres jóvenes con una presión arterial alta antes del embarazo parecen tener un riesgo más alto de aborto espontáneo, aunque no les hayan diagnosticado hipertensión, según un estudio reciente.

El riesgo de pérdida de embarazo aumenta aproximadamente un 18 por ciento por cada aumento de 10 puntos en la presión arterial diastólica (la cifra inferior) de una mujer, lo que indica cuánta presión ejerce la sangre en las arterias entre un latido cardiaco y otro, encontraron los investigadores.

El riesgo también aumenta aproximadamente un 17 por ciento por cada incremento de 10 puntos en la presión arterial media, o la presión sanguínea promedio que una persona tiene durante el ciclo completo de un latido cardiaco.

"Este es un estudio muy único en el sentido de que es la primera vez que podemos mostrar que no solo la presión arterial durante el embarazo se asocia con unos resultados adversos en el embarazo, sino también la presión arterial antes del embarazo", dijo el investigador Enrique Schisterman, jefe de epidemiología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHHD) de EE. UU.

Pero el estudio no demostró que la presión arterial elevada antes del embarazo en realidad provocara el aumento del riesgo de aborto espontáneo; solo mostró una asociación.

La Dra. Joanne Stone, directora de la división de medicina materna y fetal en Mount Sinai Beth Israel, en la ciudad de Nueva York, cree que es más probable que la presión arterial sea un indicador de otros problemas de salud.

"En realidad no encontraron una asociación entre la presión arterial y la capacidad de quedar embarazada después de tener en cuenta el IMC [índice de masa corporal, una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso], así que pienso que el IMC juega una papel clave, y creo que tiene mucho sentido basándonos en lo que sabemos", dijo Stone sobre el nuevo estudio.

Para realizar el estudio, los investigadores realizaron un seguimiento a 1,228 mujeres que ya habían experimentado una o dos pérdidas de embarazo y estaban intentando quedar embarazadas de nuevo. Formaron parte de un ensayo clínico para ver si tomar aspirina podría evitar el aborto espontáneo.

Se midió la presión arterial de las mujeres dos veces, mientras estaban intentando concebir y de nuevo en un momento inicial del embarazo.

Aproximadamente una cuarta parte de las 797 mujeres que concibieron en el plazo de 6 meses terminaron sufriendo una pérdida del embarazo. Al examinar las cifras, los investigadores encontraron que la presión arterial anterior a la concepción o durante el inicio del embarazo tenía un vínculo directo con el riesgo de pérdida de embarazo.

"Cuanto mayor era la presión arterial, peor era el riesgo", dijo Schisterman. "Afecta al embarazo en todos los niveles, pero a unos niveles más altos hay un mayor riesgo".

No es inusual que la presión diastólica se asocie con el riesgo, al contrario que la presión sistólica, que mide la presión sanguínea dentro de las arterias durante un latido cardiaco, explicó la investigadora principal, Carrie Nobles, miembro del NICHHD.

"Para los adultos jóvenes de entre 20 y 39 años, la presión arterial diastólica parece ser un mejor predictor de un desarrollo posterior de enfermedad cardiovascular que la presión sistólica", dijo Nobles. "Eso se revierte en los adultos con una mayor edad".

No está completamente claro si la presión arterial por sí misma aumenta el riesgo de pérdida de embarazo, o si es un marcador de otras enfermedades crónicas, como la obesidad y la diabetes, dijo Schisterman.

"No podemos saber qué es la causa todavía, pero se sabe que todos esos factores juntos se asocian con un riesgo de pérdida de embarazo", comentó Schisterman.

Una vez dicho eso, es muy probable que la presión arterial sola pueda tener un efecto negativo en el embarazo, dijo la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de enfermedad cardiaca de las mujeres del Instituto Cardiaco y Vascular del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

La presión arterial "es tan profundamente tóxica para las arterias que realmente puede llevar a un aborto espontáneo y la pérdida del embarazo", advirtió Steinbaum, que no tuvo ninguna conexión con el estudio.

Las mujeres que intentan quedar embarazadas deberían estar atentas a su presión arterial e intentar que se mantenga a unos niveles lo más cercanos de lo normal que sea posible, comiendo una dieta sana y haciendo ejercicio de forma regular, plantearon los investigadores y Steinbaum.

"Para las mujeres, el verdadero mensaje es que la salud y el bienestar no es algo en lo que podamos pensar con respecto a lo que nos pasa en un momento posterior en la vida", dijo Steinbaum.

"Puede tener un efecto muy profundo. Para mí es alarmante saber que alguien se diga a sí mismo: 'No importa lo que como ahora mismo. Tengo 30 años. Cuando me haga mayor empezaré a prestar atención a esas cosas'. Realmente importa y podría afectarle durante la reproducción", dijo.

El estudio aparecerá en la edición de mayo de la revista Hypertension.

Más información

La Clínica Mayo tiene más información sobre la presión arterial y el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión