¿Apenas comienza a hacer ejercicio a los 60 y tantos? De cualquier forma le hará mucho bien

MIÉRCOLES, 25 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Si usted tiene 60 y algo de años y sufre de enfermedad cardiaca, no es demasiado tarde para ofrecerle a su corazón los beneficios del ejercicio regular.

Unos investigadores suizos encontraron que las tasas de supervivencia entre los pacientes cardiacos que se volvieron activos a una edad más avanzada fueron casi equivalentes a los de las personas que habían estado haciendo ejercicio durante años.

¿Apenas comienza a hacer ejercicio a los 60 y tantos? De cualquier forma le hará mucho bien

"Continuar con un estilo de vida activo a lo largo de los años se asocia con la mayor longevidad", aseguró la autora del estudio, la Dra. Nathalia González, de la Universidad de Berna. "Pero los pacientes con enfermedad cardiaca pueden superar los años anteriores de inactividad y obtener beneficios de supervivencia al adoptar el ejercicio a una edad más avanzada".

El nuevo estudio incluyó a más de 33,000 pacientes con enfermedad de la arteria coronaria, con una edad promedio de 62.5 años, a quienes se les dio seguimiento durante una mediana de 7.2 años. Mediana significa que la mitad recibieron seguimiento durante más tiempo, y la mitad durante menos tiempo.

Los pacientes se dividieron en cuatro grupos: los que eran inactivos a lo largo del tiempo, los que eran activos a lo largo del tiempo, los que aumentaron la actividad con el tiempo, y los que redujeron la actividad con el tiempo.

Ser activo se definió como realizar 150 minutos por semana de actividad de intensidad moderada, 75 minutos por semana de actividad vigorosa, o una mezcla de ambas cosas.

En comparación con los pacientes que eran inactivos a lo largo del tiempo, el riesgo de muerte temprana por todas las causas fue un 50 por ciento más bajo entre los que eran activos a lo largo del tiempo, encontró el estudio.

El riesgo de morir fue un 45 por ciento más bajo en las personas inactivas que se hicieron activas, y un 20 por ciento más bajo en las personas activas que se hicieron inactivas.

Se observaron resultados similares respecto a la muerte por enfermedad cardiaca.

En comparación con las personas inactivas, el riesgo fue un 51 por ciento más bajo entre las que permanecieron activas y un 27 por ciento más bajo entre las que aumentaron su actividad.

El riesgo de muerte por enfermedad cardiaca entre aquellos cuya actividad se redujo no fue estadísticamente distinta que el de los que permanecieron inactivos a lo largo del tiempo, según los hallazgos, que se presentaron el martes en una reunión en línea de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology).

"Estos hábitos alentadores resaltan cómo los pacientes con enfermedad de la arteria coronaria podrían beneficiarse al mantener o adoptar un estilo de vida físicamente activo", señaló González en un comunicado de prensa de la reunión.

"Por otro lado, los beneficios de la actividad se pueden debilitar, o incluso perder, si la actividad no se mantiene", añadió. "Los hallazgos ilustran los beneficios para los pacientes cardiacos de ser físicamente activos, sin importar sus hábitos anteriores".

Los hallazgos presentados en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece consejos sobre cómo vivir bien con una enfermedad cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: European Society of Cardiology, news release, Aug. 24, 2021

Comparte tu opinión