Apenas 200 calorías menos al día ofrecen un gran beneficio de salud a los adultos mayores obesos

LUNES, 2 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Adultos mayores, quizá sea más fácil de lo que piensan deshacer el daño de décadas de una alimentación malsana y falta de ejercicio.

Una investigación reciente encuentra que recortar apenas 200 calorías al día y hacer un ejercicio moderado no solo conduce a la pérdida de peso, sino también a una mejora en la salud vascular de los adultos mayores obesos.

Apenas 200 calorías menos al día ofrecen un gran beneficio de salud a los adultos mayores obesos

Estos cambios en el estilo de vida podrían ayudar a compensar los aumentos relacionados con la edad en la rigidez de la aorta, que es una medida de la salud vascular y que afecta a la enfermedad cardiaca.

"Este es el primer estudio que evalúa los efectos del entrenamiento en ejercicio aeróbico con y sin la reducción de las calorías en la rigidez de la aorta, que se midió a través de una imagen de resonancia magnética cardiovascular [RMC] para obtener imágenes detalladas de la aorta", apuntó la autora del estudio, Tina Brinkley, profesora asociada de gerontología y medicina geriátrica del Centro Sticth para un Envejecimiento Sano y la Prevención del Alzheimer de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte.

"Buscábamos determinar si añadir la restricción calórica para la pérdida de peso conduciría a unas mayores mejoras en la salud vascular, en comparación con el ejercicio aeróbico solo en los adultos mayores con obesidad", explicó Brinkley.

En un ensayo aleatorio controlado con 160 adultos obesos sedentarios de 65 a 79 años, los participantes fueron asignados a uno de tres grupos de intervención durante 20 semanas. Un grupo consumió su dieta regular y añadió ejercicio. El segundo grupo añadió ejercicio y eliminó alrededor de 200 calorías al día. El tercer grupo hizo ejercicio y redujo unas 600 calorías al día.

Los dos grupos con restricción calórica recibieron almuerzos y cenas ya preparados con menos de un 30 por ciento de las calorías a partir de las grasas y una cantidad fija de proteína ideal para su peso corporal, preparados bajo la dirección de un dietista registrado. Los participantes hicieron su propio desayuno, usando un menú aprobado por el dietista.

Todos los participantes recibieron entrenamiento supervisado en ejercicio aeróbico cuatro días por semana, en el Centro de Investigación Geriátrica de la Wake Forest.

Entonces, los investigadores utilizaron las imágenes de resonancia magnética cardiovascular para medir la velocidad de onda de pulso (VOP) del arco aórtico, que es la velocidad a la que la sangre se desplaza a través de la aorta, y la distensibilidad, que se la capacidad de la ahora de expandirse y contraerse. Una aorta más rígida tiene unos valores de VOP más altos y unos valores de distensibilidad más bajos.

La pérdida de peso de casi un 10 por ciento, equivalente a unas 20 libras (9 kilos), se asoció con unas mejoras significativas en la rigidez de la aorta en el grupo que eliminó 200 calorías. Ese grupo también experimentó un aumento del 21 por ciento en la distensibilidad y una reducción del 8 por ciento en la VOP.

Ninguna de las medidas de rigidez de la aorta cambió de forma significativa en los otros dos grupos.

Ambos grupos que restringieron las calorías mostraron unos cambios más grandes en el IMC, la masa grasa total, el porcentaje de grasa corporal, la grasa abdominal y la circunferencia en la cintura que el grupo que solo hizo ejercicio.

La pérdida de peso fue similar entre los grupos con restricción de calorías, a pesar de que el grupo de restricción intensiva de las calorías consumió casi dos veces menos calorías.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 22 de agosto de la revista Circulation.

"Estos resultados sugieren que es probable que combinar el ejercicio con una restricción calórica modesta, en lugar de una restricción calórica más intensiva o sin restricción calórica, maximice los beneficios para la salud cardiovascular, al mismo tiempo que también optimiza la pérdida de peso y las mejoras en la composición corporal y la distribución de la grasa corporal", comentó Brinkley en un comunicado de prensa de la revista.

"El hallazgo de que una restricción de calorías de una mayor densidad quizá no sea necesaria ni aconsejable tiene unas implicaciones importantes para las recomendaciones para perder peso con el objetivo de mejorar el riesgo de enfermedad cardiovascular en los adultos mayores con obesidad", añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre la enfermedad cardiovascular.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Circulation, news release, Aug. 2, 2021

Comparte tu opinión