Apenas 1 de cada 10 niños con TDAH lo supera al crecer

MIÉRCOLES, 18 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Luchar con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en la niñez ya es desgarrador, pero ahora una nueva investigación confirma lo que muchos sospechan hace tiempo: con frecuencia, los síntomas del TDAH continuarán molestando a estos pacientes en la adultez.

Apenas alrededor de 1 de cada 10 niños con el trastorno tiene probabilidades de una remisión completa y duradera de los síntomas, según unos nuevos datos obtenidos del seguimiento de cientos de niños a lo largo de 16 años.

Apenas 1 de cada 10 niños con TDAH lo supera al crecer

En los demás, los síntomas de TDAH serán intermitentes a medida que pasan de la niñez a la adolescencia y a la adultez, señaló la investigadora principal, Margaret Sibley, profesora asociada de psiquiatría y ciencias de la conducta de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en Seattle.

Estos nuevos hallazgos contradicen a unos estimados anteriores que afirmaban que se podría prever que hasta la mitad de los niños con TDAH se recuperan del todo del trastorno, anotó Sibley.

"El TDAH es un trastorno fluctuante que crece y decrece, o dinámico, mientras que históricamente hemos pensado que era algo que se tenía o no se tenía", dijo Sibley.

Los estudios anteriores han tendido a reconectar con los niños en un solo momento de la adultez, aclaró Sibley. Pero en este nuevo estudio, los investigadores se mantuvieron en contacto con unos niños que tenían entre 8 y 16 años cada dos años.

"Este estudio estaba en una posición única no solo para ver si el TDAH desaparecía, sino si desaparecería a largo plazo, durante varios años de seguido, y también si volvería", aseguró Sibley.

La nueva investigación también se enfocó en los síntomas del TDAH, y preguntó a los participantes sobre problemas específicos, como la desorganización, la impulsividad, la falta de memoria y la desmotivación.

"Los estudios anteriores no necesariamente observaron si alguien seguía teniendo tendencias al TDAH, aunque técnicamente ya no cumpliera los criterios" para un diagnóstico del TDAH, dijo Sibley. "Puede faltarle un síntoma, pero que de cualquier forma parezca que tiene TDAH".

Sibley y su equipo encontraron que hasta un 30 por ciento de los niños con TDAH experimentaban una remisión completa en algún momento en su viaje hacia la adultez.

Sin embargo, la mayoría de esos niños experimentaban luego una recurrencia de sus síntomas de TDAH, a medida que la remisión se desvanecía. En general, alrededor de dos tercios de los niños con TDAH tuvieron periodos fluctuantes de remisión y recurrencia con el tiempo.

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 13 de agosto de la revista American Journal of Psychiatry.

Según el Dr. Alex Kolevzon, director de psiquiatría infantil y adolescente de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, "se trata de un estudio importante que se realizó de forma rigurosa, y que respalda lo que los profesionales clínicos que trabajan con individuos que tienen TDAH saben hace décadas: que la gran mayoría de las personas afectadas no superan los síntomas al crecer, como se creía antes".

Hay una salvedad importante: todos los niños de este estudio habían recibido un diagnóstico de un "TDAH de tipo combinado", y estos hallazgos no se deben aplicar a los niños con "TDAH de tipo inatento" u otros subtipos del trastorno, advirtió el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Cohen, en New Hyde Park, Nueva York.

"Algo importante es que este estudio no nos dice nada sobre los resultados a largo plazo de los individuos con TDAH de tipo inatento, los que tienen el funcionamiento afectado debido a las dificultades para mantener la atención, pero que no tienen problemas significativos de hiperactividad o impulsividad", apuntó Adesman.

Sibley dijo que hace mucho que se sabe que el TDAH tiene unas bases genéticas.

"Esos genes tienen que ver con las partes del cerebro que se asocian con la dopamina, un compuesto químico, lo que se traduce en la forma en que el cerebro de las personas funciona en cuanto a las áreas de función ejecutiva y motivacionales del cerebro", explicó Sibley.

Dado esto, tiene sentido que el trastorno fluctúe en muchos pacientes, dado que en parte es provocado por la biología de una persona, señaló Sibley.

Pero eso es solo una parte de la historia. Al igual que otras enfermedades con exacerbaciones intermitentes, los médicos están averiguando que unos "desencadenantes" específicos pueden exacerbar los síntomas de TDAH de una persona, anotó.

"Lo interesante es comenzar a pensar sobre cómo puede en esencia subir o bajar el volumen de esa dificultades a las que se tiene una tendencia genética, como resultado de otras cosas que podrían estar sucediendo en el ambiente de la persona, o cosas como las conductas de salud", planteó Sibley.

Gestionar los síntomas del TDAH quizá sea tan sencillo como dormir bien, hacer ejercicio y comer bien, o tan profundo como elegir una carrera en que haya menos probabilidades de que una persona se estrese o que el trastorno se desencadene, comentaron los médicos.

"Las personas con TDAH que se piensa que están en remisión seguirán necesitando una monitorización constante, sobre todo en circunstancias estresantes o de altas demandas, cuando los síntomas podrían exacerbarse", advirtió Kolevzon. "Estos hallazgos también resaltan la necesidad de que los médicos que trabajan con adultos se sientan cómodos en la realización de las pruebas y el tratamiento para el TDAH. El TDAH persiste a lo largo de toda la vida, y es un trastorno altamente debilitante con un impacto significativo en el trabajo, las relaciones y el funcionamiento diario, que se pueden resolver de forma efectiva mediante el tratamiento".

Sibley cree que esta investigación provee, en última instancia, un mensaje positivo para las personas con TDAH, al darles la oportunidad de gestionar sus síntomas de forma proactiva.

"Creo que también estamos aprendiendo formas en que las personas con TDAH pueden asumir el control de sus propias vidas, pueden tomar decisiones para ubicarse en el ambiente correcto para tener éxito, de forma que las personas con TDAH pueden saber cuáles son sus desencadenantes y pueden hacer las cosas que necesitan para seguir funcionando bien", añadió Sibley.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el TDAH.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Margaret Sibley, PhD, associate professor, psychiatry and behavioral sciences, University of Washington School of Medicine, Seattle; Alex Kolevzon, MD, director, child and adolescent psychiatry, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Andrew Adesman, MD, chief, developmental and behavioral pediatrics, Cohen Children's Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; American Journal of Psychiatry, Aug. 13, 2021, online

Comparte tu opinión