SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Algunos chicos no pueden evitar ir a las camas de bronceado

MIÉRCOLES, 8 de noviembre de 2017 (HealthDay News) -- El bronceado bajo techo parece ser más adictivo para los hombres que para las mujeres, aunque ellos usan las camas de bronceado menos que las mujeres, encuentra un nuevo estudio.

El cliente estereotípico de un salón de bronceado es una mujer joven, de forma que son el foco de la mayor parte de la investigación y de las advertencias de salud sobre el bronceado. Pero los autores del nuevo estudio concluyeron que los esfuerzos contra el bronceado también deben dirigirse a los hombres.

Los hallazgos fueron "realmente sorprendentes", afirmó la autora del estudio, Sherry Pagoto, directora del Centro de la Salud Móvil y los Medios Sociales de la Universidad de Connecticut. "Si se broncean con la misma frecuencia que las mujeres, ¿por qué sería el bronceado más adictivo en los hombres?".

Los investigadores encuestaron a más de 600 usuarios de camas de bronceado a lo largo de Estados Unidos. Un tercio eran hombres.

En comparación con las mujeres, los hombres eran más propensos a decir que se sentían ansiosos si no podían broncearse, que se bronceaban para aliviar el estrés, y que gastaban dinero en el bronceado incluso cuando no podían permitírselo.

Los hombres también fueron más propensos a mostrarse de acuerdo con afirmaciones como "me gustaría dejarlo, pero vuelvo cada vez", según el estudio.

Casi un 50 por ciento de los hombres mostraron una conducta adictiva relacionada con el bronceado, una tasa más alta que la de las mujeres.

El estudio reveló otras diferencias de género entre los que se broncean bajo techo.

Las mujeres eran más propensas a preferir broncearse en salones y valoraban un costo bajo, la limpieza y la comodidad. Los hombres eran más propensos a usar lugares menos regulados, como los gimnasios y las viviendas privadas. Y con frecuencia se bronceaban para acentuar sus músculos o como recompensa tras el ejercicio.

Los hombres también favorecían otras conductas riesgosas con más frecuencia que las mujeres. Éstas incluían fumar, los atracones de bebida y consumir refrescos, reveló la encuesta.

Las autoridades de la salud que dan a conocer el vínculo entre las camas de bronceado y el cáncer de piel podrían beneficiarse de esta nueva información, señalaron Pagoto y sus colaboradores en un comunicado de prensa de la universidad.

El estudio aparece en una edición reciente en línea mes de la revista Journal of the American Academy of Dermatology.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU. ofrece más información sobre el bronceado bajo techo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad