AHA News: ¿Los medios sociales pueden ser buenos para la salud?

AHA News: ¿Los medios sociales pueden ser buenos para la salud?

MIÉRCOLES, 22 de enero de 2020 (American Heart Association News) -- Combine el vasto poder y alcance de los medios sociales; los recursos ilimitados que ofrecen los sitios de la red y las aplicaciones; y, la sed insaciable de información y motivación relacionadas con la salud. El resultado es una herramienta poderosa tanto para investigadores como para proveedores de atención médica y pacientes.

Pero, al igual que muchos aspectos de la Internet, puede tener ventajas y desventajas.

"Los medios sociales son un producto increíble para ofrecer apoyo y promover la buena información de formas que antes no teníamos a disposición", dijo la Dra. Raina Merchant, directora del Penn Medicine Center for Digital Health en Philadelphia. "Pueden ser algo muy útil para captar lo que se comenta entre los pacientes y los temas del momento que les preocupan".

Su investigación ha incluido un análisis de publicaciones en Facebook para predecir problemas médicos y psicológicos, el uso de Yelp para evaluar las instalaciones de tratamiento de drogas, y ayudar a los médicos a usar las redes sociales para comprender mejor las experiencias de sus pacientes.

Sin embargo, cuando analizó millones de tweets relacionados con la salud encontró un dilema preponderante en este ámbito: la información errónea.

"Algo muy común fue que la gente comentaba que la diabetes se puede curar comiendo limones congelados", dijo. "Eso es obviamente ridículo, pero podrían ocurrir graves daños si alguien dejara de tomar sus medicamentos y solo comiera limones congelados. Debemos contrarrestar eso".

Este es el desafío dentro de la intersección entre los medios sociales y la salud pública: cómo aprovechar el gran potencial para hacer el bien y al mismo tiempo resguardarse en contra de los escollos.

"Los medios sociales pueden ser un lugar muy bueno para aprender consejos de salud e inspirarse de los demás", dijo Loren Coleman, vicepresidenta de mercadotecnia y comunicaciones de Action for Healthy Kids. Esta es una organización sin fines de lucro dedicada a promover la salud y el bienestar de niños y familias en el ámbito escolar en todo el país, además de apoyar el uso de los medios sociales para avanzar esa meta.

"Incluso puede ser una gran manera para que los adultos y las familias establezcan objetivos en conjunto para hacer cambios en su estilo de vida y rendirse cuentas entre sí".

Por otro lado, Coleman indicó que "el cíberacoso es un gran problema y que los padres deben involucrarse tanto en línea como con actividades fuera de Internet para ayudar a sus hijos a navegar los medios sociales".

Es difícil sobrestimar el alcance de los medios sociales. Un estudio reciente del Pew Research Center calculó que un 81% de la población estadounidense usa teléfonos inteligentes y que casi el mismo porcentaje tiene computadoras de escritorio o portátiles. El Centro también concluyó que el 72% de los adultos estadounidense usa algún tipo de medio social. Entre los adultos, un 69% usa Facebook, un 37% usa Instagram y un 22% usa Twitter.

Existe un sinnúmero de sitios web y aplicaciones que dispensan información sobre la salud, dan seguimiento a la nutrición y el acondicionamiento, ofrecen motivación e inspiración, conectan a personas para que se apoyen entre sí, y, hasta dan consejos médicos en tiempo real.

A nivel profesional, el Dr. Robert Harrington, cardiólogo de intervención y director del departamento de medicina de Stanford University en California, indicó que los medios sociales se están convirtiendo en "un elemento adicional muy positivo dentro de la forma en la que ejerzo mi vida profesional, ya que hacen que utilice mi tiempo de manera más eficiente y me permiten digerir y tomar en cuenta mucha más información que antes".

Harrington cita las diversas formas en las que los medios sociales mejoran su labor: más acceso a publicaciones científicas, interacción inmediata con colegas lejos y cerca, exposición más amplia a perspectivas diferentes.

No obstante, también reconoce los factores negativos.

"Una de las mejores cosas acerca de los medios sociales es la diversidad de los puntos de vista", señaló Harrington. "Uno de los retos es que esas perspectivas pueden ser peligrosamente erróneas".

Últimamente, el cardiólogo ha tenido embrollos en línea con personas descontentas con su oposición al vaping debido a los peligros que esta actividad presenta para la salud.

"No quieren hablar comentar de los datos ni la ciencia, quieren hablar acerca de lo que sienten", dijo.

Sin embargo, Harrington dijo que los profesionales no deben huir del debate.

"Hay que estar dispuestos a participar", indicó. "Yo aliento a médicos y a los científicos a que participen en los medios sociales. Necesitamos voces más verídicas en estas conversaciones en lugar de voces orientadas hacia las creencias".

Merchant está de acuerdo.

"Los proveedores de atención médica no pueden dejar que lo supuestamente correcto se determine solo en Internet", dijo. "Debemos ser parte del debate y defender la buena ciencia".

Para el público en general, el reto queda en cómo recibir la información. Con más contenido disponible que nunca, la tarea es clasificar todo y determinar lo realmente creíble.

"Es necesario darse cuenta de cuáles son las fuentes confiables", dijo Harrington. "Eso significa obtener perspectivas diversas y pensar en forma crítica".

Coleman dijo que el término "infobesidad" captura la gran carga de información que puede inundar a todos el mundo, tanto en los medios sociales como en las demás plataformas cibernéticas.

"Resulta realmente vital administrarnos bien con todas, a beneficio propio y para nuestros hijos", agregó.

Comparte tu opinión