AHA News: La población hispana de tercera edad aumenta y tiene riesgos te padecer demencia

AHA News: La población hispana de tercera edad aumenta y tiene riesgos te padecer demencia

JUEVES, 3 de octubre de 2019 (American Heart Association News) -- La población hispana de personas mayores de 65 años incrementará aproximadamente cuatro veces en los próximos cuarenta años para eventualmente representar casi 1 de 5 estadounidenses de este sector. De hecho, junto con el crecimiento de la población también vendrá el reto intimidante de la demencia relacionada con la edad.

Sin embargo, y a diferencia de otros grupos de la población, es posible que haya cosas que se puedan hacer para tratar de prevenirla.

Según lo indica la Asociación de Alzheimer, la disparidad surge de las diversas causas de esta enfermedad, el tipo de demencia más común que afecta a casi 6 millones de estadounidenses. Mientras que los médicos aún desconocen cómo prevenir o curar Alzheimer, la falta de estas soluciones no es el único factor.

"Alzheimer es solo una de las distintas causas de demencia y deficiencia cognitiva, y, a menudo, las personas realmente no entienden eso", indicó el Dr. José Biller, director del departamento de neurología del Centro Médico de la Universidad Loyola en Chicago. "Existen docenas de tipos de demencia".

Muchas de estas se clasifican como demencia vascular, la cual se debe a impedimentos del flujo sanguíneo en ciertas partes del cerebro; mientras que la enfermedad Alzheimer se vincula con proteínas que desorganizan y destruyen las funciones cerebrales. Los síntomas de las enfermedades cerebrovasculares van desde confusión y pérdida de la memoria, hasta inquietud y depresión; estos tienden a empeorar conforme avanzan dichas enfermedades, a menudo en combinación con Alzheimer.

Aparte de la edad, ya que la demencia vascular se hace más común con el envejecimiento, los factores de riesgo se asemejan a los de las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales: fumar, obesidad, colesterol alto, alta presión y diabetes.

Es allí que entran en juego las diferencias étnicas, mencionó el Dr. Charles DeCarli, profesor de neurología en la Universidad de California, Davis, así como director del Centro de la Enfermedad de Alzheimer de esa institución.

DeCarli dirigió un estudio publicado este año en el Journal of Alzheimer's Disease, donde se sugiere que, si bien la enfermedad de Alzheimer es más prevalente entre personas blancas con demencia, los hispanos que también padecen esa enfermedad tienen una probabilidad mayor de padecer enfermedad cerebrovascular en comparación con personas blancas y afroamericanas de la misma edad.

Los investigadores de UC Davis analizaron tejidos cerebrales de 423 cadáveres de personas diagnosticadas con demencia. Aunque el muestreo fue pequeño y no representa en proporción a la población general (28 fueron hispanos, 25 afroamericanos y 360 blancos), los contrastes fueron evidentes:

– Se encontró una combinación de Alzheimer y enfermedad cerebrovascular en un 37% de los blancos y afroamericanos, pero solo en un 54% de los hispanos.

– Solo se encontró enfermedad cerebrovascular en un 4% de los blancos, un 11% de los afroamericanos y un 21% de los hispanos.

– Se encontró enfermedad de Alzheimer sólo en un 43% de los blancos y afroamericanos, pero solo en un 14% de los hispanos.

DeCarli advirtió que las diferencias aparentes merecen estudiarse más, "pero que parece evidente que los latinos tienen una patología de Alzheimer mucho menor, y una patología significativamente mayor en cuanto a enfermedades cerebrovasculares".

Biller vaciló en sacar demasiadas conclusiones. "Ese estudio se basa en una cantidad limitada de personas y debemos tomar en cuenta que la población latinoamericana en los Estados Unidos es muy heterogénea, ya que existen más de 25 subgrupos para cada país de origen.

"No obstante, es interesante e intrigante", agregó. "Muchos estudios nos han dado a saber que esta población tiene una mayor prevalencia para diabetes, alta presión y obesidad. Por lo tanto, la observación de que tienen probabilidades mayores de padecer enfermedades cerebrovasculares podría relacionarse con la mayor susceptibilidad de esos factores de riesgo importantes".

Y ese, agregaron ambos médicos, es el aspecto positivo.

"Los factores que podrían ocasionar el declive cognitivo quedan al control de cada persona", dijo Biller.

"Es una verdadera oportunidad", agregó DeCarli. "Si logramos que las personas de color en los Estados Unidos controlen mejor sus factores de riesgo vasculares a través del ejercicio, una alimentación mejor, y medicamentos, creo que no solo eliminaríamos la disparidad entre las poblaciones, en cuanto a la prevalencia de la demencia, sino llegaríamos a eliminar su incidencia.

"Ese debe ser nuestro mensaje de salud pública", dijo. "La buena salud cardiovascular también resulta buena para el cerebro".

Comparte tu opinión