AHA News: Encontrando el equilibrio entre los beneficios de los deportes juveniles y los riesgos de COVID-19

AHA News: Encontrando el equilibrio entre los beneficios de los deportes juveniles y los riesgos de COVID-19

MARTES, 9 de junio de 2020 (American Heart Association News) -- En todo el país, los chicos están ansiosos por regresar a la diversión y al acondicionamiento físico de los deportes en equipo. Sin embargo, a medida que comienzan a abrirse las actividades después de los estrictos cierres, ¿cómo deben equilibrar los beneficios los padres, entrenadores y atletas jóvenes, frente a una posible exposición al coronavirus?

"Considero que podríamos preguntarles a diez o veinte pediatras distintos y obtendríamos unas diez a veinte respuestas diferentes", dijo la Dra. Thuy T. Bui, especialista en medicina pediátrica de emergencia.

Los médicos concuerdan en que los niños y adolescentes necesitan ejercicio y que los deportes pueden ser una gran forma de fomentar esa actividad. Los expertos también señalan que los deportes pueden reiniciarse de maneras que limiten los riesgos, aunque no sugieren que aún sea momento para que los chicos salgan a jugar pelota sin considerar nada más.

"Cualquier cosa que hagan no será igual que antes", dijo Bui, directora médica asociada del departamento de emergencias de Children's Healthcare of Atlanta. "Quizás nunca lo sea. No lo sabemos en estos momentos. Sin embargo, yo sí quiero que retomen la idea de mantenerse activos ya que sabemos que la actividad es una gran herramienta desde el punto de vista de la salud. Además, ya que todos estos chicos han estado encerrados un largo tiempo, salir y ver a sus amigos será un gran alivio para su estrés".

El Dr. Neeru Jayanthi, codirector del programa de medicina deportiva juvenil de Emory Healthcare en Atlanta, piensa que se podría implementar un reinicio de los deportes juveniles por fases y de manera "correcta y responsable".

También agregó que, para empezar, los padres y entrenadores deben informarse acerca de lo activo que se encuentra el virus en su zona y luego seguir las respectivas reglas de su localidad. Después, las fases podrían comenzar con entrenamiento individual seguido por grupos más grandes conforme pase el tiempo y con atención cuidadosa en cuanto al distanciamiento social y los mecanismos de desinfección.

Los detalles fueron explicados por el Comité Olímpico y Paraolímpico de los Estados Unidos y el proyecto Project Play del Instituto Aspen, los cuales dan instrucciones minuciosas para padres de familia y entrenadores.

"La idea no es salir directo a competir", dijo Jayanthi, debido en parte a que los jóvenes atletas necesitan tiempo para volverse a poner en forma.

Además, como declaró el USOPC, "Hasta que COVID-19 sea erradicado o se desarrolle una vacuna o cura, no hay manera de eliminar completamente el riesgo de una infección mortal. Eso debe mantenerse en mente de manera primordial al diseñar un programa para reiniciar el entrenamiento".

Jayanthi indicó que ese regreso será más fácil en deportes de poco contacto como tenis, atletismo y golf comparados con fútbol o básquetbol. Además, dentro de cualquier deporte el nivel de seguridad variará dependiendo de las actividades.

Project Play, programa en el que Jayanthi ha trabajado como consultor, desarrolló una herramienta para evaluar el riesgo de docenas de actividades desde béisbol a competencias de Frisbee, basándose en lo último que se entiende en cuanto a la transmisión del coronavirus. En fútbol soccer, por ejemplo, entrenar en casa lleva el menor riesgo, mientras que jugar en equipo con balones compartidos presenta el riesgo mayor.

También es problemático viajar para jugar deportes. Cuando se lucha contra el virus, una cosa es rastrear un brote pequeño en una sola localidad, dijo Jayanthi, mientras que sería otra contener un evento de gran esparcimiento en el cual una o dos personas enfermas en un torneo podrían exponer a un gran número de personas de todo el país, quienes, a su vez, esparcirían el virus en sus comunidades.

Los Centros para Control y Prevención de Enfermedades están de acuerdo. Sus indicaciones para deportes juveniles dictan bastantes formas en las que los organizadores deberán adaptarse, desde limitar la forma en que se comparte el equipo de juego hasta reducir el tamaño de los grupos de jugadores.

En cuanto a los padres de familia, los cambios podrían tratarse de cosas sencillas como no agruparse de cerca con otras personas o no repartir bocadillos después de los partidos, dijo Jayanthi.

Ambos médicos indicaron que en estos momentos no parece que los niños pequeños con buena salud tengan altos riesgos si se contagian con el virus. "En general, para los niños que están bastante sanos creo que no hay peligro de que salgan y se pongan activos", dijo Bui. "Pueden estar con sus amigos" si mantienen "una distancia social razonable y se lavan las manos religiosamente".

La doctora indicó que mantenerse activo con deportes o actividades como caminatas, ciclismo y natación ofrece beneficios para toda la vida. Sin embargo, antes de que los niños salgan corriendo a buscar a sus compañeros de equipo hay que recordarles a los de mayor edad y a los adolescentes que pueden poner en peligro a los demás si no siguen las medidas de seguridad.

"Los chicos deben entender que no solo se están protegiendo a sí mismos, sino que a sus amigos, compañeros y entrenadores", agregó.

Jayanthi, quien ha estudiado a atletas jóvenes enfocados intensamente en un deporte desde una edad temprana, indicó que los padres competitivos no deben preocuparse de que una interrupción erosione las destrezas sus hijos atletas. Los modelos de desarrollo atlético sugieren que los jóvenes que toman descansos de hasta un mes no se ven afectados, dijo.

La pausa impuesta por el virus es una oportunidad para que las familias piensen en lo que los deportes significan para ellas y quizás hasta para recobrar algo del gozo que se pierde por la presión de las competencias, dijo Jayanthi. "Todos deben regresar a los deportes de alguna manera transformados".

Bui también agregó que esta es una oportunidad para pesar las necesidades individuales, como la de mantenerse activo, con lo que beneficie a la comunidad.

"Creo que como sociedad, en nuestro papel de padres, entrenadores y maestros, lo mejor que podemos hacer es enseñar a los niños acerca de ese buen equilibro".

Comparte tu opinión