AHA News: El Medioambiente, La Cultura y Otros Determinantes Sociales Son Importante en la Salud Del Corazón

AHA News: El Medioambiente, La Cultura y Otros Determinantes Sociales Son Importante en la Salud Del Corazón

MARTES, 26 de marzo de 2019 (American Heart Association News) -- Tener una alimentación baja en grasa, hacer ejercicio en forma regular y vigilar su peso, son factores que pueden ayudar a disminuir los riesgos de padecer enfermedades del corazón y ataques cerebrales.

Sin embargo, los factores medioambientales y culturales también marcan una gran diferencia. Igualmente puede influir lo que gana para mantenerse, sobre todo si su ingreso es apenas suficiente para pagar vivienda, alimentos o la cuenta de la luz.

Los determinantes sociales de la salud son factores que afectan el lugar y las formas en que las personas viven, trabajan, aprenden y se entretienen. Son elementos que establecen el contexto de la vida y que pueden jugar un papel igual de importante que los medicamentos y los cambios físicos en su estilo de vida, cuando se trata de la salud.

Las pautas de prevención nuevas elaboradas por la American Heart Association y el American College of Cardiology reconocen que "las disparidades socioeconómicas son determinantes importantes" de los riesgos cardiovasculares.

Al trabajar con sus pacientes, los proveedores de atención médica deben abordar los determinantes sociales de la misma forma en la que destacarían un hábito de fumar o las estrategias para disminuir la presión sanguínea o el colesterol, dijo la Dra. Michelle Albert, miembro de comité de redacción de las nuevas pautas.

"Los determinantes sociales deben ser parte de la conversación preventiva con los pacientes acerca de la salud cardiovascular. Los médicos saben que estas son cosas importantes, aunque es típico que por lo general se hayan enfocado únicamente en los factores de riesgo tradicionales", agregó.

Cuando vemos una gráfica circular de las enfermedades cardiovasculares, "sólo un 20 por ciento del riesgo correspondiente viene de la genética. El otro 80 por ciento es conductual o ambiental", mencionó Albert, profesora de medicina en la Universidad de California en San Francisco, y directora del Center for the Study of Adversity and Cardiovascular Disease.

"En nuestras pautas anteriores nos enfocamos en los comportamientos que se consideran como factores de riesgo tradicionales, pero resulta que los determinantes sociales son lo que verdaderamente impulsa la realidad, sobre todo en comunidades en las que aún persiste la adversidad socioeconómica y, por lo tanto, las brechas de mortalidad por motivos de enfermedades cardiovasculares", comentó.

Los determinantes sociales de la salud afectan los factores y las conductas de la salud cardiovascular de una persona. Por ejemplo, el vecindario donde viva y el sentido de seguridad que sienta en ese lugar, pueden afectar su capacidad tanto para hacer ejercicio como para comer saludablemente dijo la Dra. Tiffany Powell-Wiley, jefa del Laboratorio de determinantes sociales de la obesidad y el riesgo cardiovascular, del National Heart, Lung, and Blood Institute.

Las personas que se sienten inseguras en su hogar podrían caer en la tendencia de no salir de casa y, por lo tanto, de hacer menos actividad física, agregó.

"Sentirse inseguro podría ocasionar más estrés y elevar las hormonas relacionadas con el estrés", dijo. "A su vez, esas hormonas pueden propiciar al aumento de peso. Existen datos definidos que respaldan la relación entre el sentido de la seguridad y marcadores de la salud tales como el peso o hasta la presión sanguínea".

Permitir que los pacientes le den un contexto a su vida puede ser un elemento clave para que sigan los consejos de un proveedor de atención médica, comentó Powell-Wiley.

"Si su médico le recomienda hacer ejercicio, pero usted vive en una comunidad que no tiene aceras ni oportunidades para hacer más actividad física, ese consejo podría entrarle por un oído y salirle por el otro", agregó.

"O, si le dicen que necesita alimentarse mejor pero no tiene acceso a alimentos saludables en su comunidad porque la tienda más cercana es sólo un minimercado o una gasolinera, el concepto de comer comida saludable podría no existir en su entender".

Las nuevas pautas sugieren avenidas para que los proveedores de atención médica incluyan el tema de los determinantes sociales en las conversaciones relacionadas con los diversos factores de riesgo. Por ejemplo, las pautas indican que, al hablar de las modificaciones alimenticias "se deben evaluar también la percepción del tamaño corporal y las influencias sociales y culturales".

Lo anterior se debe a que algunos pacientes que se consideran obesos en los documentos podrían pensar que "su cuerpo se ve perfectamente bien" debido a sus creencias e ideales culturales, agregó Albert.

Tomar en cuenta el estilo de vida y los antecedentes de un paciente puede ser crucial cuando se trate de aconsejar a las personas acerca de disminuir sus riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, La doctora también dijo que "abordar los determinantes sociales puede redituar mucho más que sólo recetar una píldora".

Comparte tu opinión