AHA News: El estrés en el trabajo y el hogar puede dañar el corazón de la mujer

AHA News: El estrés en el trabajo y el hogar puede dañar el corazón de la mujer

LUNES, 20 de mayo de 2019 (American Heart Association News) -- Aun con un cónyuge que las apoya, muchas mujeres encuentran que siguen encargadas de ayudar a los niños con la tarea y de hacer los quehaceres del hogar; a menudo, al mismo tiempo que preparan la cena apresuradamente después de haber trabajado diez horas en un empleo con proyectos urgentes y lidiando con colegas desafiantes.

De acuerdo con una cantidad creciente de estudios, todo ese estrés podría hacer que, comparadas con los hombres, la mujer tenga un mayor riesgo de tener un ataque cardiovascular o de desarrollar diabetes, enfermedades del corazón y otros padecimientos crónicos.

Si las mujeres esperan poder continuar cuidando a sus seres queridos, primero deben cuidarse a sí mismas, comenta la Dra. Gina Lundberg, directora de medicina del Emory Women's Heart Center en Atlanta.

Lundberg hace una analogía con las instrucciones que reciben los pasajeros antes de despegar cuando viajan en avión: en caso de emergencia, los padres deben colocarse la máscara de oxígeno antes de ayudar a sus hijos a ponérsela.

"Uno debe cuidarse a sí misma. Pero las mujeres tienen una pequeña voz interna que les dice que eso es ser egoísta, que deben hacer cosas por los demás. Luego terminan descuidando su propio bienestar", agregó Lundberg.

"La mujer debe dedicar tiempo a su mantenimiento general y al cuidado de su salud. Además, tenemos que promover que no es egoísta hacer ejercicio, dormir bien, ir al médico, y hacerse estudios como mamografías y pruebas de estrés para determinar la salud del corazón".

Según un estudio, las mujeres que informaron tener altos niveles de estrés relacionado con el trabajo tuvieron probabilidades por arriba de un 38 por ciento de tener un evento cardiovascular en comparación con compañeras de trabajo con niveles de estrés menores.

En otra investigación, mujeres de mayor edad que sufrieron eventos traumáticos, así como presiones crónicas en el hogar y relacionadas con el trabajo, casi duplicaron su riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2.

Los factores de estrés psicosocial, aunque vayan relacionados con algo positivo como recibir un ascenso en el trabajo, disparan reacciones hormonales en el cuerpo. A su vez, estas se han vinculado con aumento de peso y riesgos elevados de padecer enfermedades del corazón.

Ese tipo de factores estresantes también se vinculan con conductas que luego producen hábitos de vida poco sanos, dijo la Dra. Sherita Hill Golden, profesora de medicina en la Facultad de Medicina Johns Hopkins, en Baltimore.

"Cuando las personas están muy estresadas, resulta muy fácil decir que no tienen tiempo para el ejercicio por todo lo que tienen que hacer. Quizás también dejan de comer tan saludablemente como deberían. A menudo bromeo que cuando estamos en periodos de estrés, el helado es mucho más reconfortante que una manzana", comentó Golden.

Aparte de combatir el estrés, mantenerse al margen de una rutina saludable puede tener efectos secundarios beneficiosos.

"Cuando apartamos tiempo para hacer ejercicio, cuidarnos a nosotras mismas, y dedicar tiempo para llevar una alimentación sana para el corazón, ponemos el ejemplo para que nuestros hijos hagan lo mismo".

Golden también insta a las mujeres a encontrar a un buen médico principal aparte de su ginecólogo. Este doctor será de quien dependan para monitorear regularmente sus niveles de colesterol y demás factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Lundberg concuerda con lo anterior y enfatiza que es aún más importante que las mujeres con antecedentes familiares de enfermedad del corazón hablen seguido con su médico de confianza.

"Hay mucho que podemos hacer en forma preventiva", agregó.

Aparte de tomar medidas para controlar la presión sanguínea y el colesterol, y dejar de fumar, los expertos también recomiendan que las mujeres tengan un pasatiempo que las ayude a relajarse física o mentalmente.

Una forma de hacerlo es "desconectarse" habitualmente de los aparatos electrónicos o encontrar otras formas de alejarse de estos, sugiere Lundberg.

"Apague el teléfono por completo. Medite, ore, haga lo que sea necesario para quitarse el estrés. Beba más agua y duerma bien".

Comparte tu opinión