SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

AHA News: Con la llegada de verano, ¿cuánto tiempo en frente de una pantalla es demasiado?

LUNES, 3 de junio de 2019 (American Heart Association News) -- Gráficos brillantes, aplicaciones cautivadoras y una cantidad vertiginosa de ruidos, sonidos y timbres son elementos que hacen que los teléfonos inteligentes y otros aparatos portátiles sean difíciles de resistir.

Ahora que están por comenzar las vacaciones de verano para millones de niños en los Estados Unidos, los padres se estarán también preguntando cuánto tiempo frente a las pantallas es demasiado.

En pautas recién publicadas, la Organización Mundial de la Salud recomienda no exponer a las pantallas a los niños menores de 1 año. Los pequeños de entre 2 y 4 años no deben pasar más de una hora frente a estas, y entre menos tiempo lo hagan, mejor.

"A esa edad lo que los niños necesitan es interactuar con sus padres y otras personas", dice el Dr. Stephen Daniels, profesor y director del departamento de pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, y pediatra en jefe del Hospital Infantil de Colorado. "Si interactúan con un aparato, el peligro es que lleguen a aceptarlo como la norma".

Aun así, pasar tiempo viendo una pantalla es una actividad casi estándar para muchos niños, y entre más grandes sean, más tiempo dedican frente a estas. Common Sense Media, una organización sin fines de lucro, dice que los menores casi adolescentes de entre 8 y 12 años de edad dedican casi seis horas diarias a los medios, mientras de los adolescentes lo hacen con un promedio de casi nueve horas al día.

"Creo que deberíamos inquietarnos profundamente con la situación", dijo la Dra. Wendy Sue Swanson, pediatra y jefa de innovación digital y salud digital del Hospital Infantil de Seattle. "Desde que el iPhone y todos estos otros aparatos comenzaron a inundar el mundo, los humanos viven de formas nunca vistas".

En cuanto a los niños, dedicar demasiado tiempo en conductas sedentarias, tales como viendo pantallas, puede dar raíz más adelante a problemas de salud que incluyen las enfermedades del corazón.

"Si están viendo una pantalla, no están caminando, yendo al parque, o correteándose en los juegos", dijo Swanson.

Aunque algunos estudios encontraron que los llamados video juegos de ejercicio, como Dance Dance Revolution, pueden aumentar el movimiento, Swanson advierte que no hay que reemplazar las actividades físicas con las virtuales.

"Si llueve es bueno que opten por un juego de baile en lugar de Pac-Man", agregó. "Pero eso de todos modos substituye una actividad más significativa, como realmente moverse e interactuar socialmente, lo cual desarrolla la autoestima, el compañerismo y el espíritu deportivo".

También es preocupante el efecto de las pantallas en la salud mental. Un estudio reciente sugiere que los menores de 2 a 17 años que se pasan por lo menos siete horas frente a una pantalla, tienen más probabilidades de ser diagnosticados con depresión o ansiedad, comparados con niños que ven pantallas menos tiempo.

No es claro si el tiempo en pantalla ocasiona depresión o ansiedad, o si las personas ansiosas o deprimidas de retraen a sus pantallas, dijo el Dr. David Hill, pediatra y director del Consejo de Comunicación y Medios de la Academia Americana de Pediatría. "Ambas cosas pueden ser acertadas, o una de ellas puede predominar", agregó.

No todas las actividades en línea son malas, comentó Hill. Los niños hacen la tarea en línea, se conectan con chicos que tienen sus mismos intereses, y participan en actividades creativas, tales como arte, fotografía y programación. Pero es crucial que se involucren los padres.

"Necesitan que sus papás los guíen, les repitan las lecciones y los ayuden a entender lo que están viendo", dijo Hill.

Daniels recomienda que tanto a los niños como a los adolescentes se les restrinja el tiempo en pantalla a dos horas diarias, y que se establezcan zonas libres de aparatos tales como la mesa del comedor y la recámara.

Los aparatos en el dormitorio pueden atrasar la hora de dormir, agregó, y hay estudios que sugieren que la luz emitida por la pantalla afecta la capacidad para conciliar el sueño y la calidad del sueño en sí. Eso se ha vinculado con la obesidad durante la niñez y posteriormente.

Existen muchos recursos disponibles para que los padres administren el horario de pantallas. La Academia Americana de Pediatría ofrece un plan de medios de comunicación que pone el tiempo en pantalla dentro de un contexto más amplio para incluir actividades adicionales tales como la tarea, los deportes y la convivencia familiar. 

Swanson recomienda que los padres ayuden a sus hijos a establecer sus propios límites y luego hacer cumplir las consecuencias de no regularse a sí mismos.

"Los papás están lidiando con algo más fuerte que ellos y la tecnología irá mejorando y se hará aún más ingeniosa y divertida", dijo Swanson. "Necesitamos pensar bien en cómo criar niños que realmente puedan dominarla".

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad