AHA News: ¿Cómo puede incorporar las alternativas de carne en su alimentación?

AHA News: ¿Cómo puede incorporar las alternativas de carne en su alimentación?

MIÉRCOLES, 25 de septiembre de 2019 (American Heart Association News) -- Es indiscutible que las alternativas de carne se hacen cada vez más populares.

Tanto en los pasillos de los supermercados, como en los menús de restaurantes, es evidente lo mucho que se ha ampliado la innovación en las alternativas de carne basadas en productos vegetales, además de que esos productos no son exclusivos para vegetarianos y veganos. Datos de las encuestas Nielsen muestran que el 98% de las personas que compran alternativas de carne también compran carne natural.

No obstante, aun cuando la gente opte por las llamadas carnes alternativas por motivos de ética o salud, los expertos dicen que hay que ser cautelosos para contrabalancear la pérdida de nutrientes. Incluso, esa indicación se duplica en el caso de personas que se alejan totalmente de los productos animales.

"La intención debe enfocarse más", dijo Jo Ann Carson, profesora jubilada de nutrición clínica del UT Southwestern Medical Center en Dallas. "Es fácil encontrar proteínas en otras cosas, pero si las personas no consumen ningún producto animal, lácteos, carne o huevos, por ejemplo, podría ser difícil obtener suficientes gramos de proteína de los alimentos que estén comiendo".

Por ejemplo, el tofu regular contiene unos 8 gramos de proteína por cada porción de 100 gramos. La misma cantidad de carne de res molida incluye unos 19 gramos de proteína, mientras que el pollo molido contiene unos 17 gramos. Las pautas dietéticas federales recomiendan que del 10% al 35% de las calorías diarias se obtenga de la proteína, lo cual equivale a 46 gramos de proteína al día, en el caso de las mujeres adultas, y, 56 gramos para hombres adultos.

Existen factores adicionales relacionados con el consumo de carne, aparte de la proteína.

"El hierro de la carne de res se absorbe muy bien comparado con el proveniente de productos vegetales", dijo Mary Ellen Camire, profesora de ciencias de la alimentación y nutrición humana en la Universidad de Maine. "La vitamina B12 es muy importante, ya que esta solo se puede obtener de productos animales o suplementos. Este resulta ser un factor de riesgo en ciertas personas propensas a desarrollar anemia".

De acuerdo con Baum+Whiteman, grupo de consultoría para restaurantes, el 31% de la población estadounidense tiene la práctica de no comer carne en ciertos días; y, un 83% indica que ha añadido alimentos de origen vegetal a su alimentación para mejorar la salud y nutrición. Aun así, la percepción podría no reflejar la realidad en el caso de las alternativas de carne.

"Es típico que al consumir substitutos de carne de origen vegetal se acabe por comer productos más procesados", dijo Carson. "Creo que no conocemos todas las ramificaciones".

Si optan por alternativas de carne por motivos de salud, las personas deben también deben darse cuenta de los posibles sacrificios, Camire añadió.

"Muchos de esos productos se diseñan para compararse con algunas de las proteínas más estructuradas, pero resultan ser tanto bendición como maldición", comentó Camire. "Podrían contener tanta proteína como la carne de verdad, pero también quizás más sodio y hasta más grasa saturada.

"Algunas hamburguesas simuladas incluso contienen trocitos de grasa de coco para hacerlas jugosas cuando se les da la mordida".

De acuerdo con informes noticiosos, muchos de los nuevos substitutos de carne huelen y se sienten como carne, y hasta "sangran" como la carne debido a que son productos altamente procesados o diseñados genéticamente.

"Es un poco irónico que hoy en día, cuando todo el mundo quiere etiquetas con ingredientes limpios, algunas de estas carnes realmente contengan una gran cantidad de aditivos", dijo Camire.

Las leguminosas tales como garbanzos, lentejas o frijol de soya pueden ser alternativas de carne saludables, añadió. Aparte de la proteína, son fuentes buenas de otros nutrientes tales como la fibra y el hierro.

En general, y al igual que con la mayoría de las opciones alimenticias, la clave es tratar de balancear los productos animales con frutas, verduras y demás alimentos que satisfagan los requisitos de la nutrición, dijo Camire.

Pero eso es desafiante, añadió, ya que la "moderación y la variedad no son temas muy atrayentes".

Comparte tu opinión