AHA: ¿Está tomando medicamentos para un resfriado? Tome en cuenta su corazón.

AHA: ¿Está tomando medicamentos para un resfriado? Tome en cuenta su corazón.

VIERNES, 18 de enero de 2019 (American Heart Association) -- La temporada de gripe se acerca a su auge y los resfriados invernales están haciendo sus rondas. Si le ha afectado cualquiera de estos, es posible que esté considerando ir a la farmacia para aliviar sus dolores, molestias y congestión.

Pero antes de hacerlo, debe considerar el impacto que ciertos medicamentos de venta libre para el resfriado pueden tener sobre su corazón.

"Las personas que tienen la presión arterial alta o una enfermedad cardíaca descontroladas deben evitar tomar descongestionantes orales", dijo Sondra DePalma, una asistente médica del Instituto Cardiovascular PinnacleHealth de UPMC Pinnacle en Pennsylvania. "Y para la población general o personas con un bajo nivel de riesgo cardiovascular, deben usar esos medicamentos bajo la guía de un proveedor de servicios de la salud".

DePalma fue coautora de directrices publicadas en 2017 por la American Heart Association y el Colegio Americano de Cardiología, concentradas en el manejo de la presión arterial alta en personas adultas. Tanto los descongestionantes como los antinflamatorios no esteroides (AINES), que se incluyen en muchos medicamentos para el resfriado, aparecen como medicamentos que podrían elevar la presión arterial.

Los descongestionantes – como pseudoefedrina o fenilefrina – producen constricción de los vasos sanguíneos. Permiten que menos líquidos lleguen a sus senos nasales, lo cual "le seca", dijo Erin Michos, directora asociada de cardiología preventiva del Centro Ciccarone para la Prevención de Enfermedad Cardíaca de Johns Hopkins en Baltimore.

"Pero si usted sufre de alta presión arterial o enfermedad cardíaca, lo último que necesita es la constricción de los vasos sanguíneos", dijo. "Puede agravar o empeorar la condición".

Lo más preocupante son las personas que han sufrido un ataque al corazón o ataque cerebral, o que padecen de insuficiencia cardíaca o presión arterial alta descontrolada", dijo Michos.

Pero la investigación sobre los AINES insinúa que las personas supuestamente saludables también podrían estar en riesgo.

Un trabajo de 2017 publicado en la revista Journal of Infectious Diseases estudió a casi 10,000 personas con infecciones respiratorias que fueron hospitalizados por ataques al corazón. Los participantes tenían 72 años, como promedio, cuando tuvieron el ataque de corazón, y muchos presentaban factores de riesgo cardiovascular como diabetes y presión arterial alta.

Los investigadores determinaron que las personas que usaron AINES durante su enfermedad tenían una probabilidad tres veces más alta de sufrir un ataque al corazón dentro de una semana, a comparación con el mismo período, por ahí de un año antes, cuando los participantes no estaban enfermos y no tomaban AINES.

Puede deberse al efecto compuesto.

El simple hecho de padecer un resfriado o gripe pone estrés sobre el sistema cardiovascular. En el proceso de combatir la enfermedad, el ritmo cardíaco sube y causa inflamación. Mientras tanto, los AINES – que llevan una advertencia sobre el riesgo incrementado de ataque cardíaco o cerebral – pueden causar problemas al reducir la cantidad de socio eliminado en la orina, lo cual incrementa la retención de líquidos y eleva la presión sanguínea, dijo DePalma.

Los AINES pueden presentar un riesgo especial para las personas que tienen enfermedad cardíaca o insuficiencia cardíaca, añadió Michos. Las personas enfermas deben ejercer juicio si usan ambas clases de medicamentos – descongestionantes y AINES – y entender los posibles efectos secundarios.

En el caso de los descongestionantes, las pautas sobre la presión arterial recomiendan usarlos por el tiempo más corto posible o usar una alternativa, como salina nasal o antihistamínicos para ayudar con la congestión. No deben tomarse los descongestionantes por más de siete días antes de consultar a un proveedor de cuidados de la salud, dijo DePalma.

Según las directrices, se debe evitar tomar AINES en forma de pastillas cuando sea posible, para no afectar la presión arterial. Más bien, se recomienda como alternativa el uso de AINES tópicos y acetaminofén.

"Hay terapias eficaces que presentan menos riesgo y definitivamente se las debe probar primero", dijo DePalma. "Si se requieren otros medicamentos de venta libre, úselos con cautela. Y si alguien se da cuenta de estar sufriendo problemas tales como presión arterial alta u otras cosas, como palpitaciones cardíacas, debe hablar con su proveedor de cuidados de la salud".

Si los síntomas son leves o moderados, descanse y beba bastantes líquidos", dijo Michos. El prevenir la deshidratación debe ayudar con los dolores corporales, aclarar la mucosa y puede reducir la necesidad de tomar descongestionantes.

Para evitar enfermarse en primer lugar, Michos recomienda lavarse las manos con frecuencia y dormir bastante, especialmente durante la época de resfriados y gripe. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomienda una vacuna contra la gripe cada año para personas de 6 meses y más, y la vacuna contra pulmonía para los niños menores a 2 años y adultos de 65 años y más.

Comparte tu opinión