¿Adiós, agujas? Un parche podría ser el futuro de la monitorización del azúcar en la sangre

¿Adiós, agujas? Un parche podría ser el futuro de la monitorización del azúcar en la sangre

JUEVES, 4 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Los desarrolladores de un nuevo parche esperan eliminar una gran barrera contra el tratamiento de la diabetes tipo 2: los dolorosos pinchazos en los dedos y las inyecciones.

El nuevo parche, que en realidad utiliza una serie de minúsculas agujas que los investigadores prometen que no provocan dolor, detecta cuándo los niveles de azúcar en la sangre aumentan, y entonces liberan medicamentos para bajar esos niveles elevados.

Eso significa que el parche podría acabar con la necesidad de sacar sangre de la punta de los dedos para evaluar el nivel de azúcar en la sangre. También podría eliminar las agujas usadas para administrar insulina u otros fármacos para la diabetes.

"Se espera que este tipo de parche desechable controle los niveles de glucosa en la sangre durante una semana", aseguró el autor principal del estudio, Xiaoyuan (Shawn) Chen, jefe del laboratorio de imágenes moleculares y nanomedicina en el Instituto Nacional de Imágenes Biomédicas y Bioingeniería de EE. UU. en Bethesda, Maryland.

"No complica las rutinas de la vida diaria", aseguró Chen.

Aunque el parche parece promisorio, hasta ahora solo se ha evaluado en 21 ratones con diabetes tipo 2. Los resultados de los ensayos con animales no siempre se replican en los ensayos con humanos.

El parche contiene sustancias químicas que perciben los niveles en aumento de azúcar en la sangre. Cuando eso sucede, se libera un medicamento llamado exendina-4 para hacer que el cuerpo produzca insulina hasta que los niveles de azúcar en la sangre comienzan a bajar.

La exendina-4 es parte de una clase de fármacos llamados agonistas del receptor de GLP-1. Actualmente se encuentra en el mercado de Estados Unidos como Byetta, una inyección administrada dos veces al día. Otros fármacos de esa clase de medicamentos inyectables son Trulicity y Bydureon, que se inyectan semanalmente, y Victoza, una inyección diaria, según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).

Para el parche, la exendina-4 se combina con el alginato, un material gomoso que se extrae de las algas pardas. Entonces, la mezcla se introduce en la forma de la micro aguja y se carga en el parche.

El parche evaluado en los ratones medía más o menos media pulgada cuadrada (unos tres centímetros cuadrados), según los investigadores. Contenía suficiente medicamento para una semana.

"Logramos una liberación inteligente, de larga duración y que respondía a la glucosa de exendina-4", aseguró Chen.

Anotó que algunos de los ratones tuvieron inflamación en el lugar del parche. En los humanos, las náuseas y los vómitos son efectos secundarios conocidos del fármaco, pero los investigadores creen que la liberación de la exendina-4 es suficientemente lenta y no provocará esos efectos secundarios.

El próximo paso es hacer un parche más grande con más agujas, explicó Chen. Los investigadores también deberán crear unas agujas más largas para penetrar la piel humana.

El Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de Diabetes en el Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York, dijo que parece que el parche funcionó bien en el estudio.

"Pero hay un largo camino entre los ratones y apenas evaluar algo como esto en los humanos y conseguir la aprobación de la [Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.]", señaló Zonszein, que no participó en el estudio.

Pero, dijo, el parche en sí mismo es una idea muy buena, y lo mejor sería que no requeriría que los diabéticos pasen mucho tiempo gestionando la enfermedad.

Sin embargo, Zonszein apuntó que las versiones orales de los medicamentos GLP-1 están en ensayos clínicos, y competirán con las inyecciones en un futuro no muy distante.

Además, aunque la idea del parche es interesante, "la exendina-4 es el medicamento equivocado", planteó Zonszein. Si los investigadores pudieran averiguar cómo hacer el parche con insulina, afirmó, probablemente sería una mejor opción, aunque las dosis necesarias de insulina podrían ser demasiado altas como para caber en el parche.

Los resultados del estudio de los investigadores sobre el tratamiento con el parche en los ratones se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Nature Communications.

Más información

La Asociación Americana de la Diabetes ofrece más información sobre el tratamiento de la diabetes tipo 2.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión