Actualmente, menos estadounidenses tienen un médico de atención primaria

Actualmente, menos estadounidenses tienen un médico de atención primaria

MARTES, 17 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- El número de estadounidenses que tienen un médico de atención primaria se está encogiendo, con consecuencias potenciales para su salud, advierten unos investigadores.

El nuevo estudio encontró que, en 2015, un estimado de un 75 por ciento de los estadounidenses tenían un proveedor de atención primaria, una reducción frente a un 77 por ciento en 2002. Los declives fueron más pronunciados en las personas menores de 60 años. Por ejemplo, entre los estadounidenses en la treintena, el número se redujo de un 71 a un 64 por ciento.

El estudio, que se publicó el 16 de diciembre en la revista JAMA Internal Medicine, no pudo explorar los motivos.

Pero la nueva "cultura de la comodidad" podría ser uno de los factores subyacentes de la tendencia, señaló el investigador principal, el Dr. David Levine, médico del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

Sobre todo en las personas que son más jóvenes y tienen una mejor salud, las clínicas sin cita previa (que prometen un servicio rápido en horarios no tradicionales) podrían ser más atractivas que una cita tradicional para la atención primaria.

"Ha habido una especie de revolución de la comodidad en la atención primaria", dijo Levine. "Y es probable que sea una de las cosas que están sucediendo con las poblaciones más jóvenes".

En ese caso, ¿es necesariamente algo malo?

"La continuidad de la atención, es decir, tener un proveedor que le conozca a usted y a su historial, es muy importante", observó Levine.

En un estudio publicado a principios de año, él y sus colaboradores encontraron que los estadounidenses con un médico de atención primaria eran más propensos a recibir unos tipos de atención de "alto valor".

Levine señaló que esto incluye cosas como las vacunas contra la gripe, la consejería para perder peso y la cesación del tabaquismo, las revisiones de la presión arterial y las pruebas estándar para la detección del cáncer.

Pero hay otros culpables del abandono gradual de la atención primaria por parte de los estadounidenses.

"En todas partes del mundo", comentó Levine, "'primero la atención primaria' es el modelo de la atención de la salud".

Pero en Estados Unidos, las personas con frecuencia son atendidas por especialistas, quienes, en el mundo médico, son los reyes respecto al pago y al prestigio, anotó Levine. Y eso hace que muchos médicos se sientan atraídos por las especialidades, y se alejen de la atención primaria.

Levine dijo que se sabe que el país se enfrenta a una escasez de proveedores de atención primaria, en particular en las áreas rurales. Esto es aparte del problema perenne del seguro de salud, o la falta del mismo.

"Sin duda hay unos intensos problemas de acceso", dijo Levine.

Los nuevos hallazgos se basan en una encuesta federal continua que monitoriza el uso de la atención de la salud de los estadounidenses.

El número de estadounidenses con un proveedor de atención primaria se redujo en 2 puntos de porcentaje entre 2002 y 2015.

"Dos puntos de porcentaje quizá no parezcan una gran diferencia", dijo Levine, "pero equivale a millones de estadounidenses".

Y algunos grupos (que incluyen a las personas sin seguro, los adultos más jóvenes, las minorías raciales y las personas del Sur) eran más propensos que otros a carecer de un médico de atención primaria. Los hombres también estaban prescindiendo de ellos. En 2015, un 30 por ciento no tenían un proveedor, en comparación con un 30 por ciento de las mujeres.

El Dr. Ranjit Singh es director del Centro de Investigación en Atención Primaria de la Universidad de Buffalo, en Nueva York.

Dijo que los problemas de acceso, las actitudes culturales y la tendencia a favor de las clínicas de atención médica en los establecimientos minoristas podrían ser factores contribuyentes.

Según Singh, que no participó en el estudio, el "Dr. Google" también podría tener un rol. "¿Algunas personas sienten que pueden investigar sobre sus problemas de la salud y ser su propio proveedor de atención primaria?", se preguntó.

Cualquiera que sea el motivo, dijo Singh, "muchos estadounidenses se están perdiendo una oportunidad importante para mantener su salud".

Aunque piense que tiene una salud de hierro, anotó, las visitas de atención primaria de rutina pueden detectar afecciones mayores que no tienen síntomas, como la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

Levine apuntó a algunas formas potenciales de abordar este problema.

"Podríamos crear incentivos para que los médicos entren en la atención primaria, sobre todo en las áreas rurales", señaló. Por ejemplo, se podría pagar la escuela de medicina a los nuevos médicos si aceptan entrar en la atención primaria en un área con pocos servicios durante un número determinado de años.

El campo de la atención primaria también podría ayudarse a sí mismo al encararse al "factor de la comodidad", añadió Levine. Eso podría significar ofrecer citas a horarios no tradicionales, por ejemplo, o usar la tecnología para comunicarse con los pacientes.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre cómo elegir un proveedor de atención primaria.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión