A medida que las cirugías pospuestas se reanuden, ¿podrán los hospitales de EE. UU. aguantar la presión?

A medida que las cirugías pospuestas se reanuden, ¿podrán los hospitales de EE. UU. aguantar la presión?

LUNES, 1 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Durante meses, la pandemia del coronavirus obligó a los hospitales a retrasar las cirugías electivas, a medida que los médicos dirigían su atención a tratar a los pacientes con COVID-19, pero el grifo de los procedimientos no urgentes está a punto de abrirse.

Lamentablemente, dos nuevos informes de investigadores de la Universidad de Johns Hopkins sugieren que los hospitales tendrán que esforzarse hasta el límite con el aumento en ciernes de cirugías reprogramadas.

"Incluso si la demanda de los pacientes se redujera en un 50 por ciento, que es una cifra tremenda, seguiría habiendo casi 400,000 casos pendientes [tan solo] en ortopedia", señaló el Dr. Amit Jain, cirujano de la columna de la Hopkins y coautor de uno de los informes.

"Sin ampliar la capacidad quirúrgica y facilitar que los proveedores atiendan a los pacientes de manera eficiente, este fenómeno de las listas de espera podría ser muy, pero muy real", añadió Jain.

Tinglong Dai, investigador y profesor asociado de la Hopkins y coautor de un informe que predijo retrasos en las cirugías del cáncer de mama, comparó al aluvión con "el efecto red". Por ejemplo, Dai ha retrasado llevar a sus hijos al pediatra este mes debido a inquietudes sobre la exposición al virus, pero una vez sus amigos y vecinos comiencen a llevar a sus hijos a los pediatras, él podría hacer lo mismo.

Junto con el aumento anticipado en la demanda de cirugías electivas, es probable que los nuevos protocolos de seguridad relacionados con la COVID-19 abrumen a los hospitales, apuntaron los investigadores. Las salas de espera tendrán una capacidad de aforo más baja de lo usual para garantizar el distanciamiento social. Los proveedores de atención de la salud y los pacientes necesitarán cantidades masivas de máscaras clínicas y otros equipos de protección, que todavía escasean en algunos estados de EE. UU. Los pacientes tendrán que recibir pruebas del coronavirus antes de ser considerados para una cirugía.

Al mismo tiempo, las afecciones de muchos pacientes se harán más urgentes a medida que sus cirugías electivas se retrasen, advirtieron los investigadores.

El estudio de Jain, que se publicó en una edición reciente de la revista Journal of Bone and Joint Surgery, encontró que los cirujanos ortopédicos podrían tardar entre siete y 16 meses para volver a realizar un 90 por ciento de las cirugías completadas al nivel de eficiencia anterior a la pandemia. Incluso en el supuesto optimista de siete meses, el estudio encontró que se retrasarán casi 1 millón de cirugías ortopédicas.

Los investigadores explicaron que habrá un retraso "fijo", conformado por todos los pacientes cuyas cirugías se suspendieron entre mediados de marzo y mediados de mayo. Entonces, se creará otro retraso a medida que los cirujanos ortopédicos sigan trabajando con una eficiencia más baja debido a tener que seguir los protocolos de seguridad relacionados con la COVID-19, que consumen mucho tiempo.

A diferencia de los reemplazos de rodilla y cadera, que en general no son urgentes, las cirugías de la columna son más parecidas a las cirugías para el cáncer, y con frecuencia se hacen cada vez más urgentes a medida que se retrasan, apuntó Jain. Muchos de sus pacientes tienen estenosis espinal, una dolorosa anomalía de la espina dorsal. En marzo, la mayoría de esos pacientes se consideraban "no urgentes", pero la afección de algunos ha empeorado. "Comenzarán a pasar a esa categoría de urgencia", advirtió Jain.

Por otra parte, un segundo informe de la Hopkins predice un aumento en las cirugías por el cáncer de piel, que podría convertirse en un retraso de seis meses. Estos investigadores llegaron a esa conclusión tras revisar las evidencias de los retrasos en las cirugías tras el brote de ébola en el oeste de África.

Ambos informes respaldan la urgencia de ayudar a los hospitales a prepararse para el aluvión.

Los investigadores recomiendan que los departamentos de cirugía prioricen las listas de espera según varias consideraciones, entre ellas la urgencia del caso, además de factores como la edad y las afecciones de salud subyacentes, que contribuyen al riesgo de mortalidad de un paciente si se infecta con la COVID-19.

También sugieren que los cirujanos ajusten sus calendarios según las consideraciones de cada paciente. Para hacerlo, los pacientes deben solicitar las cirugías lo antes posible.

"Es muy importante que los pacientes comprendan que ahora los cirujanos no tendrán mucha capacidad", explicó la investigadora del informe sobre el cáncer de piel, Ge Bai, profesora asociada de políticas y gestión de la salud. "Deben ser evaluados por médicos de atención primaria, para que puedan ser remitidos a un cirujano y tener las mayores probabilidades de ser tratados de forma oportuna".

Algunos expertos consideran este momento como una oportunidad para replantearse la atención de la salud. Por ejemplo, señaló Bai, la sobrecarga de los departamentos de cirugía podría llevar a los sistemas a eliminar las cirugías innecesarias, un gasto que contribuye en gran medida al gasto total del país en atención de la salud.

Más información

Para más información sobre las cirugías, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión