A medida que el salario mínimo aumenta, las tasas de suicidio disminuyen

A medida que el salario mínimo aumenta, las tasas de suicidio disminuyen

MARTES, 7 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Las leyes sobre el salario mínimo pueden literalmente salvar las vidas de las personas que tienen dificultades para salir adelante, sugiere un nuevo estudio.

La tasa de suicidio se reduce entre las personas con un nivel educativo más bajo cuando el salario mínimo aumenta, descubrieron los investigadores.

Los estados experimentan una reducción de hasta un 6 por ciento en las tasas de suicidio por cada aumento de 1 dólar en el salario mínimo, señaló el investigador principal, John Kaufman, estudiante doctoral de epidemiología de la Universidad de Emory, en Atlanta.

Un aumento de 1 dólar en el salario mínimo federal podría haber prevenido 13,800 suicidios entre los adultos con un nivel educativo más bajo de 18 a 64 años durante el punto máximo de desempleo tras la crisis financiera de 2009, estimaron los investigadores. Un aumento de 2 dólares habría prevenido 25,900 suicidios entre 2009 y 2015.

Este efecto solo se observa entre las personas con una educación de escuela secundaria o inferior, dijo Kaufman, y se hace más firme cuando la tasa de desempleo es más alta.

"Durante los periodos de mucho desempleo, las personas están más dispuestas a trabajar en empleos con unos salarios más bajos, y esos empleos con unos salarios más bajos son los que tendrán un mayor pago si hay un aumento en el salario mínimo", apuntó Kaufman. "Esos trabajos se hacen más valiosos tanto para las personas que trabajan como para sus dependientes y familias, en comparación con las épocas en que la economía va bien".

Los candidatos presidenciales demócratas ofrecen un amplio respaldo a duplicar el salario mínimo federal, de 7.25 a 15 dólares, entre ellos el exvicepresidente Joe Biden y el senador de EE. UU. Bernie Sanders.

Estos hallazgos muestran que una medida política de este tipo podría ayudar a proteger a las personas de los intentos de suicidio, indicó Kaufman.

"Es importante darse cuenta de que hay intervenciones a nivel de la población, como estas políticas, que en realidad pueden tener un impacto en la tasa de suicidio", dijo Kaufman. "Si la relación que observamos es causal, entonces si se desea reducir el riesgo de suicidio entre las personas con un nivel educativo más bajo, esta podría ser una forma de hacerlo".

En este estudio, los investigadores analizaron los cambios en las leyes sobre el salario mínimo y las tasas de desempleo de los 50 estados, y compararon esos datos económicos con la tasa de suicidio de cada estado. Monitorizaron esos datos cada mes entre 1990 y 2015.

Durante ese periodo de 25 años, hubo 478 cambios en las leyes sobre los salarios mínimos estatales. Las personas ganaban 2,200 dólares adicionales al año, en promedio, si vivían en un estado que superó al salario mínimo federal.

Los investigadores estimaron que las tasas de suicidio de los estados se redujeron entre un 3.4 y un 5.9 por ciento por cada aumento de 1 dólar en el salario mínimo, pero solo entre las personas con un nivel educativo de escuela secundaria o inferior. No se observó un efecto en las personas con un título universitario.

Durante el cuarto de siglo completo que se analizó, un aumento de 1 dólar en el salario mínimo estatal habría prevenido 27,550 suicidios, y un aumento de 2 dólares podría haber evitado 57,350 suicidios, aseguraron los investigadores.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 7 de enero de la revista Journal of Epidemiology and Community Health.

Los resultados concuerdan con otras investigaciones sobre los vínculos entre el estrés financiero y el suicidio, aseguró Samuel Knapp, psicólogo clínico en Landisville, Pensilvania, y autor de Suicide Prevention: An Ethically and Scientifically Informed Approach.

Por ejemplo, la participación en los programas de cupones alimentarios se ha vinculado con unas tasas de suicidio más bajas entre los hombres, dijo Knapp.

"El desempleo, el estrés laboral o el estrés financiero provocan más o menos uno de cada seis suicidios", observó Knapp. "El suicidio se vincula con el distrés económico. Hay unas tasas de suicidio muy altas entre las personas con unos ingresos bajos. Se trata de un hallazgo muy consistente".

Los impulsos suicidas son provocados por sentimientos de desesperanza, estancamiento o aislamiento social, o el sentimiento de que uno es una carga para los demás, dijo Knapp.

"Podemos imaginarnos que alguien que no está cualificado y pierde el trabajo se sentirá más desesperanzado que alguien con unas buenas cualificaciones y que tiene muchas probabilidades de encontrar empleo o alguien que tenga algunas reservas económicas", apuntó Knapp.

Pero este es un estudio observacional que no puede determinar una relación causal directa, y la Dra. Maria Oquendo, psiquiatra, cuestionó si los investigadores tomaron completamente en cuenta todas las variables que influyen en el suicidio.

"Una de las preguntas que tuve fue si esos estados que aumentan el salario mínimo son los que cuidan mejor a sus ciudadanos. Por ejemplo, quizá ofrezcan más servicios de salud mental", lo que ayudaría a desalentar el suicidio, dijo Oquendo, catedrática de psiquiatría en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

El estudio tampoco toma en cuenta la susceptibilidad al suicidio de cada individuo, que en parte se fomentada por su propia biología, añadió Oquendo.

"Desde luego, no todo el que es pobre o que se expone al estrés realiza conductas suicidas. Hay una interacción entre el estrés ambiental y la vulnerabilidad biológica individual de una persona", señaló Oquendo.

Más información

La American Foundation for Suicide Prevention ofrece más información sobre los factores de riesgo y las señales de advertencia del suicidio.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión