A final de año, hasta 50,000 niños de EE. UU. podrían haber sido hospitalizados con la COVID-19

A final de año, hasta 50,000 niños de EE. UU. podrían haber sido hospitalizados con la COVID-19

MIÉRCOLES, 22 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Si bien parece que los niños se han librado en gran medida de lo peor de la pandemia del coronavirus, un nuevo estudio sugiere que es posible que hasta 50,000 niños hayan acabado hospitalizados con la COVID-19 para finales de 2020.

Y si alrededor de un 25 por ciento de la población de EE. UU. se ha infectado con la COVID-19 para finales de este año, es probable que más de 5,000 niños y adolescentes estén gravemente enfermos y requieran ventilación mecánica, estimaron los investigadores.

"No deseamos ser alarmistas. Los niños siguen siendo la proporción con el riesgo más bajo de nuestra población. Pero sería un error pensar que la COVID-19 no es riesgosa para todo el mundo", señaló el autor del estudio, Jason Salemi, profesor asociado de epidemiología del Colegio de Salud Pública de la Universidad del Sur de Florida, en Tampa.

Salemi apuntó que es particularmente importante pensar sobre el riesgo a medida que las autoridades hablan de levantar las restricciones que han ayudado a reducir el impacto de la enfermedad. Esas medidas de mitigación han incluido cosas como los cierres de las escuelas y los negocios.

"Al usar esas estrategias de mitigación, parece que hemos aplanado la curva, y si continuamos lo que estamos haciendo, quizá no abrumemos a nuestro sistema de atención de la salud", aseguró.

Pero si las medidas de mitigación se levantan o se hacen menos estrictas, las tasas de infección podrían volver a subir. Los hospitales podrían experimentar un influjo renovado de pacientes, entre ellos pacientes pediátricos. Y es importante planificar tomando en cuenta a los niños enfermos, porque presentan problemas adicionales, por ejemplo la necesidad de unos suministros médicos de un tamaño más pequeño, y cómo diseñar políticas que permitan a uno de los padres permanecer de forma segura con un niño enfermo, explicó Salemi.

Los investigadores recurrieron a datos de China para tener una idea de cómo la infección podría afectar a los niños. Más de 2,100 niños se infectaron con el coronavirus en China.

Entonces, observaron la forma en que la enfermedad está afectando a los niños en Estados Unidos. Entre el 18 de marzo y el 6 de abril, se admitieron 74 niños de EE. UU. a las unidades de cuidados intensivos pediátricos. Salemi dijo que, desde entonces, se han hospitalizado más niños.

Los investigadores usaron un modelado estadístico para estimar que es probable que más de 176,000 niños y adolescentes, de 0 a 17 años de edad, estén infectados con el virus en este momento. Y también es importante tomar esto en cuenta, porque los niños quizá no tengan ningún síntoma, pero podrían de cualquier forma estar infectados y ser contagiosos, anotó Salemi.

Casi la mitad de los niños que acabaron en las unidades de cuidados intensivos pediátricos tenían entre 12 y 17 años. Los niños de 2 a 11 años conformaron un 24 por ciento de los casos graves, mientras que los niños más pequeños (los menores de 2 años) conformaron un 30 por ciento de los casos más graves de la enfermedad en niños.

La estadía hospitalaria promedio de un niño o adolescente con COVID-19 es de 14 días, apuntaron los investigadores.

Salemi dijo que, basándose en las estrategias actuales de mitigación, no prevé que el sistema de atención de la salud pediátrica de Estados Unidos colapse. Pero comentó que, dependiendo de qué tan rápidamente los estadounidenses intentan reabrir los negocios, escuelas y grandes eventos, esos estimados podrían cambiar.

También anotó que los niños de las familias con unos ingresos más bajos tienen más probabilidades de ser los más afectados, porque sus padres con frecuencia tienen trabajos que no pueden realizar desde casa. Y podrían vivir en unos hogares más hacinados.

El Dr. Marcelo Malakooti, director médico de la unidad de cuidados intensivos pediátricos del Hospital Pediátrico Lurie, en Chicago, dijo que su hospital ha tenido a niños con infecciones de la COVID-19, pero añadió que "las cifras no son muy altas, pero en realidad todavía es demasiado pronto para saber cómo el coronavirus afectará a la población pediátrica en general".

Los padres y los especialistas en pediatría "sin duda no deben bajar la guardia", enfatizó.

Malakooti advirtió a los padres que tengan un cuidado particular respecto a permitir que sus hijos estén cerca de los grupos de alto riesgo, por ejemplo las personas mayores. Esta medida tiene más que ver con proteger a las personas con un riesgo alto de las infecciones asintomáticas que pueden ocurrir en los niños.

"Los niños no son adultos pequeños. Los síntomas de la infección con la COVID-19 pueden ser similares a los de los adultos, pero más leves. Lo mejor es tener un cuidado extremo de antemano. Evite las multitudes. Enseñe a los niños a lavarse las manos antes y después de comer. Limpie las superficies que se tocan mucho", enfatizó.

Y, añadió Malakooti, "es importante que se mantenga a los niños en una salud óptima. No falte a las visitas de rutina, y asegúrese de que sus hijos reciban las vacunas".

El estudio se publicó en la edición en línea del 16 de abril de la revista Journal of Public Health Management and Practice.

Más información

Aprenda más sobre los niños y el coronavirus en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión