Los gorilas no sufren pérdida ósea al envejecer

Los gorilas no sufren pérdida ósea al envejecer
| Foto: HEALTHDAY

Son los parientes más cercanos de los humanos, pero los gorilas se han librado de una enfermedad del envejecimiento de la que sufren las personas: la osteoporosis.

La afección provoca una pérdida y un debilitamiento óseos acelerados.

En un nuevo estudio, los investigadores utilizaron un escáner de TC para analizar los huesos de la pierna, el brazo y la columna de 34 gorilas de montaña salvajes de Ruanda (16 hembras y 17 machos) de 11 a 43 años. Ese es el rango completo de la edad adulta de la especie.

Los huesos eran de esqueletos de gorilas que habían muerto en estado salvaje y que formaban parte de una colección de un centro de investigación.

Algunas de las señales del envejecimiento en los huesos de los gorilas eran similares a las de los humanos, incluyendo un ensanchamiento general del diámetro de los huesos largos y un desgaste de la pared ósea.

Pero los huesos de los gorilas no tuvieron la pérdida mineral ósea acelerada asociada con la osteoporosis relacionada con la edad en las personas.

En los humanos, las mujeres tienden a perder más densidad mineral ósea que los hombres, pero no hubo ninguna diferencia significativa en la densidad ósea o la fuerza general entre los gorilas de montaña machos y hembras de más edad. El estudio se publicó en una edición reciente de la revista Philosophical Translations of the Royal Society B.

La diferencia entre los gorilas y los humanos podría deberse a que los gorilas tienen hijos a lo largo de toda la vida y mantienen los niveles de hormonas que previenen la pérdida ósea, sugirieron los investigadores.

Además, unos niveles más altos de actividad podrían ayudar a los gorilas a desarrollar y a mantener unos huesos más fuertes, señaló el autor del estudio, Christopher Ruff, profesor del Centro de Anatomía Funcional y Evolución de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"En los humanos, la osteoporosis es un problema mecánico realmente interesante", comentó Ruff en un comunicado de prensa de la Hopkins.

"En términos de la selección natural, no hay una ventaja evolutiva de desarrollar la pérdida ósea con la edad hasta el punto de una fractura potencial", indicó. "Al observar a estos parientes cercanos de los humanos en el árbol evolutivo, podemos inferir más sobre los orígenes de esta afección".

Los hallazgos sugieren que la continuación de la vida más allá de los años de fertilidad surgió en los humanos tras una separación evolutiva de los simios africanos, y que fue entonces cuando algunas enfermedades relacionadas con la edad, como la osteoporosis, tuvieron su origen, explicaron los investigadores.

Comparte tu opinión