Remolacha

Remolacha
Remolacha, betarraga, betabel, o Beta vulgaris | Foto: ISTOCK

¿Qué es la remolacha?

La remolacha es una planta. La raíz se usa con fines medicinales. La raíz y las hojas de la remolacha también se usan como vegetales.

Las remolachas se utilizan además en el tratamiento de las enfermedades del hígado graso. Asimismo, las remolachas se utilizan para ayudar a reducir los niveles de triglicéridos (un tipo de grasa) en la sangre, disminuir la presión arterial, mejorar el rendimiento atlético y reducir el dolor muscular. No obstante, existe evidencia científica limitada para apoyar estos usos.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Rendimiento atlético. La ingesta de jugo de remolacha podría ayudar a ciertas personas a moverse más rápidamente o haciendo menos esfuerzo. No obstante, no está claro la cantidad o la frecuencia de ingesta del jugo de remolacha. Es posible que la remolacha funcione mejora en personas que realizan ejercicios por diversión que en atletas muy entrenados.

¿Cómo funciona?

La remolacha contiene químicos que podrían reducir la inflamación y el colesterol. Además, la remolacha puede aumentar los niveles de un químico llamado óxido nítrico en el cuerpo. El óxido nítrico puede afectar los vasos sanguíneos, posiblemente reducir la presión arterial y facilitar la práctica de ejercicios físicos.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

La remolacha ES PROBABLEMENTE SEGURA para la mayoría de la gente cuando se toma en las cantidades que se encuentran típicamente en los alimentos. La remolacha ES POSIBLEMENTE SEGURA para la mayoría de las personas cuando se ingiere en cantidades medicinales.

La remolacha puede teñir la orina y las heces de color rosado o rojo. Además, pueden disminuir los niveles de calcio y causar daño renal. Esto no se ha observado en las personas.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: Se desconoce si eses seguro utilizar grandes cantidades de remolacha en forma de medicamentos durante el embarazo o la lactancia. Consuma solo las cantidades presentes en los alimentos.

Enfermedad renal: El comer demasiada remolacha podría empeorar la enfermedad renal.

¿Existen interacciones con medicamentos?

No se sabe si este producto interactúa con algún medicamento.

Si está tomando medicamentos, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar este producto.

¿Existen interacciones con alimentos?

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

La siguientes dosis se han estudiado en investigación científica:

POR BOCA:

  • Aumento del rendimiento atlético: Se consumió 70-140 mL diarios de jugo de remolacha, generalmente algunas horas antes de la actividad física. Se consumió 200 gramos de remolacha cocida 75 minutos antes de realizar actividad física.

Otros nombres

Beet Greens, Beet Juice, Beetroot, Beetroot Juice, Beta vulgaris, Betarraga, Beets, Betterave, Betterave à Sucre, Betterave Jaune, Betterave Rouge, Betteraves, Fodder Beet, Garden Beet, Green Beet, Mangel, Mangold, Red Beet, Remolacha, Scandinavian Beet, Sugarbeet, Yellow Beet.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión