Habas De San Ignacio

¿Qué es?:

Las habas de San Ignacio se obtienen de la planta Strychnos ignatii. Las habas de San Ignacio se utilizan con fines medicinales.

A pesar de serias preocupaciones sobre su seguridad, algunas personas usan habas de San Ignacio para evitar los desmayos. También se utiliza como bebida amarga o como un tónico; y como un agente para vigorizar, refrescar o restaurar la función del cuerpo.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • La prevención de un desmayo.
  • Usar como un tónico.
  • Otros usos.
Se necesitan más pruebas para evaluar la eficacia de las habas de San Ignacio para estos usos.

¿Cómo funciona?:

Las habas de San Ignacio contienen estricnina y brucina que son sustancias venenosas. Estas sustancias químicas afectan la transmisión de los impulsos nerviosos a los músculos.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

Las habas de San Ignacio NO SON SEGURAS. Son venenosas. El peligro se debe a la presencia de estricnina y brucina. En 1989 la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) prohibió la venta de productos de estricnina de venta libre.

Los efectos secundarios y tóxicos incluyen agitación, sensación de ansiedad, un aumento de la sensación de percepción, un aumento de los reflejos, mareos, dolor de cuello y rigidez en la espalda, espasmos musculares, calambres en el cuello y la mandíbula, convulsiones dolorosas de todo el cuerpo, aumento de la tensión muscular, dificultad para respirar, convulsiones, insuficiencia renal y muerte.

El uso a largo plazo de las habas de San Ignacio, incluso en cantidades tan pequeñas que no parecen tener efectos adversos, con el tiempo puede causar daño al hígado y causar la muerte. Los resultados de las pruebas de laboratorio hechas en la orina y el contenido del estomago pueden identificar envenenamiento con estricnina como la causa de muerte.

Advertencias y precauciones especiales:

Puesto que las habas de San Ignacio son venenosas, tenga especial cuidado de no tomarlas si usted tiene alguna de estos problemas:

Embarazo y lactancia: El uso de habas de San Ignacio NO ES SEGURO si está embarazada o amamantando. Son venenosas y pueden afectar a usted y su bebé.

Enfermedad hepática: La estricnina se acumula en las personas con daño hepático, por lo que es más probable que se produzca intoxicación. La acumulación de estricnina puede producir daño hepático.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

No se sabe si este producto interactúa con algún medicamento.

Si está tomando medicamentos, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar este producto.

:

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

La dosis apropiada de habas de San Ignacio depende de muchos factores tales como la edad de la persona, el estado de salud y varias otras condiciones. En este momento no hay suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para el uso de las habas de San Ignacio. Tenga en cuenta que los productos naturales no son siempre necesariamente seguros y las dosis pueden ser importantes. Asegúrese de seguir las instrucciones en las etiquetas de los productos y consulte con su farmacéutico, doctor u otro proveedor de salud médica antes de usarlos.

Otros nombres:

Bean of St. Ignatius, Fiève de Saint-Ignance, Ignatia, Ignatia Amara, Lu Song Guo, Saint Ignatius-beans, Strychnos ignatii, Strychnos tieute.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión