Cohosh Blanco

¿Qué es?:

El cohosh blanco es una hierba. A pesar de que todas las partes de la planta son venenosas, el cohosh blanco se utiliza con fines medicinales.

No hay que confundir al cohosh blanco con el cohosh negro, que se utiliza para los síntomas de la menopausia; o con el cohosh azul, una hierba que se usa para estimular el útero y aliviar los espasmos musculares. El cohosh blanco también se conoce con el nombre baneberry, pero no hay que confundirlo con el baneberry Europeo.

Las mujeres usan cohosh blanco para estimular la menstruación, para el tratamiento de otros trastornos femeninos y para facilitar el parto.

El cohosh blanco también se usa para los resfriados y la tos, para los trastornos del tracto urinario, para la picazón y los trastornos estomacales.

Algunas personas usan el cohosh blanco para revivir a las personas que están cercanas a la muerte.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Estimular la menstruación (períodos).
  • El tratamiento de los trastornos femeninos.
  • Los resfriados.
  • La tos.
  • Los problemas de estómago.
  • Otras afecciones.
Se necesitan más pruebas para evaluar la eficacia del cohosh blanco para estos usos.

¿Cómo funciona?:

No hay suficiente información disponible para saber como funciona el cohosh blanco.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

El cohosh blanco NO ES SEGURO. Todas las partes de la planta son venenosas. Puede causar problemas estomacales, vómitos, diarrea con sangre, dolor de cabeza, problemas del corazón y de la circulación sanguínea y delirio.

Evite el contacto del cohosh blanco con la piel ya que puede producir hinchazón y ampollas en la piel.

Advertencias y precauciones especiales:

El cohosh blanco NO ES SEGURO para ninguna persona y las personas con los siguientes problemas tienen más razones para no usarlo.

Embarazo y lactancia: NO ES SEGURO usar cohosh blanco si usted está embarazada o amamantando. Todas las partes de la planta son venenosas.

Problemas estomacales o intestinales (gastrointestinales, GI): El cohosh blanco podría irritar el tracto gastrointestinal y podría empeorar los trastornos GI.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

No se sabe si este producto interactúa con algún medicamento.

Si está tomando medicamentos, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar este producto.

:

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

La dosis apropiada de cohosh blanco depende de muchos factores tales como la edad de la persona, el estado de salud y varias otras condiciones. En este momento no hay suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para el uso del cohosh blanco. Tenga en cuenta que los productos naturales no son siempre necesariamente seguros y las dosis pueden ser importantes. Asegúrese de seguir las instrucciones en las etiquetas de los productos y consulte con su farmacéutico, doctor u otro proveedor de salud médica antes de usarlos.

Otros nombres:

Actaea alba, Actaea pachypoda, Actaea rubra, Actée Blanche, Actée Pachypoda, Baneberry, Coralberry, Doll's Eye, Snakeberry, White Baneberry.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión