Canela de Cassia

¿Qué es?:

La canela de cassia es un tipo de canela. Se prepara con la corteza interna seca de un árbol llamado siempreverde. Aparte de la canela de casia, otra planta comúnmente muy usada es la canela de cassia (Cinnamomum verum). La especia canela, que se encuentra en negocios de alimentos, podría contener ambos tipos de esta canela. Sin embargo, la mayoría de la canela vendida en USA es la canela de casia.

La canela de cassia se ingiere para tratar la diabetes y la prediabetes, las flatulencias (gases), los espasmos musculares y estomacales, para prevenir náuseas, el vómito, la diarrea, las infecciones, el resfrío común y la falta de apetito.

Algunas personas la usan para la disfunción eréctil (DE), las hernias, para evitar que los niños se orinen en la cama, para el dolor de las articulaciones, los síntomas de la menopausia, los problemas menstruales y para abortar. La canela de cassia también se usa para el dolor de pecho, los trastornos a los riñones, la presión arterial alta, los calambres y el cáncer.

Las personas se aplican canela de casia en la piel para repeler los mosquitos.

En los alimentos y bebidas, la canela de cassia se utiliza como agente saborizante.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Diabetes. Cierta evidencia preliminar muestra que la ingesta de canela de casia durante aproximadamente 3 meses ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes tipo 2. La canela de casia no parece mejorar los controles de los niveles de azúcar en la sangre y los síntomas relacionados en personas con diabetes tipo 1.

¿Cómo funciona?:

La canela de cassia contiene hidroxichalcona y químicos similares. Estos químicos parecen mejorar la sensibilidad a la insulina. La canela de casia también contiene químicos que podrían activar las proteínas de la sangre, que aumentan la absorción de azúcar en la sangre. Estos efectos podrían mejorar el control de los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes. La canela de casia también contiene cinamaldehído. Este químico podría tener actividad antibacteriana y antiviral. También parece detener el crecimiento de ciertos tipos de células de tumores sólidas.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

La canela de cassia es PROBABLEMENTE SEGURA cuando se ingiere en las cantidades comúnmente presentes en los alimentos y cuando se ingiere en dosis medicinales duramte un máximo de 4 meses.

La canela de casia ES POSIBLEMENTE SEGURA cuando se aplica en la piel durante corto plazo.

La canela de casia es POSIBLEMENTE NO ES SEGURA cuando se ingiere durante tiempo prolongado. El tomar grandes cantidades de canela de cassia puede producir efectos secundarios en algunas personas. La canela de cassia puede contener grandes cantidades de una sustancia química llamada cumarina. En las personas que son sensibles a la cumarina, esta podría producir o empeorar la enfermedad del hígado.

Cuando se aplica a la piel, la canela de cassia puede a veces producir irritación de la piel y reacciones alérgicas en la piel.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y Lactancia: No existe suficiente información confiable sobre si resulta segura la ingesta de canela de casia si está embarazada o amamantando. Sea precavida y evite su uso. 

  Niños: La canela de casia ES POSIBLEMENTE SEGURA cuando se ingiere de manera apropiada. Se usó un gramo de canela de casia por día de manera segura en adolescentes de 13-8 años durante un máximo de 3 meses.

  Diabetes: La canela de cassia puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre en las personas con diabetes. Preste atención a las señales de bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglicemia) y si tiene diabetes y usa canela de cassia en cantidades más altas a las que se encuentran en los alimentos, controle su azúcar cuidadosamente. Enfermedad del hígado: la canela de cassia contiene un sustancia química que podrían dañar el hígado. Si tiene enfermedad hepática no ingiera canela de cassia en cantidades más altas a las que se encuentran normalmente en los alimentos. Cirugía: La canela de cassia podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre y podría interferir con el control del azúcar en la sangre durante y después de la cirugía. Deje de tomar canela de cassia en cantidades medicinales por lo menos 2 semanas antes de someterse a una cirugía.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

Medicamentos para la diabetes (Antidiabéticos)

La canela de cassia podría disminuir el nivel de azúcar en la sangre. Los medicamentos para la diabetes también se usan para bajar el azúcar en la sangre. El tomar canela de cassia junto con medicamentos para la diabetes podría aumentar los efectos de los medicamentos para la diabetes y producir una grave caída en el nivel de azúcar en la sangre. Controle de cerca el nivel de azúcar en su sangre. Puede que sea necesario cambiar la dosis de su medicamento para la diabetes.

Algunos de los medicamentos usados para la diabetes incluyen glimepirida (Amaryl), gliburida (Diabeta, Glynase PresTab, Micronase), insulina, metformin (Glucophage), pioglitazona (Actos), rosiglitazona (Avandia), clorpropamida (Diabinese), glipizida (Glucotrol), tolbutamida (Orinase) y otros.

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Medicamentos que pueden dañar el hígado (Fármacos hepatotóxicos)

El tomar dosis muy altas de canela de cassia podría dañar el hígado, especialmente en las personas con enfermedad hepática. El tomar grandes cantidades de canela de cassia junto con medicamentos que podrían también dañar el hígado podría aumentar el riesgo de daño hepático. No tome grandes cantidades de canela de cassia si está tomando algún medicamento que puede dañar el hígado.

Algunos de los medicamentos que pueden dañar al hígado incluyen acetaminofeno (Tylenol y otros), amiodarona (Cordarone), carbamazepine (Tegretol), isoniazida (INH), metotrexato (Rheumatrex), metildopa (Aldomet), fluconazol (Diflucan), itraconazol (Sporaxox), eritromicina (Erythrocin, Ilosone, otros), fenitoina (Dilantin), lovastatina (Mevacor), pravastatina (Pravachol), simvastatina (Zocor) y muchos otros.

Grado de interacción: Serias

No tome esta combinación

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?:

Hierbas y suplementos que podrían bajar el azúcar en la sangre

La canela de cassia podría bajar los niveles de azúcar en la sangre. El tomarla junto con otras hierbas y suplementos que podrían bajar el azúcar en la sangre podría bajar demasiado el azúcar en la sangre en algunas personas. Algunas hierbas y suplementos que podrían bajar el azúcar en la sangre incluyen el ácido alfa lipoico, el melón amargo, el cromo, la garra del diablo, el fenugreco, el ajo, la goma de Guam, el castaño de Indias, el ginseng Panax, la ispágula, el ginseng Siberiano y otras.

Hierbas y suplementos que podrían dañar al hígado

Hay cierta preocupación de que el tomar grandes cantidades de canela de cassia podría causar serio daño hepático en algunas personas, especialmente en aquellas personas que ya tienen enfermedad hepática. El tomar canela de cassia junto con otros productos que podrían dañar el hígado podría producir un aumento del riesgo de daño hepático. Algunos de los productos que podrían dañar el hígado incluyen el chaparral, la consuelda, el DHEA, el camedrio, la kava, la niacina, el aceite de poleo, la levadura roja y otros.

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

La dosis apropiada de canela de cassia depende de muchos factores tales como la edad de la persona, el estado de salud y varias otras condiciones. En este momento no hay suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para el uso de la canela de cassia. Tenga en cuenta que los productos naturales no son siempre necesariamente seguros y las dosis pueden ser importantes. Asegúrese de seguir las instrucciones en las etiquetas de los productos y consulte con su farmacéutico, doctor u otro proveedor de salud médica antes de usarlos.

Otros nombres:

Bastard Cinnamon, Canela de Cassia, Canela de la China, Canela Molida, Canelero Chino, Canelle, Cannelle Bâtarde, Cannelle Cassia, Cannelle de Ceylan, Cannelle de Chine, Cannelle de Cochinchine, Cannelle de Padang, Cannelle de Saigon, Cannelier Casse, Cannelier de Chine, Canton Cassia, Casse, Casse Odorante, Cassia, Cassia Aromaticum, Cassia Bark, Cassia Lignea, Chinazimt, Chinese Cinnamon, Chinese Cassia, Chinesischer Zimtbaum, Cinnamomi Cassiae Cortex, Cinnamomum, Cinnamomum aromaticum, Cinnamomum cassia, Cinnamomum ramulus, Cinnamon, Cinnamon Essential Oil, Cinnamon Flos, Cinnamoni Cortex, Cinnamonomi Cortex, Cortex Cinnamomi, Écorce de Cassia, False Cinnamon, Fausse Cannelle, Gui Zhi, Huile Essentielle de Cannelle, Kassiakanel, Keishi, Laurier des Indes, Nees, Ramulus Cinnamomi, Rou Gui, Saigon Cinnamon, Sthula Tvak, Taja, Zimbluten, Zimtcassie.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión