¿Qué es la resistencia a la insulina?

¿Qué es la resistencia a la insulina?
Monitorear tu nivel de glucosa periódicamente puede ayudar a controlar la insulina. | Foto: GETTY IMAGES

Si tienes familiares con diabetes mellitus o si en algún chequeo que te hayas realizado tuviste niveles de glucosa en sangre (“azúcar”) fuera del rango normal, seguramente has escuchado el término “resistencia a la insulina”.

Pero ¿es una sentencia de que inevitablemente serás diabético?

Para poder entender a qué se refiere este término te invito a conocer cómo trabaja nuestro organismo para mantener los niveles de glucosa en el rango ideal.

Al consumir alimentos los niveles de glucosa en sangre suben, ya que los nutrientes son absorbidos en el intestino. 

En ese momento la insulina (una hormona producida por el páncreas) se encarga de facilitar el uso de esa glucosa por los órganos y tejidos del cuerpo (sirve como un tipo de “llave” gracias a la cual la glucosa entra en las células fácilmente).

Como no toda la glucosa es usada inmediatamente, una parte se guarda en el hígado para usarla poco a poco durante el resto del día, pero cuando los niveles de glucosa son muy altos (por ejemplo después de comidas abundantes) la insulina permite que el exceso (lo que no se usa en músculo y en hígado) se convierte en triglicéridos y tejido graso.

Por otro lado, cuando los niveles de glucosa bajan, el glucagón, otra hormona producida por el páncreas, se encarga de “sacar” la glucosa almacenada en el hígado y en el tejido graso para su uso y así subir los niveles de glucosa en sangre.

Cuando no llevamos una dieta adecuada, no realizamos actividad física o tenemos alguna enfermedad o riesgo genético, entonces los niveles de glucosa en sangre se mantienen altos y nuestro cuerpo responde produciendo más insulina para tratar de “aprovechar” esa glucosa, es decir nuestro páncreas se ve forzado a trabajar de más. A esto se le llama “resistencia a la insulina”.

En una situación normal una molécula de insulina actúa para que una molécula de glucosa se aproveche, pero cuando hay resistencia, por cada 2 moléculas de insulina y 2 moléculas de glucosa sólo una de glucosa se aprovecha (si el problema es crónico solo una molécula de glucosa se usa por cada 3, 4, 5 o más).

Esta “resistencia” causa que el páncreas trabaje de más constantemente y si esta situación no se resuelve puede llevarte a la diabetes mellitus que es un agotamiento del páncreas. 

¿Cómo puede controlarse la resistencia a la insulina?

Esta resistencia puede disminuir si realizamos cambios en nuestros hábitos y en nuestro estilo de vida. Si mejoramos nuestra dieta evitamos que los niveles de glucosa suban más allá de lo que nuestro cuerpo puede manejar.

El hacer ejercicio ayuda a que nuestro cuerpo use más glucosa y, por lo tanto, a disminuir los niveles en sangre. 

Si mantenemos estos cambios de forma constante, entonces ayudamos a que nuestro organismo sea más efectivo al momento de hacer su trabajo, es decir a mantener el equilibrio que busca constantemente.

Comparte tu opinión