Guía para el nuevo coronavirus: a quiénes afecta más, síntomas y tratamiento

Guía para el nuevo coronavirus: a quiénes afecta más, síntomas y tratamiento
| Foto: GETTY IMAGES

Esta guía se basa en lo que actualmente se sabe sobre el nuevo coronavirus y la transmisión de la infección. Todavía no sabemos qué tan peligroso es realmente, y no lo sabremos hasta que lleguen y se procesen más datos. 

A diferencia de la gripe, no hay vacuna para el nuevo coronavirus, y esto significa que se vuelve más peligroso para la población en riesgo, personas mayores o aquellos con problemas respiratorios o inmunes existentes.

Aunque el mayor número de casos se concentra en la franja de edad de 40 a 59 años, la mayoría de las muertes en todo el mundo por COVID-19, la enfermedad causada por el virus, se han producido en la población de más de 60 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Por esa razón en la mayoría de los países los funcionarios de salud aconsejan a cualquier persona mayor de 65 años, o aquellos con afecciones médicas crónicas graves, que se queden en casa.

Un estudio de autoridades sanitarias de Italia reveló que el 99% de las muertes en ese país fueron personas que ya tenían una condición médica preexistente como hipertensión, diabetes o enfermedades cardíacas.

Para todos, hay medidas de prevención que seguir y hay información disponible de los científicos y autoridades de salud pública que ayuda a entender mejor los verdaderos riesgos y alcances.

Aquí explicamos qué son estos virus, cómo se diseminan, para quiénes son una amenaza y cómo prepararnos para vivir durante la pandemia.

Qué son los coronavirus

Los coronavirus son una familia grande de virus, entre los cuales hay algunos que causan enfermedad en las personas y otros que circulan entre ciertos los animales, como los camellos, los gatos y los murciélagos

La infección puede causar desde un resfriado común hasta enfermedades respiratorias más serias. Algunos coronavirus pueden llevar a la neumonía y hasta provocar la muerte, en particular en personas mayores o con un sistema inmune debilitado por otras afecciones.

Cómo se transmite el coronavirus

Este nuevo coronavirus puede haber pasado de animales a humanos (estudios indican que pueden portarlo serpientes que son comestibles en China).  De persona a persona, se transmite a través de gotitas en el aire que una persona infectada despide al toser o estornudar, o al tocar superficies contaminadas, que tocó una persona que porta el virus. 

Los científicos han estimado que -hasta ahora- cada persona infectada podría contagiar a entre 1,5 y 3,5 personas sin medidas de contención efectivas. Las formas más comunes de transmisión del virus son:

  • Una persona infectada estornuda, tose o se suena la nariz  y libera el virus en el aire (infección por vía aérea)
  • Una persona se toca su nariz, ojos o boca después de haber tocado algo contaminado con el virus, como un juguete o un picaporte.
  • Tocar, abrazar, dar la mano o besar a una persona infectada
  • Comer o beber de los mismos utensilios que usa la persona infectada 

Cómo prevenir el contagio

Las recomendaciones habituales para no propagar la infección del coronavirus y de cualquier otro germen, son lavarse muy bien las manos con agua y jabón, con frecuencia,  por 20 o 30  segundos, y cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar, con un pañuelo desechable o con el brazo  (si se hace con la mano y se toca por ejemplo una silla, el virus puede mantenerse en ese mueble por horas). 

También se debe evitar el contacto cercano con cualquier persona que presente signos de afección respiratoria, como tos o estornudos. Y es muy importante permanecer en casa si se está enfermo.

Cuando estamos en la calle, no debes tocarte la cara con la mano, especialmente la nariz  y la boca.

El desinfectante de manos es conveniente, pero no es tan efectivo como la higiene de manos con agua y jabón, durante no menos de 20 segundos. 

El desinfectante es efectivo si se usa con las manos limpias, libres de suciedad y grasa. Se aplica  bien en las dos manos y se deja secar por 20 segundos hasta que se absorba completamente. El gel desinfectante se puede hacer en casa.

Sobre las mascarillas o tapabocas, se recomienda para aquellos que ya están enfermos,  para evitar diseminar el virus,  o para el personal de salud y cuidadores que tienen que estar cerca de los pacientes. 

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) modificaron su recomendación inicial y ahora sugieren que todas las personas las usen en público. Esto es para prevenir que personas que portan el virus pero son asintomáticas lo diseminen.

Si decides usar una mascarilla facial, debes tener la precaución de no tocarla cuando estés en la calle. Si es una máscara desechable, tirarla antes de entrar a tu casa. Lo mismo si usas guantes desechables cuando estás en la calle, no deben entrar en tu casa.

En todos los casos -con máscaras, guantes, o sin ellos-  es esencial seguir las otras medidas de higiene y desinfección mencionadas. El uso de máscaras y guantes no debe reemplazar al lavado de manos. 

Aunque los virus se propagan a través de gotitas en el aire, al estornudar o toser,  debe preocuparnos también la transmisión a través de artículos y superficies infectadas, donde el virus puede vivir horas.  

Tocar superficies infectadas  y luego frotarse la nariz es una excelente manera de contraer enfermedades. Los zapatos pueden ser otra fuente de transmisión.

Es muy importante cubrirse la boca con el brazo al estornudar. No con la mano. | Foto: Getty Images

Síntomas

Una persona podría portar el virus durante 2 días o hasta 2 semanas antes de notar algún síntoma.

La infección por coronavirus suele causar fiebre y síntomas respiratorios (tos y disnea o dificultad para respirar). También dolor de cuerpo y cabeza, de garganta, escalofríos, y pérdida de olfato y gusto.

En los casos más graves, pueden causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal,  e incluso la muerte.

Lo síntomas pueden aparecer entre  2 a14 días después de estar expuesto al virus. Este período se basa en lo que sabemos sobre el período de incubación de virus similares, como el Middle East Respiratory Syndrome (MERS) que se peportó por primera vez en  2012, en Arabia Saludita. 

Estos síntomas comunes son:  

  • Fiebre
  • Tos
  • Falta de aliento

Pero los síntomas de todos los coronavirus no son iguales.

Los coronavirus humanos que causan el resfriado común se propagan de persona a persona y también pueden causar:

  • Secreción nasal
  • Dolor de garganta
  • Estornudos
  • Congestión nasal
  • Fiebre con escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en el cuerpo
  • Tos
  • Sensación de falta de aliento

La infección grave por coronavirus puede causar:

  • Neumonía
  • Bronquiolitis
  • Bronquitis

Los síntomas pueden ser graves en ciertas personas:

  • Adultos mayores
  • Personas con afecciones crónicas como diabetes, cáncer, enfermedad renal crónica, enfermedades cardíacas
  • Personas con enfermedades respiratorias como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Los expertos advierten que las personas mayores y los hombres podrían tener el mayor riesgo de enfermedad grave y muerte.

La tasa de mortalidad de los hombres ha sido casi el doble que la de las mujeres, y se ha mostrado que la tasa de enfermedad y mortalidad de las personas mayores es mayor que la de las jóvenes, según datos de China. 

Alrededor de un 80 por ciento de las personas que han muerto por el virus en China tenían a partir de 60 años de edad, reportó la Comisión Nacional de Salud de China. Estudios publicados en The Lancet encontraron una edad promedio de 55 años entre los ciudadanos chinos que han desarrollado neumonía como resultado de la infección con el coronavirus. Sin embargo, sobre los datos globales la edad promedio sería de 45 años.

Según datos de las autoridades de salud de Italia, más del 99% de las muertes por coronavirus en Italia eran personas que sufrían de otras enfermedades. 

Si tienes alguno de estos síntomas de COVID-19 debes obtener atención médica de inmediato. Las señales de advertencia de emergencia incluyen :

  • Dificultad para respirar o falta de aliento
  • Dolor o presión persistente en el pecho.
  • Nueva confusión o incapacidad para despertar
  • Labios o cara azulados

Esta lista no es del todo inclusiva. Consulta con tu médico  para cualquier otro síntoma que sea grave o preocupante.

Tratamiento

El brote de COVID-19 puede ser estresante. El miedo y la ansiedad por una enfermedad pueden ser abrumadores y causar emociones fuertes en adultos y niños. 

Compartir los hechos objetivos sobre COVID-19 y comprender el riesgo real para usted y las personas que le importan puede hacer que un brote sea menos estresante. Compartir información precisa sobre COVID-19 es una forma de que las personas se sientan menos ansiosas y solas. 

Los medicamentos antivirales contra la gripe no funcionan. La recuperación depende de qué tan fuerte sea sistema inmune. Como se trata de problemas respiratorios o neumonía viral, los antibióticos no sirven.

Actualmente no existe un medicamento específico para COVID-19. Sin embargo, se puede tratar como cualquier otra infección viral, estas medidas pueden ayudar:

  • No es necesario permanecer en la cama, pero es fundamental descansar.
  • Mantenerse bien hidratado.
  • El médico podrá ordenar tomar medicamentos para bajar la fiebre,  y aliviar dolores y molestias. 

¿Qué tan preocupados debemos estar?

Las medidas de prevención mencionadas son efectivas y deben ser tomadas en cuenta muy seriamente en la vida cotidiana. La enfermedad COVID-19 se cura en la mayoría de los casos.

Hasta ahora se sabe que las personas mayores y aquellas que tengan un problema de salud preexistente o el sistema inmune comprometido tienen mayor riesgo.  

La mayoría de las personas tienen una forma no severa del virus y se recuperan. La persona que contrajo el coronavirus, genera inmunidad. Y casi no está afectando a niños.

La respuesta de la comunidad científica, universidades, laboratorios y farmacéuticas ha sido inmensa. 

¿Cuando habrá un antiviral y vacuna?

Ya se está trabajando en prototipos de una vacuna. Al menos cuatro laboratorios y una docena de grupos académicos, entre ellos la Universidad de Queensland en Australia, está desarrollando en una vacuna preventiva. Pero, no hay que generar falsas expectativas, puede llevar más de un año probar su eficacia y seguridad.

La biofarmacéutica Gilead Science está trabajando sobre una droga desarrollada para tratar el virus del Ébola, en 2014, que también ha resultado ser efectiva contra algunos coronavirus. Se cree que podría funcionar en el tratamiento del  COVID-19, aseguran los científicos.

 La droga antiviral remdesivir está en etapa de prueba y aún no ha sido aprobada.

Funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han estado trabajando con el ministerio de Salud de China, donde el crecimiento se ha ralentizado. Varias investigaciones publicadas dan respuesta a muchas de las dudas iniciales. 

 El brote requiere en muchos casos un cambio de vida y de hábitos en beneficio de nosotros mismos y de toda la comunidad, pero no debe paralizar y de ninguna manera promover y profundizar conductas discriminatorias.

En los Estados Unidos, varios laboratorios federales están trabajando en una prueba más precisa para detectar el virus.


Comparte tu opinión