fbpx
Juan Carlos Fuentes
Juan Carlos Fuentes

Riesgos y complicaciones de un embarazo múltiple

El embarazo múltiple se define como la presencia de dos o más fetos dentro del útero. Este tipo de embarazos han presentado un aumento en las últimas décadas debido al uso cada vez mayor de técnicas de reproducción asistida, al uso de medicamentos inductores de la ovulación en los cuales se pueden liberar en un mismo ciclo dos o más óvulos, así como mujeres mayores de 35 años de edad que logran embarazarse ya que tienden a liberar con mayor frecuencia dos óvulos.

Usualmente ocurre un embarazo gemelar en cerca de 12 de cada 1000 embarazos, mientras que los trillizos se presentan 1 en cada 7,744 embarazos.Usualmente tienden a predominar los varones  pero más de ellos mueren pronto y cerca del 75% de los gemelos son del mismo género.

Este tipo de embarazos puede ser debido a dos mecanismos diferentes; ya sea por la segmentación de un solo huevo fertilizado (monocigótico) o la fertilización de huevos separados por espermatozoides diferentes (dicigóticos).

En este apartado es importante comentar sobre los embarazos monocigóticos, sobre el momento en que se lleva a cabo la segmentación es crucial ya que si lo hacen en el día quinto dará lugar a que los bebés tengas dos placentas y dos bolsas amnióticas.

Si se presenta entre el día 6 a 10 originará que los dos bebés tengan una sola placenta y dos bolsas amnióticas. Si se lleva a cabo en el día 10 a 14 producirá una sola placenta y una sola bolsa amniótica y si ocurre después  se presentarán los gemelos siameses.

Por lo tanto existirán mucho más complicaciones para los bebés que son productos del mismo huevo fertilizado, en medida en que tengan que compartir los dos una misma placenta y una bolsa amniótica. Ya que les llegará de forma desproporcionada la sangre y  los nutrientes a uno de los dos, por lo que uno estará más nutrido que el otro y el otro tendrá restricción en su crecimiento y dependiendo de la severidad de esto, puede llegar a presentar un síndrome de transfusión feto-fetal y aumenta el riesgo de  llegar a fallecer uno de los dos o incluso los dos.

Estos embarazos son considerados de alto riesgo por todo lo anteriormente comentado y porque hay un aumento considerable en la mortalidad tanto materna como fetal.

Existen además un mayor número de complicaciones en este tipo de embarazos, dentro de los cuales se  encuentran preeclampsia, diabetes gestacional, enfermedad tromboembólica venosa, aumenta el riesgo de anemia, defectos congénitos, infección de vías urinarias, placenta previa, polihidramnios, así como un aumento de hemorragia obstétrica y parto prematuro.

En promedio los gemelos nacen a las 36 semanas, los trillizos a las 32 y los cuatrillizos antes de las 30 semanas, por lo que requerirán un manejo multidisciplinario por gineco- obstetras, médicos materno-fetales, neonatologos, psicólogos, nutricionistas, así como la infraestructura de un hospital que cuente con todos estos especialistas para su adecuada atención.

 Tienen que llevar un control prenatal más estricto y es de vital importancia en la semana 11 a 13.6 de gestación, realizar un ultrasonido obstétrico para identificar las características del tipo de embarazo gemelar o múltiples para saber cuantas placentas y bolsas amnióticas tienen y valorar los riesgos y complicaciones que pueden ocurrir, así como hacerles estudios ultrasonográficos seriados y un seguimiento más estrecho para que el desenlace sea el más adecuado para todos.

Los comentarios están desactivados.

Más blogs