fbpx
Jorge Perdomo
Jorge Perdomo

¿Qué pasa si en mi orina hay sangre?

Ver sangre es una situación que puede causar pánico o preocupación en una persona; si es una herida, por ejemplo, nos ayuda a valorar qué tan profunda o qué tan severa es la herida, pero ¿qué pasa si un día aparece sangre en la orina?

 

Definitivamente es algo que causa preocupación y una razón para acudir a revisión con el médico ya que algo está pasando en el organismo y es necesario averiguar qué es para poder dar una solución lo antes posible.

 

Además de la sangre, la presencia de otro síntoma es muy importante al momento de valorar a una persona con sangre en la orina (hematuria) y ese es el dolor al orinar (disuria); es común relacionar el dolor con la gravedad de una enfermedad: entre más duela es peor.

 

Eso no es cierto en todos los casos, hay enfermedades que pueden ser muy severas y que no necesariamente duelen como el pie diabético (entre mayor sea el daño a los nervios menos dolor habrá), y esa es precisamente la misma situación en este caso.

 

Cuando hay sangre y dolor al orinar, los posibles diagnósticos varían entre: infección de vías urinarias (puede ser desde los riñones, uréteres, vejiga o uretra), litiasis renal (piedras en riñones o vías urinarias) o problemas de la próstata (puede ser infección, cáncer o agrandamiento de la misma).

 

En estos casos el sangrado usualmente se debe a la inflamación que hay en la parte afectada, por ejemplo, al estar afectada la próstata ésta obstruye el paso de la orina y la fricción que ocasiona esta obstrucción es lo que causa el sangrado; en el caso de las piedras (litos) el sangrado es por la inflamación y lesión que éstos causan al ir bajando desde los riñones.

 

Cuando hay sangre, pero no hay dolor al orinar entonces los posibles diagnósticos son diferentes: enfermedades propias del riñón (glomerulonefritis), problemas en la coagulación (Púrpura de Henoch-Schölein), enfermedades autoinmunes (como el lupus eritematoso sistémico), anemia, etc.

 

En estos casos la razón del sangrado puede cambiar de acuerdo con cada enfermedad, en el caso de la glomerulonefritis el sangrado es debido a que el riñón está dañado de tal forma que no puede evitar que la sangre se “tire” hacia la orina, en el caso de la anemia se debe a que los glóbulos rojos están frágiles y se pueden romper fácilmente.

 

Hay ocasiones en las que una persona puede presentar sangre al orinar, pero al no haber dolor entonces no acude a revisión con el médico ya que piensa que no es algo grave.

 

Es importante aclarar que independientemente de que haya o no dolor, la presencia de sangre en la orina no es algo normal y por lo tanto es recomendable investigar cuál es la causa.

 

La valoración de una persona que presenta este síntoma se debe complementar con un interrogatorio para ver si existe algún síntoma extra, una exploración física y también estudios de laboratorio que ayudan a orientar el diagnóstico.

¿Tienes dudas de salud?

En forma anónima y gratuita pregunta a médicos especialistas y expertos de HolaDoctor.

Comentar

Debes ENTRAR CON TU CUENTA para hacer un comentario.

Más blogs