fbpx
Jorge Perdomo
Jorge Perdomo

¿Qué es la hipófisis?

Todos hemos escuchado hablar de las hormonas, seguramente en más de una ocasión se les ha culpado por los cambios de humor que se sufren (especialmente en mujeres) o por la incapacidad de bajar de peso a pesar de hacer dieta y ejercicio (que es el caso cuando hay problemas de tiroides).

Sin embargo en el organismo hay diversas hormonas que ayudan a regular más que solo el peso y el humor, estas hormonas ayudan a regular el crecimiento, el desarrollo y las funciones sexuales de mujeres y hombres, la respuesta del cuerpo a peligros y dolor, al control de la presión arterial, entre otras.

Todas las hormonas trabajan en conjunto para mantener en equilibrio al cuerpo y la glándula pituitaria o hipófisis es parte de este complejo sistema.

La hipófisis es una glándula que se localiza en la base del cráneo, se divide en dos partes: la anterior y la posterior, cada una de estas partes tiene una función diferente.

La parte anterior de la hipófisis produce las siguientes hormonas:
– ACTH (hormona adrenocorticotropa): se encarga de controlar la función de las glándulas suprarrenales las cuales producen el cortisol y esteroides.
– FSH (hormona foliculoestimulante): trabaja en conjunto con otras hormonas para regular el desarrollo y funciones sexuales de hombres y mujeres.
– LH (Hormona luteinizante): trabaja en conjunto con la FSH.  Estas hormonas son más conocidas porque están directamente relacionadas con los ciclos menstruales de las mujeres.
– GH (hormona de crecimiento): como su nombre lo dice está encargada de regular el desarrollo y crecimiento de las personas durante la infancia y pubertad; en adultos ayuda en el control de la masa muscular y de los huesos.
– PRL (Prolactina): estimula la producción de leche materna.
– TSH (hormona estimulante de la tiroides): como su nombre lo indica ayuda a regular la función de la glándula tiroides.

La parte posterior de la hipófisis como tal no produce hormonas, más bien trabaja junto con el hipotálamo en la liberación de las siguientes hormonas:
– ADH (Hormona antidiurética): trabaja en los riñones para retener líquidos.
– Oxitocina: que está involucrada en diversos procesos como estimular las contracciones del útero durante el parto o también en la producción de leche durante la lactancia materna.

Debido a la gran cantidad de funciones que tiene, la hipófisis es una estructura de gran importancia a considerar cuando se valoran personas con alteraciones hormonales ya que los tumores pituitarios son de los principales tumores cerebrales que ocurren en adultos.

En la mayor parte de los casos estos tumores se originan en la adenohipófisis (en la parte anterior), son benignos y no causan alteraciones hormonales; sin embargo en algunos casos pueden causar alteraciones en el equilibrio de alguna hormona, tal es el caso de los
prolactinomas.

La valoración de la función de esta glándula se realiza con pruebas de sangre en las cuales se miden los niveles de las diferentes hormonas y en ocasiones puede pedirse algún examen de imagen, como una resonancia magnética para valorar la presencia de algún tumor; la decisión de qué estudios son los más apropiados depende de la valoración que tu médico realice al momento de acudir a consulta.

Artículos recomendados sobre este tema:

Comentar

Debes ENTRAR CON TU CUENTA para hacer un comentario.

Más blogs