Jorge Perdomo
Jorge Perdomo

¿Qué es la esclerodermia?

La esclerodermia es una enfermedad autoinmune que se caracteriza porque afecta al tejido conectivo (un tejido que forma parte de la estructura de todos los órganos y que sirve como relleno y soporte de éstos) de forma progresiva y que causa endurecimiento de la piel, músculo e incluso de nuestros órganos internos.

La causa de esta enfermedad aún es desconocida y el tratamiento que reciben las personas con esta enfermedad va dirigido al tratamiento de síntomas y a la prevención de complicaciones que se pueden originar debido al avance de la enfermedad.

La severidad de la esclerodermia puede variar con cada persona que la padece, hay quienes tienen una forma leve de la enfermedad en la que sólo está afectada la piel, hay quienes les afecta algunos órganos internos y hay una forma severa que puede ser una enfermedad que pone en riesgo la vida de quien la padece.

Si notas cambios en tu piel, revisa los siguientes puntos que pueden ayudar a identificar si puedes tener esta enfermedad:

Si notas cambios en tu piel, revisa los siguientes puntos que pueden ayudar a identificar si puedes tener esta enfermedad:

1) Empiezas a hincharte y poco a poco tu piel se hace más “tiesa” o dura. Usualmente estos cambios inician en los dedos (de las manos o de los pies) y poco a poco van “subiendo” hacia las manos/pies, codos/piernas, que puede también afectar la cara.

2) Puedes observar cambios de coloración en la piel, con áreas de mayor o menor pigmentación (como sucede en el Vitiligo).

 

Una característica importante y que se presenta en casi el 70% de las personas que padecen esta enfermedad es el fenómeno de Raynaud. Este fenómeno se caracteriza porque cuando la persona experimenta estrés emocional o se expone a temperaturas frías presenta cambios de coloración en los dedos de ambas manos o pies; estos cambios pueden ser palidez (se ven blancos), cianosis (se ven azules) o hiperemia (se ven rojos) y puede haber dolor o sensación de adormecimiento en las manos o pies. 

Estos cambios pueden ir desapareciendo una vez la exposición al frío o al estrés termine pero en casos muy severos se puede comprometer la circulación por lo que es importante acudir a un servicio de urgencias de forma inmediata.

Existen otros datos que pueden dar pistas sobre esta enfermedad, pero la presencia de éstos depende de la severidad de la enfermedad. Para poder realizar un diagnóstico tu médico se va a guiar por los síntomas que presentas, la información que obtenga al realizar un examen físico y en los resultados de los estudios de laboratorio que te pida. Como se mencionó en un principio el tratamiento está dirigido a la mejoría de los síntomas y a la prevención de complicaciones; existen medicamentos que están orientados a prevenir el avance de la enfermedad pero muchos de ellos están en fase de investigación por lo que no están disponibles de forma comercial aún.

Artículos recomendados sobre este tema:

¿Tienes dudas de salud?

En forma anónima y gratuita pregunta a médicos especialistas y expertos de HolaDoctor.

Comentar

Debes ENTRAR CON TU CUENTA para hacer un comentario.

Más blogs