fbpx
Jorge Perdomo
Jorge Perdomo

¿Qué es la anemia?

Cuando se habla de anemia se habla de una disminución en la cantidad de glóbulos rojos o eritrocitos presentes en la sangre. Esta es una enfermedad que se presenta más en mujeres que en hombres.

 

En EE.UU.  cerca del 4% de la población masculina puede padecerla mientras que en la población femenina este porcentaje aumenta a cerca del 8%. La importancia de identificar este padecimiento radica en que en muchas ocasiones es solo un síntoma más de alguna otra enfermedad que puede ser más severa.

 

La función de los glóbulos rojos es transportar oxígeno desde los pulmones hacia los órganos y tejidos, así como transportar el dióxido de carbono que se produce de vuelta a los pulmones para poder expulsarlo; para poder lograrlo se ayudan de una proteína llamada hemoglobina, la cual le da forma y estructura a los glóbulos rojos.

 

Los riñones estimulan la producción de glóbulos rojos y éstos se producen en la médula ósea, en condiciones normales viven cerca de 120 días y su producción depende de la necesidad que tenga el cuerpo de transportar oxígeno.

 

Existen varias causas que pueden originar una anemia:

Enfermedades genéticas en las cuales lo glóbulos rojos no se producen con la forma o características adecuadas y por lo tanto no funcionan adecuadamente.

– Deficiencias nutricionales como la deficiencia de hierro, de ácido fólico o de vitamina B12 o bien en la desnutrición.

– Enfermedades crónicas como enfermedades de los riñones (como la falla renal crónica), enfermedades del hígado (como la cirrosis) y neoplasias (cáncer).

– Cuando hay sangrado crónico como algunas enfermedades ginecológicas, enfermedades que alteran la coagulación, úlcera péptica o golpes/heridas frecuentes.

 

¿Cómo saber si puedo estar sufriendo anemia?

 

El problema con esta enfermedad es que la mayor parte de las veces los síntomas son muy generales y se van desarrollando gradualmente por lo que es muy fácil ignorarlos o pensar que se pueden deber a alguna otra causa como estrés.

 

Los síntomas más comunes son cansancio, debilidad, palidez, mareos frecuentes, sensación de falta de energía; en casos más severos se puede desarrollar algo que se llama pica, que es la necesidad de ingerir sustancias poco usuales como tierra, yeso o pintura.

 

El diagnóstico se realiza mediante exámenes de laboratorio (muestras de sangre); la biometría hemática es el principal examen usado y se valoran parámetros como la hemoglobina y el hematocrito para el diagnóstico de esta enfermedad. Se pueden pedir exámenes adicionales para determinar el origen de la anemia, los exámenes que se soliciten por parte del médico dependen de la valoración que el médico realice al acudir a consulta.

 

El tratamiento debe ir dirigido tanto a corregir la anemia como al manejo de la enfermedad que la originó en primer lugar. Usualmente los tratamientos son prolongados ya que no solo se busca corregir el problema actual sino también prevenir que vuelva a ocurrir, hay ocasiones en que se requiere más de un especialista para dar un manejo adecuado, por lo que debe haber una buena comunicación con tu médico y un buen apego al tratamiento.

 

Comentar

Debes ENTRAR CON TU CUENTA para hacer un comentario.

Más blogs