fbpx
Jorge Perdomo
Jorge Perdomo

¿Por qué continua la transmisión del VIH?

El 1o de diciembre se celebra el día mundial de la lucha contra el SIDA. El tener mayor mayor acceso a la información y el llevar esta información a la población general ha sido una estrategia básica que muchos gobiernos e instituciones han tomado para poder enfrentar este problema, pero aún queda mucho trabajo por hacer, ¿Por qué si se tiene acceso a la información, la cantidad de personas que contraen esta infección no disminuye como se espera?

Cuando inició la epidemia del VIH, en los años 80’s, lo primero que se pensó fue que la falta de información sobre esta nueva enfermedad era el principal factor a atacar para empezar a controlarla, por lo que se inició una campaña de concientización en la que se le da a la población general información sobre cómo se transmite el virus, qué factores de riesgo o conductas de riesgo pueden exponer más a una persona y cómo se puede prevenir la transmisión de esta enfermedad. Sin embargo, no funcionó como se pensó y, al seguir habiendo casos nuevos, se pensó en tomar una nueva estrategia.

“Conoce tu estado de VIH” fue un segundo paso a tomar. SI tienes la información era claro que te cuidarías para evitar contraer la infección, pero si estás seguro de tenerla entonces tendrías mayor cuidado por tu propia salud y la de los demás, y aún así, las cifras continuaban subiendo. Entonces, ¿cuál es el problema?

Al inicio el desconocimiento de qué estaba causando la enfermedad, después la falta de una prueba confiable que pudiera ayudar a identificarla, sigue la falta (en aquel momento) de un tratamiento que ayudará a controlar la enfermedad, finalmente el prejuicio que surgió contra las personas con dicha enfermedad, el miedo del rechazo tanto de familia, amigos y sociedad; todos estos fueron factores que contribuyeron a un control adecuado de esta enfermedad, y… ¿ya? ¿eso fue todo? Desafortunadamente no, la parte más importante viene a continuación.

A pesar de saber que existe la enfermedad, a pesar de saber cómo se contagia y a pesar de saber el daño que esta enfermedad puede causar, aún así muchas personas siguen tomando el riesgo, siguen teniendo relaciones sexuales sin protección (incluso sabiendo que son VIH+). Cuando llega el momento de tomar la decisión, tener o no relaciones sexuales, usar o no un condón, “se suele ignorar” esta información y la decisión se toma de acuerdo a la necesidad inmediata. Consciente o inconscientemente se decide jugar a la ruleta rusa en lugar de aguantarse las ganas, al fin que, “sólo se vive una vez”, dirán algunos. Si, además, agregamos que estas decisiones no siempre se toman de la manera más conveniente (estando en estado de ebriedad, por ejemplo), entonces toda la información que tenemos solo nos sirve para preocuparnos en la mañana siguiente y hasta que estén listos los resultados de laboratorio.

Imagina que sales en una cita con una persona (del mismo sexo o del sexo opuesto, tu elección), toman un par de copas para “romper el hielo” y al finalizar la noche llegan a la casa de alguno, ambos pasan, se besan, al estar en la habitación se dan cuenta de que no tienen condones o ni siquiera se fijan, y el show, debe continuar. Tu no lo sabías, y la otra persona no lo dijo, pero, era VIH+ ¿qué pasó? ¿quién falló? Tú, por no preguntar o la otra persona por no decirlo, ¿hubo oportunidad de reflexionar sobre la situación? ¿para tomar una buena decisión? ¿cuántos momentos puedes identificar en este caso en la que se pudo haber detenido el riesgo?

“Hazlo personal” es una nueva campaña que se está implementando en varios lugares, esta campaña está enfocada a la importancia de que estés consciente de los riesgos que tienes, de los riesgos a los que te expones y de que tomes la decisión consciente sobre cuidar tu estado de salud. De que el no saber, no es una bendición, sino un riesgo, y de que es tu vida, ¿cómo quieres vivirla?

Los comentarios están desactivados.

Más blogs