fbpx
Leopoldo Rendon
Leopoldo Rendon

Miedo a ir al colegio, de qué se trata

A lo largo de nuestras vidas enfrentamos distintos retos de los que podemos salir airosos o, contrariamente, experimentar un resultado desfavorable. Cuando nos enfrentamos a una situación difícil, en la cual percibimos que está en riesgo nuestra integridad, experimentamos miedo. La intensidad con la que lo vivimos está relacionada con la magnitud del conflicto y el concepto que tenemos de nuestra capacidad para resolverlo.

Cada etapa que vivimos (la infancia, la adolescencia, la adultez) tiene sus dificultades, que dependen de las demandas sociales a las que están ligadas. Todos tenemos un conjunto de herramientas: emocionales, intelectuales, físicas, sociales, que nos permitan enfrentarlas de la mejor manera posible.

En la edad escolar, entre los 7 y 12 años de edad, el reto está en desarrollar una sensación o sentimiento de autosuficiencia y competencia intelectual, física y social que nos permita generar la autoestima adecuada para hacer vida fuera del núcleo familiar e integrarnos a la sociedad. Este sentimiento está vinculado al resultado de la interacción del niño con sus compañeros, ellos son su patrón de comparación.

En algunas ocasiones podemos ver que un niño en forma repentina empieza a no querer asistir al colegio. Si se le obliga a ir presenta mucha ansiedad, pánico, o síntomas físicos de la ansiedad como dolor de cabeza, malestar abdominal, náuseas e incluso vómitos. Los síntomas suelen mejorar los fines de semana y en periodos vacacionales. Con frecuencia los padres consultan al proveedor de salud por los síntomas físicos del niño.

Ante las manifestaciones de sufrimiento del niño, se recurre a dejarlo en casa. Esta conducta a largo plazo refuerza la idea que solo se consigue alivio no asistiendo a clases, lo que incluso puede poner en riesgo la continuidad de su actividad escolar. El origen está generalmente vinculado a problemas que se presentan en el colegio, por ejemplo: dificultades de aprendizaje, conflictos con el profesorado, agresiones y burlas de sus compañeros (Bullying).

En estos casos es importante pedir asistencia con tu proveedor de salud, para evaluar si alguna condición médica explica los síntomas físicos que presenta el niño. Una vez descartada esa posibilidad, y si se hace evidente la motivación psicológica de los síntomas, es necesario solicitar la ayuda adecuada con un psicólogo o psiquiatra infantil para atender con prontitud la situación.

 

¿Tienes dudas de salud?

En forma anónima y gratuita pregunta a médicos especialistas y expertos de HolaDoctor.

Comentar

Debes ENTRAR CON TU CUENTA para hacer un comentario.

Más blogs