Leopoldo Rendon
Leopoldo Rendon

¿Cómo entender la adicción a los medicamentos analgésicos derivados de los opioides?

Cuando hablamos de trastornos adictivos solemos pensar en las bebidas alcohólicas, el cigarrillo, la cocaína y en general en las distintas drogas ilícitas. En la actualidad es un tema de preocupación la prescripción de medicamentos analgésicos con derivados opioides.

En un verdadero problema se ha convertido el consumo indebido de estos medicamento en los Estados Unidos de América. Lo cierto es que es uno de los pocos países donde los datos estadísticos son confiables, y estos datos nos alertan sobre esta situación.

A diferencia de las adicciones que se generan por el consumo de sustancias con fines recreativos, en el caso de los medicamentos prescritos para el dolor existe en su inicio la autorización para su consumo, hay una indicación formal que ocurre en un contexto de permiso legítimo que es la orden médica. En este caso el paciente inicia el proceso a partir de la búsqueda de un alivio a su dolor, no con un fin recreativo.

Estos medicamentos son excelentes analgésicos pero no deben ser utilizados de manera crónica, no se recomienda su consumo por más de un mes, pero algunos pacientes desarrollan una tendencia compulsiva, un impulso muy difícil de controlar por los efectos placenteros que pueden generar.

A partir de ahí empieza una cadena de eventos y conductas destinadas a consumir la sustancia que pasa a ser una prioridad en la vida del paciente.

Entre los opiáceos se incluyen potentes analgésicos recetados como la oxicodona, la hidrocodona, además de drogas ilegales como la heroína. Los derivados opioides tienen la característica de que en el cerebro de manera rápida desarrollan un fenómeno que llamamos tolerancia.

Esto consiste en cambios neuroquímicos que hacen que la persona necesite de manera progresiva dosis más alta de la sustancia para producir el efecto buscado. Llega un momento en que la dosis con la que producimos el efecto deseado alcanza niveles con el que se presentan efectos indeseados incluyendo depresión del sistema respiratorio (dosis letal) este es el momento donde muchos paciente fallecen por su consumo.

Cuando la persona adicta trata de dejar el medicamento se presenta en muchos casos el síndrome de abstinencia. El cerebro de estas personas ha cambiado, está acostumbrado y necesita de unos niveles estables de la sustancia en el organismo, si estos bajan entonces se presenta una serie de síntomas desagradables que disminuyen cuando consume de nuevo el medicamento. De manera que la motivación para continuar su uso es muy alta.

Si te encuentras en este dilema o conoces a alguien con esta dificultad lo más recomendable es que notifiques al médico tratante de la situación, el sabrá que hacer para ayudarte y es probable que te refiera a un experto en el manejo de adicciones.

Si te recetan un medicamento analgésico derivado con opioides está en ti cuestionar su consumo o solicitar a tu médico que te prescriba otro medicamento analgésico sin opioides o tienes la alternativa de solicitar una segunda opinión médica.

¿Tienes dudas de salud?

En forma anónima y gratuita pregunta a médicos especialistas y expertos de HolaDoctor.

Comentar

Debes ENTRAR CON TU CUENTA para hacer un comentario.

Más blogs