fbpx
Juan Carlos Fuentes
Juan Carlos Fuentes

Cesárea: Una cirugía con dos caras de la moneda

La Cesárea es sin lugar a dudas una de las cirugía que más se practica a nivel mundial y conforme el transcurso del tiempo y de la historia; de acuerdo a los avances tecnológicos y su seguridad, ha ido en aumento de forma considerable, esto ha traído consigo tanto aspectos positivos como negativos en la salud de la población.

¿Por qué se realiza una Cesárea?

La cesárea tiene indicaciones precisas para llevarse a cabo, existen indicaciones absolutas, es decir, que no hay otra forma ideal para que nazca el bebé o indicaciones relativas en las cuales se debe considerar los riesgos beneficios tanto para la madre como para el bebé sobre la decisión de vía de resolución obstétrica.

Las indicaciones puede ser por causas maternas: por ejemplo que la paciente tenga una cardiopatía que no le permita llevar a cabo el trabajo de parto, que su pelvis no sea útil para un parto vaginal, que tenga más de dos cesáreas realizadas, entre otras.

Puede ser por causas fetales: Que el bebé tenga datos de sufrimiento fetal, restricción del crecimiento intrauterino, que el bebé sea macrosómico (muy grande) o prematuro.

O puede ser por causas obstétricas: Embarazos gemelares o múltiples, que el bebé se encuentre en una presentación pélvica, desprendimiento prematuro de placenta, placenta previa, etc.

Sin embargo también la cesárea puede ser una cirugía de elección, en la cual no exista ninguna indicación médica y que sea la mujer quien elija practicarse la cesárea para evitar los dolores y el trabajo de parto ya sea por miedo o por algún otro motivo particular.

Al igual que una mujer puede elegir tener el número de hijos que quiera, estas dos causas combinadas han generado un abuso en la práctica de esta cirugía que pretende reducir los riesgos y complicaciones materno-fetales, convirtiéndose en un riesgo y complicación propia del embarazo.

¿Cuáles son lo riesgos y complicaciones?

Como toda cirugía tiene diversos riesgos dentro de los cuales se encuentran principalmente: hemorragia, lesión de algún órgano vecino como la vejiga o intestino, infección de la herida quirúrgica, dehiscencia de herida quirúrgica, que se formen adherencias que son cicatrices internas.

Dentro de las complicaciones y es precisamente aquí donde debemos de hacer hincapié que muchas de estas se pueden prevenir y dependen de la mujer.

Empezando por elegir un método de planificación familiar y no embarazarse al menos en un periodo de 2 años para evitar un periodo intergenésico corto y tener riesgo de ruptura uterina, así como mientras más número de cesáreas que tenga una mujer mayor riesgo de desarrollar placenta previa y un acretismo placentario que consiste en la implantación anómala de la placenta invadiendo todas las capas del útero o incluso invadiendo la vejiga y el intestino y que puede llevar a una hemorragia muy severa y la muerte materna.

Es por eso indispensable seguir las indicaciones de tu ginecoobstetra y planificar de forma adecuada los números de hijos y la vía más apropiada para que nazcan tus bebés y tengas una familia sana y disfrutes de tus embarazos sin complicaciones.  

Comentar

Debes ENTRAR CON TU CUENTA para hacer un comentario.

Más blogs