Nuevas teorías sobre bajar de peso

Teoría 1. La divina proporción

Teoría 1. La divina proporción

Quien quiere deshacerse de las libras de más lo primero que se propone es consumir menos calorías y hacer más ejercicio. Pero según parece, es una receta “vieja”. Un artículo del Journal de la Asociación Médica Americana (JAMA) de hace más de 90 años aconsejaba un balance de calorías para reducir la grasa corporal.

Las calorías negativas
Comer menos, moverse más

Comer menos, moverse más

Esta postura de casi 100 años busca un dominio consciente del cuerpo a través del control de calorías, pero hoy se ha demostrado que solo ayuda a estar delgado en el corto plazo. Estudios recientes demuestran que el organismo sólo reacciona en forma eficiente y duradera cuando se hacen cambios en el tipo y la forma de alimentación.

Sube y baja

Sube y baja

El cuerpo tiene moderadores biológicos para adaptarse a la ingesta, indica un estudio de la Universidad de Columbia. Para demostrarlo, se sub-alimentó a un grupo de voluntarios delgados hasta bajar un 10% de su peso, y su metabolismo se hizo más lento. Al sobrealimentar a los más gordos hasta aumentar un 20% de su peso, el mismo se aceleró.

Teoría 2. Del metabolismo

Teoría 2. Del metabolismo

La teoría sostiene que tomar agua helada o comer ciertos alimentos como los chiles o pimientos pueden "activar" el metabolismo para acelerar la quema de grasas. Sin embargo, el experimento de Columbia descarta esta teoría de que un metabolismo ágil ayuda a bajar de peso, ya que al empezar a adelgazar, éste se vuelve más lento.

Hallan cómo acelerar el metabolismo
Peso normal, recargado

Peso normal, recargado

El metabolismo actúa para tender al peso corporal normal de cada uno. Por eso según surge del estudio, solo una pequeña proporción de las pesonas obesas o con sobrepeso que bajan regulando las calorías logran mantenerse. Pasado el corto plazo, vuelven a recuperar el peso anterior.

Teoría 3. De la energía

Teoría 3. De la energía

Hay una teoría que entiende que el sobrepeso es un problema de “distribución”, donde el cuerpo tiene muchas calorías, pero no donde hacen falta. El cuerpo “pide” comida porque las células grasas se apropian y conservan la energía y aumentan el tejido adiposo en lugar de servir como combustible para el cuerpo.

El cerebro manda

El cerebro manda

Cuando el cuerpo tiene poco “combustible”, las células del cerebro le ordenan comer, disparan la sensación de apetito y hacen más lento el metabolismo para gastar menos energía. Al comer se resuelve temporariamente la situación, haciéndonos creer que tenemos el control...hasta que el cerebro retoma el poder.

6 tips para evitar el efecto rebote
¿Qué activa a las células adiposas?

¿Qué activa a las células adiposas?

Hay muchos factores biológicos que afectan el almacenamiento de calorías en las células adiposas, entre ellos la genética, el nivel de actividad física, la cantidad de horas de sueño y el estrés. Pero el mayor responsable es la hormona insulina; su exceso hace subir de peso.

Teoría 4. Ser gordo hace engordar

Teoría 4. Ser gordo hace engordar

El doctor David Ludwig, de la Fundación New Balance para la Prevención de la Obesidad, en Boston, sugiere que tal vez no sea comer mucho lo que hace engordar, sino que es la misma obesidad la que lleva a seguir comiendo. La conducta estaría condicionada por el estado físico, en un círculo difícil de abandonar, según plantea este experto.

Teoría 5. De los carbohidratos

Teoría 5. De los carbohidratos

Todo lo que comemos, en especial los carbohidratos muy refinados de rápida digestión (o de alto índice glucémico o IG) disparan la producción de insulina. Esta hormona tiene la función de ayudar a que la glucosa de los alimentos se incorpore a las células a través de la sangre.

¿Cuáles son los carbohidratos?
El índice ayuda o perjudica

El índice ayuda o perjudica

Una dieta baja en calorías también puede causar obesidad. En pruebas de laboratorio, ratones alimentados con carbohidratos de digestión rápida, o de alto IG, ganaron un 71% más de peso que los que habían consumido calorías en forma de carbs de digestión lenta o bajo IG.

Una gran fuente de ingresos

Una gran fuente de ingresos

La industria alimenticia gana mucho dinero comercializando alimentos procesados derivados del maíz, el trigo y el arroz. Por eso, según algunos autores, defiende la teoría del balance de calorías, por lo cual no habría comidas “malas”: las bebidas azucaradas, la comida chatarra, los dulces y las grasas trans serían buenas, en tanto se las consuma con moderación.

Menos granos refinados

Menos granos refinados

Según el doctor Ludwig, es mejor tratar la obesidad con una dieta adecuada, más que contando calorías. Al consumir menos granos refinados, nuestro organismo por sí solo podría volver a su peso corporal “normal”, que se tenía antes de que llegara esta epidemia de obesidad.

Dieta y buena salud
Qué comer para gastar

Qué comer para gastar

Un estudio publicado en JAMA analizó a adultos jovenes obesos o con sobrepeso que habían perdido de 10 a 15% de su peso corporal en una dieta baja en carbs o baja en grasa. A pesar de consumir la misma cantidad de calorías, los de la primera quemaron 325 calorías más tras una hora de actividad física moderada.

Teoría 6. De la dieta "baja en grasa"

Teoría 6. De la dieta "baja en grasa"

Muchos productos etiquetados "bajos en grasa" reemplazan esta sustancia con el agregado de carbs. Y si bien las grasas tienen casi el doble de calorías que los carbs, la Asociación Americana del Corazón indica que las dietas bajas en grasa son menos efectivas para bajar de peso.

¿Qué son las grasas saturadas?
¿Y entonces?

¿Y entonces?

Según lo plantea Ludwig, la dieta más adecuada no es la que cuenta calorías sino una balanceada, moderada en grasas, con hidratos de carbono de procesamiento lento que no sobreestimulen la producción de insulina, y que observe el resto de los requerimientos nutricionales indicados para una buena nutrición. Sin olvidar la actividad física.

Otra opinión de expertos

Otra opinión de expertos

La nutricionista de HolaDoctor, Lic. Gloria Rabell indica que un producto bajo en grasa tiene menos calorías y puede ayudar a bajar de peso. Pero las personas se confían y los consumen en exceso. Lo mejor es no obsesionarse con estos productos y mantener una dieta equilibrada.

Los productos bajos en grasa ¿engordan?
Comparte tu opinión