¿Cuáles son las mejores frutas y vegetales del otoño?

La naturaleza es sabia y nos ofrece en cada estación lo que necesitamos. De septiembre a noviembre, la cosecha de otoño trae una variedad de frutas y vegetales saludables y deliciosos que están en punto óptimo de maduración. Conoce aquí cuáles son los que no deben faltar en tu dieta.

Las frutas y vegetales son componentes esenciales de una dieta saludable, y un consumo diario suficiente puede contribuir a la prevención de enfermedades, como las cardiovasculares e incluso algunos tipos de cáncer. Según estimaciones de la Organización Panamericana de la Salud, cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas en el mundo si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y vegetales.

El consumo diario recomendado de frutas y vegetales para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, cáncer, diabetes u obesidad es de 400 g, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO).

La mejor forma de aprovechar todos los beneficios que las frutas y vegetales aportan a la salud es aprovecharlos en su mejor momento. Para ello, es fundamental conocer cuáles son las mejores opciones durante cada temporada del año. Ten en cuenta los siguientes alimentos para preparar deliciosos platillos en otoño:

Foto: ISTOCK

Manzanas

Las manzanas son las frutas con mayor concentración de pectina, una fibra natural incapaz de ser absorbida por el intestino. Por eso ayuda a prevenir el cáncer de colon, la hipertensión y los cálculos. Además es rica en vitaminas y minerales que ayudan a reducir el colesterol y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Manzana: beneficios de comerlas a diario

Peras

La pera es una excelente fuente de fibra y vitamina C y además es baja en calorías (100 por porción). En una pera mediana es posible encontrar cerca del 24% de las necesidades diarias de fibra. Diversos estudios destacan su alta concentración de flavonoides, que reduce el riesgo de enfermedad coronaria y enfermedad cardiovascular en mujeres posmenopáusicas.

Calabazas

La calabaza es una de las mejores fuentes de alfa y beta-caroteno, que puede convertirse en retinol para promover la visión sana y el crecimiento celular. Las semillas de calabaza son también una buena fuente de ácido alfa-linolénico, un ácido graso Omega 3 que puede prevenir enfermedades del corazón, presión arterial alta o colesterol alto.

Calabazas
Foto: ISTOCK

Patatas dulces

Las patatas dulces suponen un aporte de gran alcance nutricional. Contienen 30 miligramos (50.000 UI) de beta-caroteno (vitamina A) en una porción, que es cuatro veces la cantidad diaria recomendada por porción. También contienen fibra y potasio. Además, tiene más gramos de azúcares naturales que la papa regular pero más nutrientes en general con menos calorías.

Boniato o batata: conoce sus propiedades

Rutabagas y nabos

La investigación sugiere que comer rutabagas y nabos puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de próstata y pulmón. Los nabos son una buena fuente de calcio, y una taza de rutabaga cruda ofrece una cantidad importante de fibra.

Rutabagas y nabos
Foto: ISTOCK

Verduras de hojas verde

El otoño es uno de los mejores momentos para disfrutar de las verduras de hojas verde. La acelga resulta ser un vegetal muy rico en vitamina A y en minerales tan beneficiosos como: el magnesio, potasio, hierro o yodo.

Remolachas o betabel

El betabel, también conocido como remolacha, es un vegetal delicioso y lleno de nutrientes. Es rico en potasio, vitaminas y minerales que ayudan a regular la presión arterial y el ritmo cardíaco, además, debido a su alto contenido en hierro es muy recomendado para combatir la anemia y enfermedades de la sangre.

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud, Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO).

Comparte tu opinión