Elíxires Aztecas, terapia floral mexicana

Flores mexicanas y sus secretos
Crédito:elixiresaztecas.com

Flores mexicanas y sus secretos

Amaranto, bouganvillea, cempazúchil, jacaranda, maíz, maguey, manzanilla, nopal, peyote, tejocote y otras más. Descubre los beneficios y propiedades de la terapia floral mexicana y sus 46 elíxires aztecas para armonizar y equilibrar emociones relacionadas con las tensiones de la vida moderna.

Árnica Mexicana (silvestre y cultivada)
Crédito:Shuitterstock

Árnica Mexicana (silvestre y cultivada)

Para quienes han perdido sus fuerzas y energía vital a causa de un shock o traumatismo psicoemocional, accidentes, agotamiento nervioso. Excelente ayuda para todo tipo de crisis, sustos y rehabilitaciones. El elixir actúa como sellador del cuerpo etérico. Restaura, desbloquea y regenera la energía.

Biznaga (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Biznaga (silvestre)

Trabaja en los bloqueos de aspectos sombríos y profundos de la vida inconsciente. Conecta con la misión y los dones latentes. Cataliza la integración de nuestro Ser permitiendo la congruencia entre el pensar, sentir y hacer cotidiano. El elixir de Biznaga es una de las esencias más poderosas para romper patrones de conducta patológicos condicionados por mecanismos defensivos estereotipados.

Borraja (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Borraja (cultivada)

Personalidades introvertidas con falta de confianza. Para aquellos que se sienten deprimidos, desilusionados, desanimados, agobiados y decaídos. Se prescribe en duelos, depresiones reactivas y endógenas. Estimula el vigor, valor y alegría perdida.

Calabaza (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Calabaza (cultivada)

Trabaja la represión creativa, frustraciones, tensión y enojo especialmente cuando se rechazan los valores femeninos (receptivos) en ambos géneros. Incrementa la sensibilidad y se utiliza en crisis de identidad sexual. Coadyuva en tratamientos de infertilidad psicógena por diferentes causas y asiste a las patologías de órganos sexuales de ambos géneros.

Cempazúchil (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Cempazúchil (silvestre)

Para seres que no comprenden ni acceden correctamente a la información. Bloqueos en el aprendizaje sistemático y asistemático. Mala comunicación verbal entre padres e hijos o entre alumnos y maestros. Desarrolla la intuición, afina los sentidos y el entendimiento metafísico. Útil en miedos conocidos y desconocidos.

Chile (cultivado y silvestre)
Crédito:Shutterstock

Chile (cultivado y silvestre)

Personas rutinarias, lentas, estancadas y faltas de espontaneidad. Carecen de motivación y energía para accionar. Colabora en estancamientos terapéuticos, rehabilitaciones físicas y adicciones. Otorga fuerza de voluntad, decisión, entusiasmo y valor para dar pasos decisivos. Promueve el cambio de actitud.

Damiana (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Damiana (silvestre)

Para mujeres inseguras, inhibidas, pasivas y depresivas. Canalizan su libido a través de hostilidad en la palabra. Pueden padecer anorgasmia o carecen de apetito sexual. El elixir mejora la autoestima, levanta las represiones eróticas y cataliza el placer. En los hombres opera sobre la voluntad y buena predisposición en todas las áreas de la vida, especialmente en su erotismo. Ha brindado ayuda emocional en el cáncer de mama.

Diente de León (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Diente de León (cultivada)

Personalidades estructuradas, ansiosas, apasionadas, impacientes e intolerantes. Sus experiencias son tan intensas que generan tensión mental, emocional y física. El elixir permite regular la energía de desgaste actuando como un miorelajante. Es indicada para hiperactividad, descontroles psicomotrices y otorga calma en el dolor.

Frijolón (cultivado)
Crédito:Shutterstock

Frijolón (cultivado)

Sujetos que se sienten ajenos a la familia, como no perteneciente a ese contexto. Con miedo al compromiso y escasa integración social. Es indicada durante la adolescencia y en familias conflictivas disfuncionales. Desarrolla el sentido de pertenencia y de responsabilidad social. Coadyuvante en vitíligo.

Girasol (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Girasol (silvestre)

Individuos con desequilibrios en su ego relacionados a la vanidad, egoísmo, soberbia o su polaridad, desvalorización, baja estima e inseguridad. Conflictos no resueltos con figura paterna o de autoridad. La energía solar (yang) del elixir armoniza los aspectos masculinos psicoemocionales y de comportamiento en ambos géneros, otorgando fuerza en su individualidad.

Limón (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Limón (cultivada)

Ofrece ayuda a personas reservadas, inseguras, faltos de humor, con escasa energía mental para tomar decisiones y estudiar. El elixir estimula el potencial intelectual y razonamiento analítico. Apoya a niños o adultos con problemas de aprendizaje.

Linda Tarde (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Linda Tarde (cultivada)

Para aquellos niños y adultos con conductas defensivas que no se involucran emocionalmente evitando el compromiso. Se muestran resistentes, fríos, distantes y escapistas. La esencia floral puede ingerirse en cualquier momento de la vida y posibilita crear vínculos y contactos afectuosos con otros.

Maíz (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Maíz (cultivada)

Personas propensas a padecer síntomas psicosomáticos por sentirse desarraigados o agobiados por el estrés de la vida urbana. Para quienes viven en hacinamiento y no pueden adaptarse a las presiones del entorno. Otorga orientación, concentración, tranquilidad y capacidad para sentirse conectado con su hábitat. También se indica en miedos.

Manzanilla (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Manzanilla (cultivada)

Personalidades neuróticas, irascibles, ciclotímicas, caprichosas con tensión emocional y ansiedad. Podrán sufrir de padecimientos del Sistema Nervioso y Digestivo. El elixir estabiliza emocionalmente proporcionando serenidad.

Valeriana (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Valeriana (cultivada)

Para individuos hipersensibles, vulnerables e irritables, con estados de ansiedad y nerviosismo. Aporta tranquilidad, calma y relajación. Ideal para el tratamiento de insomnio y el descanso profundo nocturno.

Achicoria (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Achicoria (cultivada)

Para personas controladoras, dependientes, dominantes y posesivas con los que ama, con miedo a ser abandonadas. Quienes se sacrifican y entregan en demasía a otros, esperando lo mismo a cambio. Predispuestos a padecer patologías circulatorias, ginecológicas o depresiones por su estructura de personalidad.

Alcatraz (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Alcatraz (cultivada)

Para aquellos que dudan respecto de su identidad y rol sexuales. La esencia equilibra e integra los aspectos polares del sujeto y cataliza su definición. Prescripto para los adolescentes o adultos que reprimen su inclinación homosexual por temor al rechazo social. Útil en decisiones trascendentes y ambiguas.

Aretillo (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Aretillo (cultivada)

Personas que enmascaran y reprimen sus afectos básicos instintivos profundos como la ira, tristeza o sexualidad. Para quienes desbordan su sombra a través de síntomas psicosomáticos en piel, dolores de cabeza o trastornos digestivos. Permite liberar su energía de manera operativa e integrar sus aspectos rechazados.

Bouganvillea (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Bouganvillea (cultivada)

Sujetos con malos hábitos y conductas recurrentes (adictos) que no aprenden de la experiencia y repiten errores. El elixir otorga visión interna para modificar los patrones que en la actualidad no son eficaces. Facilita el aprendizaje; ideal para niños con trastornos escolares y de conducta.

Cardo Santo (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Cardo Santo (silvestre)

Individuos avaros, duros de corazón, desconfiados y distantes, con comportamientos defensivos. Sienten miedo a la carencia o pérdida material. Su egoísmo e inseguridad les impide compartir sus experiencias. Promueve la generosidad, flexibilidad y espiritualidad en quien la ingiera de manera continua.

Hinojo (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Hinojo (cultivada)

Para cuando se padece de incertidumbre, depresión o abrumación por los acontecimientos cotidianos. Abandono de las tareas y pérdida de la voluntad y energía. Otorga objetividad y dinamismo físico y mental. Mejora los tratamientos de síntomas psicosomáticos por estrés y la memoria.

Jacaranda (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Jacaranda (cultivada)

Personalidades indecisas, dispersas, desorientadas, temerosas, mutables en sus ideas y que no pueden concluir las actividades que comienzan. Dudan de su misión y no traen claros sus proyectos. Pueden tener tendencia a neurosis obsesivas, mareos o accidentes. El elixir otorga paz y claridad mental.

Manto (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Manto (silvestre)

Esencia para quienes son irritables, hiperactivas, dependientes o autodestructivas. Regula el ritmo desordenado de vida, coadyuva estimulando el Sistema Endocrino. Oportuna para ser tomada en cuadros adictivos, trastornos del sueño, bruxismo, entre otros.

Menta (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Menta (cultivada)

Personas con desgano, embotamiento y confusión, tienen pensamiento lento y apático. Faltos de concentración por exceso de actividad psíquica. Coopera dando claridad, energía, lucidez y rapidez para reaccionar física y mentalmente. Excelente para el estudio o en la tercera edad.

Nopal (silvestre)
Crédito:Shuttertock

Nopal (silvestre)

Individuos que desconfían de sí mismos, se muestran rígidos y presionados ante el mundo. Proyectan sus problemas con excesivo control. Ideal para parejas con incompatibilidad emocional. Promueve adaptación, comunicación y autoconfianza.

Ónix
Crédito:Shutterstock

Ónix

Personalidades ansiosas, impacientes, descontroladas o su polaridad con tristeza, falta de voluntad y apatía. Presenta temores hacia lo desconocido. Elixir que asiste en trastornos digestivos, sistema inmunológico (infecciones) y descontrol celular.

Ortiga (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Ortiga (cultivada)

Para grupos de trabajo o familias que constantemente viven situaciones conflictivas. Cuadros de susceptibilidad, enojo, rencores e irritabilidad entre los miembros. Útil en familias adoptivas, rivalidades entre hermanos, terapias familiares, de grupo o en divorcios. Favorece la expresión y la unión. Coadyuva en patologías cutáneas y respiratorias.

Aguacate (cultivada y silvestre)
Crédito:Shutterstock

Aguacate (cultivada y silvestre)

Indicado para desequilibrios emocionales profundos ayudando a estabilizar los cuadros de ansiedad, excitabilidad, ciclotimia y depresión. Restaura el apetito, contribuye a eliminar toxinas del hígado, vesícula biliar, riñones y sistema linfático. Indicada para sensibilizar las terapias de contacto (masajes, reiki) para el paciente y el terapeuta.

Amaranto (cultivado)
Crédito:Shutterstock

Amaranto (cultivado)

Personalidades sufrientes, débiles, obsesivas, con temor a perder el control. Coadyuvante en cuadros psicopatológicos y desequilibrios bioquímicos en adictos. Ante estrés previene síntomas inmunológicos. Colabora en la absorción de proteínas y nutrientes.

Derrumbe (hongo silvestre)
Crédito:Shutterstock

Derrumbe (hongo silvestre)

Esencia que ofrece asistencia a personalidades aprensivas o temerosas. Para quienes buscan evadirse de la realidad a través de diferentes formas adictivas y comportamientos defensivos. Limpia las toxinas físicas, emocionales y psíquicas.

Floripondio (cultivado)
Crédito:Shutterstock

Floripondio (cultivado)

Para sentimientos de rencor, odio, envidia y venganza. Para quienes aman demasiado con cuadros celotípicos por miedo al abandono, crisis histéricas, de angustia o pánico.Conecta con la intuición, la sensibilidad, el buen trato y amabilidad. Fomenta la autoestima y el amor generoso hacia otros.

Maguey (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Maguey (silvestre)

Para personas con comportamientos inmaduros, impacientes, malhumorados, resentidos y huraños. Trabaja en el mecanismo defensivo de proyección. Ideal para ser ingerida por niños hiperactivos, inquietos o para sus padres.

Mezquite (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Mezquite (silvestre)

Personalidades distantes, frías, indiferentes que les agrada la soledad. Tendencia a las quejas, rencor, miedo a los espacios abiertos (agorafobia). Los niños o adultos Mezquite tienen problemas para insertarse grupalmente. Indicado para hacer contacto con el perdón, la compasión y la riqueza espiritual.

Mirasol (silvestre)
Crédito:Shutterstock

Mirasol (silvestre)

Para quienes se muestran introvertidos, tímidos, nerviosos o con baja estima. Sufren bloqueos en su expresión pues piensan más rápido de lo que hablan. Ayuda a articular el pensamiento en la palabra. Ideal para hablar en público para expresar claramente las ideas. En niños y adultos con dificultades en el habla.

Orquídea Protección (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Orquídea Protección (cultivada)

Para quienes son vulnerables e hipersensibles ante situaciones o personas sintiéndose desamparados, inseguros o minusválidos. Seres que han tenido carencias afectivas en su niñez y han vivido desprotección materna. La esencia otorga una sensación de “Protección Divina” ante acontecimientos de pérdidas significativas; embarazos y partos riesgosos; cirugías, convalecencias, y abandonos.

Orquídea Alegría (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Orquídea Alegría (cultivada)

Personalidades serias, aburridos, faltos de espontaneidad y humor. Posee estructuras rígidas de pensamiento, reprimidos, muy racionales que no se permiten disfrutar del sentido lúdico de la vida. Ideal para poder divertirse, reírse, brotar las cualidades y atributos infantiles interiores.

Pericón (cultivada)
Crédito:Shutterstock

Pericón (cultivada)

Personas con malos hábitos y desorganización general. Hiperestimulados por el entorno son susceptibles a padecer de insomnio, obsesiones o expuestos a cargas de energías intrusivas negativas. Se recomienda además su uso en forma de aspersión por vía externa sobre el sujeto y en el lugar que se desea purificar.

Hikuri (Flor de Peyote)
Crédito:Shutterstock

Hikuri (Flor de Peyote)

Personas soberbias u orgullosas que tienen dificultades para perdonar, perdonarse o pedir perdón. Ayuda a cortar con temas del pasado que no son benéficos para nuestra evolución. Esencia indicada para sujetos con racionalismo excesivo, quienes no conectan con el sentido de pertenencia ecológica planetaria. Conecta con la abundancia interior y exterior, abriendo las puertas de la conciencia con flexibilidad.

Comparte tu opinión