¿Quieres ser como Einstein?

Se puede modificar

Se puede modificar

La inteligencia no es algo que uno trae al nacer y ya no se puede modificar. La ciencia demostró que hay actividades y conductas para estimular el cerebro y aumentar el poder de nuestra mente. Conócelas y empieza el cambio hoy mismo.

1. Aprovecha tu tiempo on line

1. Aprovecha tu tiempo on line

Las horas frente a la pantalla las puedes aprovechar para mejorar. Lo ideal no es usar mucho tiempo recorriendo laberintos o husmeando en las redes sociales: hay una gran oferta de cursos para aprender cosas nuevas o charlas como las de TED, con personalidades prestigiosas en todas las áreas.

2. Escribe lo que aprendiste

2. Escribe lo que aprendiste

No hace falta escribir todo la tarde subrayando con colores, ni diagramar complejos cuadros sinópticos: solo basta con tomarse unos minutos al día para anotar los conceptos nuevos. Con solo escribir hasta llenar una hoja de cuaderno aproximadamente, ya alcanza para activar el poder de la mente.

Los mapas de la inteligencia emocional
Mejora el foco

Mejora el foco

En su libro “El principio del progreso”, Teresa Amabile, directora de Investigación en la Escuela de Negocios de Harvard asegura que expresar por escrito lo que tenemos en mente ayuda a mejorar el foco y planificar mejor. También contribuye al crecimiento personal.

Inteligencias múltiples

Inteligencias múltiples

Howard Gardner, psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard, es el autor del modelo de las inteligencias múltiples. Sostiene que no hay una sola sino un conjunto de inteligencias, distintas y semi-independientes. Para él inteligencia es “la capacidad mental de resolver problemas o elaborar productos valiosos para una o más culturas”.

Las 9 formas de ingeligencia
La inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal

Una de esas categorías, la inteligencia intrapersonal, tiene que ver con lo que siente cada uno y cómo puede manejar las emociones. Así es capaz de conocerlas para interpretar su propia conducta. Tener confianza y ser feliz es una señal de inteligencia, y se puede optimizar haciendo una lista de logros.

3. Haz una lista con tus logros

3. Haz una lista con tus logros

Ante un logro, o cada vez que se anota una tarea cumplida, se liberan endorfinas. Es un proceso de recompensa similar al que recibe un ratón de laboratorio cuando aprieta un botón ¡y recibe a cambio una piedrita de alimento!

Las drogas de la inteligencia
La ansiedad de lo que falta

La ansiedad de lo que falta

Según los psicólogos Robert Emmons y Laura King, de la Asociación Psicológica Americana, la ansiedad de tener mucho por hacer produce una tensión que se traduce en sufrimiento mental. Por otra parte, está demostrado que solo el 15% de las personas completa las tareas de su lista de pendientes.

4. Lee lo más que puedas

4. Lee lo más que puedas

Aunque pueda parecer algo obvio, nunca está de más recordarlo. La cuestión podría ser qué material de lectura es el más conveniente: si los periódicos, las historietas, las novelas de ficción o las historias reales. Cualquiera sea la elección, lo importante es que se lo haga con frecuencia y el mayor tiempo posible.

5. Adopta los juegos de tablero

5. Adopta los juegos de tablero

Los juegos de tablero y los crucigramas no solo son divertidos sino que también te ayudan a entrenar el cerebro. Todo sirve: Scrabble, bridge, ajedrez, Go, batalla naval, Sudoku, 4 en línea. Si puedes, intenta jugar en el nivel más competitivo y sin hacer trampa ni espiar los resultados.

6. Rodéate de gente inteligente

6. Rodéate de gente inteligente

Tal vez afecte un poco tu autoestima y te sientas “el que menos sabe”, o “el menos culto”, pero estar con personas más inteligentes que uno es una de las formas más rápidas y fáciles de aprender. Lo mejor es ser humilde y aprovechar lo que tengan para darnos quienes saben más.

7. Explica lo que aprendiste

7. Explica lo que aprendiste

Einstein decía: “Si no puedes explicar algo de un modo simple, es que no lo has entendido lo suficientemente bien”. Una vez que tienes los conceptos bien “fijados” en tu mente, podrás transmitirlos sin esfuerzo. Haz la prueba: aprender algo es fácil... pero contáreselo a otro y que lo entienda ¡es un gran ejercicio!

8. Busca hacer cosas nuevas

8. Busca hacer cosas nuevas

Cuando Steve Jobs abandonó la universidad tenía mucho tiempo libre y se anotó en curso de caligrafía. En ese momento parecía algo irrelevante; sin embargo aplicó algunos de los conceptos estéticos que había aprendido para diseñar sus primeras Mac. Nunca se sabe cuándo va a ser de utilidad algo que hayamos aprendido.

9. Aprende un idioma

9. Aprende un idioma

No hace falta hablarlo en forma fluida ni viajar al exterior para practicarlo. Pero sin duda aprender una nueva lengua es un buen ejercicio para las neuronas. Incluso hay varios portales que permiten estudiar desde casa, sin necesidad de moverse, y muchos de ellos son gratuitos como Memrise y Livemocha.

Aprender otro idioma mejora la memoria
10. Tómate tiempo para meditar

10. Tómate tiempo para meditar

Es necesario que el cerebro tenga un momento para procesar lo aprendido. Para algunos, alcanza con sentarse en silencio en algún momento del día. Para otros, ocurre al correr o cuando están realizando una tarea manual. Lo importante es darse ese espacio para optimizar lo aprendido ¡y seguir progresando!

Meditar combate el estrés
Comparte tu opinión