SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Un antiguo medicamento podría ayudar a los enfermos de Parkinson

Por HealthDay / HolaDoctor -

Un antiguo y popular medicamento parece ayudar a los pacientes con mal de Parkinson en etapa avanzada en los periodos difíciles en que su medicamento actual deja de funcionar. 

A medida que el trastorno del movimiento progresa, la efectividad del medicamento usual, la levodopa, se reduce con más rapidez tras cada dosis, explicaron los investigadores que llevaron adelante el estudio.

Los pacientes pueden experimentar periodos de ausencia de respuesta ("off times"), que pueden resultar en rigidez e inmovilidad, hasta que la levodopa vuelva a funcionar.

En esos periodos, el medicamento inyectable apomorfina (Apokyn) puede reducir significativamente el periodo antes de que la levodopa entre en acción.

La apomorfina fue producida por primera vez en 1865, y comenzó a usarse para tratar la enfermedad de Parkinson avanzada en Estados Unidos en 1950. Su uso aumentó en los 90, cuando los médicos europeos comenzaron a usar infusiones del fármaco para tratar las fluctuaciones en la movilidad que las pastillas no podían controlar.

"Los resultados confirman lo que esperábamos basándonos en décadas de experiencia clínica con la infusión de apomorfina en Europa", dijo la investigadora líder, la Dra. Regina Katzenschlager, profesora invitada en la Universidad Médica de Viena, en Austria.

Otra opción para los pacientes

Un experto en Parkinson dijo que los hallazgos ofrecen otra opción a los pacientes.

"Con algo de suerte esta tecnología ofrecerá una nueva vía para los pacientes que necesitan tratamiento para los periodos durante los cuales el medicamento usual no hace efecto. Aunque los resultados no son tan robustos como la estimulación cerebral profunda o la bomba Duopa, añaden una opción importante al resto de los tratamientos", afirmó el Dr. Michael Okun, director médico de la National Parkinson Foundation, con sede en EE. UU.

La bomba Duopa, que fue aprobada en 2015 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., administra el medicamento directamente al intestino delgado, lo que reduce de forma significativa los periodos de ausencia de respuesta al medicamento, según la Michael J. Fox Foundation for Parkinson's Research.

Entre los pacientes que recibieron apomorfina, un 71 por ciento percibieron una mejora, frente a un 18 por ciento de los que recibieron el placebo. Un 19 por ciento de los pacientes que recibieron apomorfina empeoraron, frente a un 45 por ciento de los que recibieron el placebo. La apomorfina fue bien tolerada y no se observaron efectos secundarios graves, añadieron los investigadores.

Los resultados del estudio se presentarán la próxima semana en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology), en Boston. Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El estudio fue financiado por Britannia Pharmaceuticals Ltd., el fabricante de la apomorfina, con sede en Reino Unido.

Otro neurólogo de EE. UU. dijo que el nuevo estudio respalda lo que se habían encontrado anteriormente.

La única desventaja de la apomorfina es que hay que administrarla mediante infusión, des decir mediante una aguja o catéter. "Aunque el medicamento es efectivo, no es tan fácil de administrar como una pastilla", comentó Wright.

Más para ver:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad